La violación del varón: el secreto más oscuro de la guerra

Generalmente no traduzco artículos completos, pero considero que éste merece ser presentado en su totalidad. Se trata de un ensayo escrito por Will Storr para The Observer que no sólo explora un tema poco estudiado como la violación de hombres en conflictos armados, sino que también trata el rechazo institucional al que se enfrentan las víctimas que buscan ayuda, especialmente hacia el final del artículo. Terminada la traducción comentaré algunos datos de utilidad para el debate.

La violación del varón: el secreto más oscuro de la guerra

Will Storr

The Observer, sábado 16 de julio de 2011

La violacion del varon 1

Muriendo de vergüenza. Una víctima de violación congoleña que actualmente reside en Uganda. La esposa de este hombre lo abandonó, incapaz de aceptar lo que había pasado. Él intentó suicidarse a finales de año. Fotografía de Will Storr para The Observer.

De todos los secretos de la guerra, hay uno que está tan bien guardado que sólo existe como rumor. Es normalmente negado tanto por el agresor como por su víctima. Gobiernos, organizaciones humanitarias y defensores de los derechos humanos en Naciones Unidas apenas reconocen su existencia. Y sin embargo de cuando en cuando alguien reúne el coraje para contarlo. Esto es lo que ocurrió una tarde corriente en la oficina de una atenta terapeuta en Kampala, Uganda. Durante cuatro años Eunice Owiny había trabajado para el Proyecto de Ley de Refugiados de la Universidad de Makere con el fin de ayudar a desplazados de toda África a tratar sus traumas. Este caso en particular, sin embargo, era desconcertante. Una clienta estaba experimentando dificultades maritales. “Mi marido no puede mantener relaciones sexuales” se quejó. “Se siente muy mal por ello. Estoy seguro de que me oculta algo”.

Owiny invitó al marido a su consulta. Por algún tiempo no lograron mucho. Entonces Owiny pidió a la esposa que se marchara. El hombre murmuró entonces, crípticamente: “me pasó a mí”. Owiny frunció el ceño. Su paciente había metido la mano en el bolsillo para sacar una vieja almohadilla sanitaria. “Mama Eunice” dijo. “Me duele mucho. Tengo que usar esto”.

Tras dejar la almohadilla cubierta de pus en el escritorio frente a él, reveló su secreto. Durante su huida de la guerra civil en el vecino Congo, se había separado de su mujer y terminó siendo secuestrado por rebeldes. Sus captores lo violaron, tres veces al día, cada día por tres años. Y no fue el único. Había contemplado como hombre tras hombre otros eran apartados y violados. Las heridas de uno resultaron tan severas que murió en una celda frente a la suya.

“Fue difícil de aceptar” me dice hoy Owini. “Hay ciertas cosas que simplemente no crees que puedan pasarle a un hombre, ¿me entiendes? Pero ahora sé que la violencia sexual contra los hombres es un enorme problema. Todo el mundo ha escuchado las historias de las mujeres, pero nadie ha escuchado las de los hombres”.

No es sólo en África Oriental donde estas historias permanecen sin ser escuchadas. Una de las pocas académicas que ha estudiado el asunto con un mínimo de detalle ha sido Lara Stemple, del Proyecto de Ley sobre Salud y Derechos Humanos de la Universidad de California. Su estudio Violación del varón y derechos humanos hace referencia a incidentes de violencia sexual masculina como arma de guerra o agresión política en países como Chile, Grecia, Croacia, Irán, Kuwait, la antigua Unión Soviética y la ex-Yugoslavia. El 26% de los varones de Sri Lanka que fueron tratados en el centro para tratamientos de tortura de Londres denunciaron abusos sexuales ocurridos mientras estaban detenidos. En El Salvador, el 76% de los presos políticos varones encuestados en 1980 describieron al menos un incidente de tortura sexual. Un estudio sobre los 6.000  prisioneros de los campos de concentración en Sarajevo reveló que el 80% de los hombres declaró haber sido violado.

Vine a Kampala para escuchar las historias de unos pocos valientes que acordaron hablar conmigo: una rara oportunidad para explorar este asunto, controvertido y profundamente tabú. En Uganda, los supervivientes [víctimas de violación] corren el riesgo de ser arrestados por la policía, quien probablemente asumirá que son homosexuales –un crimen en este país y en 38 de las 53 naciones africanas–. Probablemente serán excluidos por sus amigos, rechazados por la familia y enviados de vuelta a casa por Naciones Unidas y las innumerables ONGs internacionales que se encuentran equipadas, entrenadas y listas para ayudar a mujeres. Están heridos, aislados y en peligro. En palabras de Owiny “son despreciados”.

Pero están dispuestos a hablar, gracias en gran medida al director británico del PLR [Proyecto de Ley de Refugiados], Dr. Chris Dolan. Dolan escuchó por primera vez sobre la violencia sexual en conflictos armados experimentada por hombres a finales de 1990, mientras se encontraba investigando para su doctorado en el norte de Uganda, y sentía que el problema podría haber sido dramáticamente subestimado. Dispuesto a alcanzar un mayor entendimiento de su profundidad y naturaleza, puso anuncios por todo Kampala en junio de 2009 anunciando un “taller” sobre el tema en una escuela local. Ese día llegaron 150 hombres. En un arrebato de candor, uno de los asistentes admitió: “nos ha pasado a todos los que estamos aquí”. Pronto se supo en el campo de refugiados de Uganda, con 200.000 personas, que el PLR estaba ayudando a hombres que habían sido violados durante el conflicto. Poco a poco, comenzaron a presentarse más víctimas.

Me encuentro con Jean Paul en el caliente y polvoriento tejado del cuartel general del PLR en Vieja Kampala. Lleva una camisa escarlata abotonada y permanece con el cuello bajado, sus ojos concentrados en el suelo, como si se disculpara por su impresionante altura. Tiene un labio superior que se agita continuamente –una condición nerviosa que le hace parecer al borde de las lágrimas–.

Jean Paul estudiaba ingeniería electrónica en la universidad en El Congo cuando su padre –un rico hombre de negocios– fue acusado por el ejército de ayudar al enemigo y terminó siendo ejecutado. Jean Paul huyó en enero de 2009, sólo para ser secuestrado por rebeldes. Junto a otros seis hombres y seis mujeres fue forzado a marchar a través del bosque en el Parque Nacional de Virunga.

Más tarde, ese día, los rebeldes y sus prisioneros se encontraron con sus cohortes, que estaban acampadas en el bosque. Pequeñas hogueras podían ser vistas aquí y allí entre las sombrías hileras de árboles. Mientras que las mujeres fueron enviadas a preparar comida y café, 12 luchadores armados rodearon a los hombres. Desde su posición en el suelo, Jean Paul miró para ver al comandante inclinarse sobre ellos. En sus 50, era calvo, gordo y vestía un uniforme militar. Llevaba un pañuelo rojo sobre su cuello y tenía hilos de hojas atados alrededor de sus codos.

“Todos son espías” dijo el comandante. “Les mostraré cómo castigamos a los espías”. Señaló a Jean Paul. “Quítate la ropa y colócate como un hombre musulmán”.

Jean Paul pensó que bromeaba. Agitó la cabeza y dijo “no puedo hacer eso”.

El comandante llamó a un rebelde. Jean Paul pudo ver que sólo tenía nueve años. Le ordenaron: “golpea a este hombre y quítale la ropa”. El niño le atacó con la culata de la pistola. Finalmente, Jean Paul le pidió que parara: “de acuerdo, de acuerdo. Me quitaré la ropa”. Una vez se hubo desnudado, dos rebeldes lo pusieron de rodillas con la cabeza aplastada contra el suelo.

En ese momento, Jean Paul se detiene. Con el temblor de su labio más pronunciado que nunca, agacha la cabeza un poco más y dice: “Perdóname por las cosas que voy a decir ahora”. El comandante le puso la mano izquierda en la parte posterior de la cabeza y usó su mano derecha para golpearle en el trasero “como si fuera un caballo”. Cantando una canción chamánica, y a la vista de todos, el comandante empezó. En cuanto comenzó, Jean Paul vomitó.

Once rebeldes esperaron en cola y se turnaron para violar a Jean Paul. Cuando estaba demasiado exhausto como para mantener la compostura, el siguiente atacante lo rodeaba con el brazo por las caderas y lo levantaba por el estómago. Sangró abundantemente: “Mucha, mucha, mucha sangre” dijo, “la sentía como si fuera agua”. Cada uno de los prisioneros varones fue violado 11 veces aquella noche y cada noche después de aquella.

En el noveno día, estaban buscando leña cuando Jean Paul vislumbró un enorme árbol con grandes raíces que formaban una pequeña y sombría gruta. Aprovechando la ocasión, se arrastró y miró, tembloroso, mientras los guardias rebeldes le buscaban. Después de cinco horas caminando con cuidado mientras lo buscaban, escuchó cómo tramaban un plan: dispararían una ráfaga de balas y le dirían al comandante que Jean Paul había muerto. Finalmente emergió, débil por el calvario y su dieta de sólo dos bananas al día durante su tiempo en cautiverio. Vestido sólo con sus calzoncillos, se arrastró a través de las brozas “despacio, despacio, despacio, despacio, como una serpiente” hasta regresar a su pueblo.

La violacion del varon 2

“Las organizaciones que trabajan en la violencia sexual no hablan de ello”: Chris Dolan, director del Proyecto de Ley de Refugiados. Fotografía: Will Storr para The Observer.

Hoy, pese a su tratamiento en el hospital, Jean Paul todavía sangra cuando camina. Como en el caso de muchas otras víctimas, sus heridas son tan severas que debería restringir su dieta a comidas suaves como bananas (que son caras), y Jean Paul sólo puede costearse maíz y mijo. Su hermano le sigue preguntando qué le pasa. “No quiero contárselo” dice Jean Paul. “Temo que dirá ‘Vaya, mi hermano no es un hombre’”.

Es por esta razón que tanto el agresor como la víctima entran en una conspiración de silencio y por la que los supervivientes varones a menudo descubren que, una vez que su historia sale a la luz, pierden el apoyo y el consuelo de quienes les rodean. En las sociedades patriarcales de muchos países en desarrollo, los roles de género se encuentran estrictamente definidos.

“En África a ningún hombre se le permite ser vulnerable” dice Salome Atim, de la oficina de género del PLR. “Tienes que ser masculino, fuerte. No puedes echarte abajo o llorar. Un hombre debe ser un líder y proveer para toda la familia. Cuando fracasa en alcanzar dicho estándar, la sociedad percibe que algo va mal”.

A menudo, dice, las esposas que descubren que sus maridos han sido violados deciden abandonarlos. “Me preguntan: ‘¿Y ahora cómo voy a vivir con él? ¿Cómo qué? ¿Es esto todavía un marido? ¿Es una mujer?’ Preguntan ‘si él puede ser violado, ¿quién va a protegerme?’ Hay una familia con la que he estado trabajando estrechamente cuyo marido fue violado en dos ocasiones. Cuando su esposa lo descubrió, se fue a casa, recogió sus pertenencias, tomó a su hijo y se marchó. Como era de esperar aquello destruyó el corazón de este hombre.

De regreso en el PLR me cuentan otras formas en las que han hecho sufrir a sus pacientes. Los hombres no sólo son violados, sino que son forzados a penetrar agujeros de banano que contienen savia ácida, a posar los genitales sobre hogueras, a arrastrar rocas atadas a sus penes, a dar sexo oral a hileras de soldados, a ser penetrados con palos y destornilladores. Atim ha visto ya tantos supervivientes masculinos que, con frecuencia, puede detectarlos en el momento en que se sientan. “Tienden a inclinarse hacia adelante y a menudo se sientan sobre una sola nalga” me dice. “Cuando tosen, se agarran sus partes. A veces se levantan y hay sangre en la silla. Y a menudo desprenden algún tipo de olor.”

Debido a la escasa investigación sobre la violación de hombres durante conflictos armados, no es posible afirmar con certeza alguna por qué ocurre o cómo es de frecuente, aunque un raro sondeo de 2010 publicado por la Revista de la Asociación Médica Americana, indicó que un 22% de los hombres y un 30% de las mujeres en el Congo Oriental denunciaron violencia sexual relacionada con la guerra. En cuanto a Atim, ella afirma: “nuestro personal está abrumado por la cantidad de casos que tenemos, ¿pero en términos de números reales? Ésta es la punta del iceberg.”

Más tarde hablo con Dr. Angella Ntinda, que trata pacientes referidos por el PLR. Me dice: “8 de cada 10 pacientes del PLR denuncian algún tipo de abuso sexual ”.

“¿8 de cada 10 hombres?” clarifico.

“No. Hombres y mujeres” responde ella.

“¿Y los hombres?”

“Creo que todos los hombres”

Estoy horrorizado.

“¿Todos ellos?” Digo.

“Sí” dice. “Todos los hombres”.

La investigación de Lara Stemple en la Universidad de California no sólo muestra que la violencia sexual hacia el varón es un componente de las guerras en todo el mundo, también sugiere que las organizaciones internacionales humanitarias están fallando a las víctimas masculinas. Su estudio cita 4.076 ONGs que han tratado la violencia sexual en conflictos armados. Sólo el 3% de ellas menciona la experiencia de los hombres en su literatura. “Normalmente” dice Stemple “como una referencia pasajera”.

La violacion del varon 3

A un hombre le dijeron “Tenemos programas para mujeres vulnerables pero no para hombres”: una víctima de violación congoleña. Fotografía de Will Storr para Observer.

En mi última noche llegué a casa de Chris Dolan. Estamos en la cima de una colina, mirando la puesta sol en el vecindario de la Carretera Salama y Luwafu, con el Lago Victoria en el horizonte. Mientras el aire se torna de azul a malva y de malva a negro, una enmarañada galaxia de bombillas blancas, verdes y naranjas titilan como un accidente puntillista que se derrama sobre los distantes valles y colinas. Un magnífico alboroto se alza sobre todo ello. Bebés gritando, niños llorando, cigarras, pollos, pájaros cantores, vacas, televisiones y, flotando por encima de todo, la llamada a oración de una distante mezquita.

Los hallazgos de Stemple sobre el fracaso de las agencias humanitarias no sorprenden a Dolan. “Las organizaciones que trabajan en violencia sexual y de género no hablan de ello” dice. “Es sistemáticamente silenciado. Si eres muy, muy afortunado le darán una mención tangencial al final de un informe. Puede que tengas cinco segundos de “’Oh, y los hombres también pueden ser víctimas de la violencia sexual’. Pero no hay datos, no hay debate.”

En parte como un intento de corregir esta situación, el PLR produjo un documental en 2011 llamado Gender Against Men [El género contra los hombres]. Dolan afirma que cuando fue proyectado hubo intentos de frenarlo. “¿Vinieron estos intentos de agencias humanitarias internacionales bien conocidas?” Pregunto.

“Sí”, responde. “Hay miedo entre ellas de que esto sea un juego de suma cero; que hay un pastel predefinido y que si empiezas a hablar sobre hombres, de alguna manera vas a comerte un trozo de ese pastel que les ha llevado tanto tiempo cocinar”. Dolan apunta a un informe de Naciones Unidas de noviembre de 2006 acerca de una conferencia internacional sobre violencia sexual en esta parte de África Oriental.

“Sé de hecho que la gente tras el informe insistió en que la definición de violación se restringiera a las mujeres” dice, añadiendo que uno de los donantes del PLR, Dutch Oxfam, rehusó proporcionar más fondos a menos que prometiera que el 70% de su clientela base fueran mujeres. También recuerda a un hombre cuyo caso era “particularmente grave” y fue referido a la agencia de refugiados de Naciones Unidas, la UNHCR. “Allí le dijeron ‘tenemos un programa para mujeres vulnerables, pero no para hombres’”.

Me recuerda a una escena descrita por Eunice Owiny: “Hay una pareja casada”, dijo. “El hombre ha sido violado y la mujer ha sido violada. Revelarlo es fácil para la mujer. Obtiene tratamiento médico, atención y cuenta con el apoyo de muchas organizaciones. Pero el hombre se mantiene callado, muriendo por dentro”. “En resumen, eso es exactamente lo que pasa”.

Dolan está de acuerdo. “Parte del activismo acerca de los derechos de las mujeres es: ‘demostremos que somos tan capaces como los hombres’. Pero la otra parte debería ser que reconocieras el hecho de que los hombres pueden ser débiles y vulnerables”.

Margot Wallström, la representante especial de la secretaría general para violencia sexual en conflictos armados de la ONU, insiste en una declaración que la UNHCR ofrece sus servicios a refugiados de ambos sexos. Pero concede que el “gran estigma” al que se enfrentan los hombres sugiere que el número real de supervivientes es mayor que el declarado oficialmente. Wallström dice que continúan concentrándose en las mujeres porque son “abrumadoramente” las víctimas. Sin embargo, añade, “sabemos de muchos casos de hombres y niños que han sido violados”.

Pero cuando contacto a Stemple por correo electrónico, ella describe un “constante tamborileo de que las mujeres son las víctimas de la violación” y un ambiente en el que los hombres son tratados como una “clase agresora monolítica”.

“La ley internacional de derechos humanos deja a los hombres fuera de casi todos los instrumentos designados para tratar la violencia sexual” continúa. “La resolución 1325 del Consejo de Seguridad de la ONU del año 2000 trata la violencia sexual en conflictos armados como algo que sólo afecta a mujeres y niñas… La Secretaria de Estado Hillary Clinton recientemente anunció 44 millones de dólares para implementar esta resolución. Dada su concentración exclusiva en las víctimas femeninas, parece poco probable que alguno de estos nuevos fondos llegue a los miles de hombres y niños que sufren estos tipos de abuso. Ignorar a los varones violados no sólo margina a éstos, sino que también daña a las mujeres reforzando un punto de vista que iguala “femenino” con “víctima”, dificultando nuestra habilidad para ver a las mujeres como fuertes y poderosas. Del mismo modo, el silencio sobre las víctimas masculinas refuerza expectativas dañinas sobre los hombres y su supuesta invulnerabilidad”.

Considerando el hallazgo de Dolan, que afirma: “las cifras de violación de mujeres son significativamente inferiores a las reales, mientras que la violación masculina apenas se denuncia”, le pregunto a Stemple si, conforme a sus investigaciones, ella cree que podría haber sido hasta ahora una parte jamás imaginada de todas las guerras. “Nadie lo sabe, pero pienso que podemos afirmar con seguridad que probablemente ha sido una parte de muchas guerras a través de la Historia y que el tabú ha jugado una parte en el silencio”.

Mientras me marcho de Uganda, hay un detalle de la historia que no puedo olvidar. Antes de recibir ayuda del PLR, un hombre fue a ver al doctor del pueblo. Le dijo que había sido violado cuatro veces, que estaba herido, deprimido y que su mujer había amenazado con dejarlo. El doctor le recetó Panadol.

Aquí termina la traducción

Uno de los problemas que encuentro cuando tratamos este tipo de temas es que se suele decir “el sufrimiento de los hombres lo causan otros hombres, no es igual”. Si bien es cierto que en el conflicto de El Congo el 91% de los varones sexualmente abusados lo fueron por otros varones, cuando se trata de las víctimas femeninas resulta que el 59% fueron sexualmente agredidas por varones y el 41% restante por otras mujeres. De hecho, este último dato hace referencia a asaltos donde sólo hubo atacantes de sexo femenino. ¿Sería alguien capaz de decir que el 41% de las mujeres víctimas de agresión sexual en El Congo merecen menos atención que el resto porque sus atacantes eran del mismo sexo?

A esto alguien también podría objetar que las agresoras probablemente cumplían órdenes y que la responsabilidad final recae en los líderes masculinos. Nuevamente debo señalar que los relatos de las víctimas cuentan historias muy diferentes, como en este artículo de la revista Time donde se narra cómo hombres y mujeres soldado se disputaban a una chica para ver quienes podían violarla (y ganaron las mujeres soldado). Por otra parte la mano derecha de Sultani Makenga en el M23, uno de los grupos rebeldes más violentos del Congo, es una mujer: la Coronel Fanette Umuraza. Y por supuesto hay otras. Aunque quizá el caso más documentado de mujeres que participaron activamente en atrocidades de guerra desde puestos de liderazgo es el del genocidio de Rwanda, donde por ejemplo Pauline Nyiramasuhuko ordenó la violación de mujeres y niñas.

Lo que vengo a decir con todo esto es que independientemente del sexo de los agresores y el de sus mandos, todas las víctimas deberían tener la misma consideración, porque las teorías que sitúan a un sexo como víctima y al otro como opresor por defecto desembocan inevitablemente en casos como los que se han relatado en este artículo: que muchas personas necesitadas de ayuda terminan marginadas por pertenecer al sexo equivocado.

103 comentarios sobre “La violación del varón: el secreto más oscuro de la guerra

  1. Pingback: Anónimo
  2. Creo que hablar la guerra supone siempre hablar de violación y me explico.
    Se viola una caja fuerte, por ejemplo. El termino violación en su sentido originario refiere a forzar, a emplear una fuerza desproporcionada e ilegítima, una violencia que no tiene por qué ser sexual y así por ejemplo se hablaría de “violación de domicilio”.
    Sin embargo hemos asistido a que el término “violación” ha reducido su acepción a una expresión “violencia sexual”. Y tras esa modificación lo que tenemos es que en nuestro imaginario colectivo, en nuestro subconsciente que solo puedan ser forzadas y violentadas las mujeres y que las victima del mismo sean exclusivamente del sexo femenino exclusivamente, y lo que es peor, en base a ese prejuicio mental y cognitivo así ha quedado incluso recogido jurídicamente.
    Sin embargo al menos para mí incluso en su acepción sexual la violación comporta siempre por los menos dos elementos sexo+violencia, sin embargo parece que lo nos escandaliza realmente no es el elemento violento en si sino el sexual.
    En USA eso seria lógico, ya que es el país con la mayor fábrica armamentista del planeta nadie se escandaliza de la violencia no sexual, y basta con mirar el número de películas de acción.
    El sexo siempre es motivo de escándalo sea consentido o no. Ello ha permitido a las puritanas feministas decir tradicionalmente “No al sexo” “no a la penetración” “el sexo es sucio y característica de un sexo o genero falócrata” o “todo hombre es en violencia un violador” . Todo ello porque en cualquier país católico para referirse a actitudes pacatas en materia sexual se habla de “mujer u hombre muy puritano”.
    Victimas de ese puritanismo nuestras calles están llenas del lema NO A LA VIOLENCIA SEXUAL.

  3. Todos hemos de movilizarnos solo y exclusivamente contra la violencia sexual, no la no sexual, y la primera, obviamente es aquella en que las víctimas son siempre mujeres.
    Sin embargo, volviendo al tema de la guerra, esta de suyo lleva por si una carga de violencia y por ello toda guerra de suyo es violación.
    Contra lo que nos ha querido hacer creer el feminismo se viola a todo a aquel o aquella a quien que se le despoja de su casa, de sus enseres, de sus seres queridos, sean estos padres, hijos, amigos o animales domésticos.
    Se viola a toda aquel a aquella a quien se le mutila, se le castra, se le extirpa un miembro para él siempre querido y necesario.
    A todo aquel o aquella a quien se le despoja de piernas, de riñon, de un pulmón o básicamente de su salud. Sí, su salud, física y mental, y porque no decirlo, también se viola y humilla a todo aquel o aquella a quien por la violencia se le obliga a entregar el dinero y los bienes conseguidos para él y los suyos con su esfuerzo y sudor.
    Se viola a toda aquella a quien contra su voluntad se le priva de su cabello y de su dignidad haciéndola pasear por la plaza para su vergüenza y escarnio.
    Y todo ello es violación aunque se sorprendan las feministas y para cometerse solo haya fusiles o metralla o bombas y no haya, en cambio, pene alguno de por medio.
    Todo ello es violencia y violación. Muy presente en todas las guerras. Y a ellas tradicionalmente e históricamente hemos ido los hombres, fieles a nuestra cita con nuestras supuestas obligaciones con la patria o nación a la que nos han obligado jurar defender. Defender aunque sea a miles de kilómetros de ella y en el extranjero y nuestros enemigos sea niños y niñas vietnamitas que no levantan un palmo del suelo.
    Y en esa defensa nos convierten en soldados, o violadores de mujeres o niños, de mujeres o de otros hombres, civiles o soldados, otros varones igual de fieles a sus compromisos de defensa de su clan, clan del oso cuaternario, clan de gentes, clan de varones que en su fuero interno solo desean que les dejen en paz. En paz a ellos y a su …gente.
    Y esa misma gente, esa misma gente, por la que ellos se convierten en violadores sobre todo de ….otros hombres, es la que no agradece nada, absolutamente nada de ellos. La que siempre desde el confort de la retaguardia por la espalda, siempre por la espalda y desde la impunidad les acusa ayer de de cobardes y desertores, mañana de asesinos y violadores y hoy de machistas que las abandonan para ir a divertirse a esa gran juerga llamada guerra. La guerra de ellos y solo de ellos. La guerra que solo a ellos atañe y concierne. La guerra que solo a ellos les pertenece, mientras que ellas en su casa y en su dolor han sufrido lo que nadie ha dejado escrito, porque ellas han sufrido lo indecible. Han sufrido tanto …. que ya no pueden….callar.
    No. No pueden callar su soledad ni como mitigan lo vacia que queda cuando parten ellos su casa. La casa de ellas evidentemente. Ya que son ellas, y solo ellas las que la limpian.
    Y no es preciso dar mas datos. No es preciso decir que es lo que limpian a todas horas.
    No es preciso cuando todos sabemos que lo que mas les preocupa es el que diran los vecinos, las vecinas, los que partieron y volvieron, pero a destiempo, si a destiempo, y el destino de las pobres esposas adulteras… de Irán.
    Les preocupa sobre todo y ante todo que aquí las lapiden y allí las encarcelen. Les preocupa también que allí las golpeen o no las comprendan o allí las dejen sin dinero, o sin pensión.
    Es por eso que apelando a la compasión de todos reclaman penas de cárcel para aquellos ex maridos que las abandonen. Penas de prisión igualmente para todo ex marido al que ellas abandonen.
    Penas de prisión igualmente para todos aquellos que no quieran hacerse cargo de sus hijos. Sí, sus hijos, los de ellas, queremos decir que pueden ser los de cualquiera, pero que ellos han de mantener, bajo pena de prisión o de muerte.
    Penas de prisión para todos esos desertores en nombre de la libertad y de la Constitución.
    En la Segunda Guerra Mundial murieron 70 millones de personas, y otro buen montón quedo mutilado. En ese que fue el mayor de los conflictos de la historia murieron 500 norteamericanas. 500 entre 70 millones, y luego vendrían otras guerras. Si, vendrían otras guerras pero seguirían las mismas costumbres.
    Por eso si recientemente se celebró el desembarco de Normandía yo propondría un enorme monumento de piedra para los que cayeron y otro mayor para las que no cayeron ni callaron…. desde entonces.

    1. @Anónimo

      No es justo extender el comportamiento del feminismo contemporáneo a todas las mujeres, pasadas y presentes. Porque eso es justo lo que hace el feminismo cuando habla de los hombres: atribuir a la mayoría lo que hace una minoría. Tampoco olvidemos que la problemática legislación que tenemos jamás habría triunfado sin el apoyo de muchos hombres. Particularmente aquellos en puestos de poder. Por otra parte a muchas sociedades han prohibido a las mujeres a ir a la guerra y/o desempeñar actividades de combate, por lo que tampoco se les puede culpar de su no participación en muchos de los casos.

  4. Estos pobres desgraciados ……… ¡Son hombres! ¡Faltaría más que tuvieran que recurrir a sus derechos! ¿No les basta con ser hombres?
    Por esto, entre otras cosas es por lo que “La violación del varón: el secreto más oscuro de la guerra”

    1. @Rebeca

      Dices: “¿No les basta con ser hombres?”

      Creo que por desgracia esa frase refleja perfectamente los efectos que la ideología de género, llevada sus postulados extremos, puede tener en trabajadores como los de la ONU en general y ONU Mujeres en particular. No hay otra manera de explicar por qué jamás realizan estudios que exploren los problemas de los hombres. Aparentemente para ellos ser uno de ellos implica no tener problemas de género.

  5. Hace unos años viví con un marroquí y hablando de la guerra le dije que un problema añadido para las mujeres es que ellas podían ser violadas, él me dijo que en los conflictos armados en el mundo musulman no era raro que se violase también a los varones. El otro día decían en la radio que era común que los presos en africa detenidos por ser homosexuales podían ser violados por la policía (lo que es muy paradójico). A esto hay que añadir las vejaciones que sufren los presos y que son claramente violaciones sexuales, la más famosa las cárceles de irak.

    Puede que la invisibilidad de las violaciones a varones sea un tema principalmente occidental.

  6. Para mí este tema es un secreto a voces, con una gran dosis de tabú. Me gustaría dar mi opinión sobre ciertos puntos que he visto en el artículo.

    [En las sociedades patriarcales de muchos países en desarrollo, los roles de género se encuentran estrictamente definidos.]

    Qué manía con reducirlo todo al patriarcado, se llama reparto de roles por sexo, o sexismo, y en todo caso matriarcado con piel de patriarcado. Al final es proteccionismo a la mujer hasta tal punto que los varones solo pueden dañar y no ser dañados, llevando con ellos el peso de todas las injusticias que no pueden ni deben denunciar, y eso para mí no es patriarcado, ya que si lo fuese podrían y debieran denunciar cualquier injusticia que existiese o se intuyese hacia el sexo masculino y seria no solo escuchado sino aprobado sin más. Y según mis experiencias e ideas, me dicen que ellos tienden a ser más leales, transparentes y resolutivos. Quizás esto les convierta en los idóneos ‘’malvados’’, ya que no se van a quejar de esa injusticia, o van a querer resolver los problemas sin ayuda de nadie.

    [Dolan está de acuerdo. “Parte del activismo acerca de los derechos de las mujeres es: ‘demostremos que somos tan capaces como los hombres’. Pero la otra parte debería ser que reconocieras el hecho de que los hombres pueden ser débiles y vulnerables”.]

    Más que débiles y vulnerables yo lo veo más, un caso de que también pueden correr peligro. No hay necesidad de tachar al sexo masculino de débil para demostrar que pueden ser víctimas de cualquier ataque, en cuanto a lo de la vulnerabilidad es cierto ya que los que tienen un mayor grado de protección son menos vulnerables a aquellos que están más desprotegidos, y esto último va más de la mano del varón, al no verle por la teoría dominante pasada y actual como víctima o utilizado.

    Volviendo a la idea del artículo, es muy triste la situación de esos hombres, quedando marcados de por vida mental, espiritual y físicamente. Su estigma es enorme, sumándole además la frialdad del entorno exterior al saber que ha sido violado, torturado de esa forma en repetidas veces durante un largo tiempo, y lo peor es que sea algo frecuente en las guerras. Ellos no solo son los educados en empuñar un arma para asesinar y ser asesinados, teniendo que aceptar estas 2 barbaridades, sino que además sufren algo que ancestralmente se ha relacionado con la mujer sin más, por el tabú social e histórico.

  7. La prensa occidental sigue con el goteo de “noticias” sobre violaciones en la India.
    El diario El Mundo (http://www.elmundo.es/internacional.html) inserta hoy (3-julio-2014) otras dos “noticias” sobre el tema:

    “ASIA. Las denuncias por violación crecen un 35% en India en un año”.

    “INDIA Controvertidas declaraciones de un diputado indio: ‘Soltaré a mis chicos para que violen a la mujeres’.”

    O bien en el resto del mundo no hay violaciones, o por alguna extraña razón hay quien está interesado en crear un estado de opinión desfavorable a la sociedad de la India, o particularmente contra la sociedad más tradicional de la India. Pienso que quizá estemos ante una estrategia similar al seguido con lo que llaman “violencia de género”. Si en la prensa salen pocos de los muchos homicidios que hay a lo largo del año, pero salen todos los homicidios donde el matador es un hombre, y la víctima su mujer, al final la gente tendrá una percepción sesgada sobre la violencia, y más especialmente sobre la violencia doméstica.
    Naturalmente que hay que condenar las violaciones, pero todas las violaciones, las que suceden en la India, y las que tienen lugar en el resto del mundo. De lo contrario estamos ante una manipulación de unos datos para favorecer ciertas ideologías e intereses políticos o económicos.

    1. Gracias por el apunte. Esto también tiene que ver, en mi opinión, con que la ONU y otros poderes han estado presionando a India para que cambiara la ley sobre violaciones. Y la prensa, por complicidad o por simple moda, está tratando de confirmar que los cambios fueron necesarios y que quizá hagan falta hasta más (aunque sólo para proteger a las mujeres).

      http://www.un.org/apps/news/story.asp?NewsID=44818#.U7WxtFQo5dg

      El gran problema es que la ONU no ha criticado que la nueva ley, aunque tiene algunas cosas buenas, deja fuera a las víctimas que fueron agredidas por otras mujeres (p. 4), y según cómo se interprete, a los varones víctimas de otros varones.

      http://ccsinternship.files.wordpress.com/2013/05/286_case-for-gender-neutral-rape-laws-in-india_jaai-vipra.pdf

      Y sobre esto la ONU no ha dicho absolutamente nada. Me gustaría saber si la ONU tendría las agallas de decirle a las mujeres violadas por otras mujeres en el conflicto de El Congo que lo suyo no fue violación, pese a que les destrozaran el útero con palos y destornilladores, “porque la violación es algo que el hombre hace a la mujer”.

      http://world.time.com/2013/12/03/congos-forgotten-curse-epidemic-of-female-on-female-rape/
      https://www.guttmacher.org/pubs/journals/3621010a.html

    2. Las declaraciones del politico indio Tapas Tal muestan claramente lo que es la manipulación informativa de occidente. Siempre se da la información de modo sesgado.
      Supuestamente ha dicho “Soltare a mis chicos para violar a las mujeres”.
      En la realidad ha dicho “Si insultáis a las madres e hijas de los trabajadores de Trinamool, no lo perdonaré. Soltaré a mis chicos para que vayan a vuestras casas y violen a las vuestras.”
      El mensaje admite muchas interpretaciones, una de ellas podría ser “ojo por ojo”.
      Sin embargo hay una que nadie le quiere dar y que es esencial.
      Siempre, siempre en toda guerra o conflicto cada parte valora de un modo especial que sean atacadas las mujeres de la propia comunidad.
      Si han tocado o violado a una sola de las mujeres de la comunidad toda la comunidad sin excepción se pone en pie de guerra.
      Todos a la guerra, sin excepción.
      Si a los que han atacado son solo varones, aunque los atacados sean 200 o mil es posible que no hay guerra o ni siquiera exista problema.

    3. En la frase de ese político indio subyace el mensaje de “a nuestras mujeres ni mirar”. De hecho ni siquiera el se atreve a decir “Si violais a las madres e hijas de los trabajadores de Trinamool”.
      No se atreve ni siquiera a mencionar pero si a sugerí la violación de sus mujeres porque para él , como buen hijo que quiere a su madre, Hitler adoraba a su madre hasta extremos patológicos, es impensable incluso mencionarlo. Las mujeres de la comunidad deben gozar del grado máximo de respeto y de protección, y para ello los hombres deben estar dispuestos a la guerra y a realizar cualquier barbaridad, porque la guerra siempre es una barbaridad. Al final la patria siempre es una madre a la que hay que defender y cuando mas protectora es una sociedad o comunidad con sus mujeres mas agresiva, imperialista y agresora es con las mujeres de los demás. Y resalto esto porque lo otro además de obvio, nadie lo critica, que es por supuesto siempre, siempre cuanto mas protectora es con las mujeres de la propia comunidad mas agresiva es con los hombres de otras comunidades, y sino examinemos porque se fundó el ku-klus-klan.
      Para proteger a la mujer blanca de los hombres negros.
      Y Cuanto mas feminista es una sociedad más agresiva, violenta, imperialista y fascista es con otras sociedades, incluso con otros sectores de la propia sociedad.

  8. No estaría de mas recordar que uno de los motivos por el que empezó la Segunda Guerra Mundial, y mas en concreto la invasión por parte de Alemania de Checoslovaquia fue porque supuestamente en la zona de Los Sudetes los checos estaban supuestamente violando a las mujeres germanas.

  9. Algo que no se menciona en ningún momento tanto en el articulo como en vuestros comentarios, son las violaciones perpetradas por mujeres hacia hombres (en las guerras…), este es un tabú aún mayor, y no por eso inexistente. El hecho de querer humillar a los hombres y desmasculinizarles entre otras cosas, hace que esta práctica pueda ser mucho más dada de lo que puedo estar dando a entender.

    Y si no hay ninguna facilidad en contrastar datos e informaciones de los varones violados por varones mucho menos de aquellos que son violados por mujeres. Hay que trabajar duro y muy bien para conseguir desmantelar todo esto.

    1. @Raúl

      Al final del artículo se menciona, aunque no directamente. Cuando afirmo que el 91% de las agresiones sexuales a varones en El Congo fueron a manos de otros varones, también se está indicando que el 9% restante fue a manos de mujeres. El problema es que sobre estos casos particulares no he encontrado artículos que desarrollen dicha estadística con testimonios.

      1. Ok, ¿Ese dato que facilitas es fiable? es decir, dónde lo has encontrado, ¿Solo un 9%? siendo el 41% de mujeres las que violan a otras mujeres, y sabiendo que estos actos tienen como base humillar, dañar, traumatizar… al individuo, por ello el recurso de ser violado por una mujer no solo me parece algo real sino más frecuente de lo que pensamos, y no quiero demonizar a ningún sexo, solo acercarme a la verdad, romper tabúes, y ver todas las perspectivas posibles, que por otro lado no me parecen descabelladas.

      2. Es el mismo que recoge la violación intrafemenina:

        https://www.guttmacher.org/pubs/journals/3621010a.html

        The vast majority of male victims said they had been assaulted by other men (91%), whereas assaults against women were more evenly split among male (59%) and female (41%) perpetrators.

        Ahora bien, siempre es posible que la violencia sexual de mujer a hombre se denuncie con mucha menos frecuencia, pero éstos son los datos que manejo.

  10. Gran aportación, como siempre. Este blog merecía volar por las redes sociales.
    Hace poco lei “La Batalla de Berlin” de Anthony Beevor. Por supuesto, habla de las atrocidades cometidas por el Ejercito Rojo al avanzar hacia el corazon del Reich, entre otras, las famosas violaciones masivas.
    Cuenta Beevor que siempre que podian, los rusos violaban a las mujeres alemanas delante de sus padres, maridos o hijos. Les obligaban a mirar mientras las violaban en grupo. Ellos no podian intervenir: cuando lo hacian morian. Segun el historiador, “los alemanes quedaban mas tocados que ellas” (cito de memoria), “el recuerdo del hecho les destrozaba psicologicamente, la humillacion de no haber podido ayudarlas”, etc etc. Lo mas curioso es que me parecio advertir una especie de rechifla, como si esta reaccion demostrase que los varones son mas debiles que las mujeres.
    Como de costumbre, la interpretacion feminista de la historia demuestra ser pobre y simplista. La violacion no es el castigo del hombre a la mujer, no es prueba de un supuesto dominio patriarcal. Muchas veces se trata de un hombre que humilla a su enemigo, a otro hombre, al hacerle ver que no puede proteger a sus mujeres. No concibo cuanto puede sufrir un padre que sea testigo impotente de algo asi. Logicamente, este hecho no puede ser admitido por las feministas, ya que implica que la relacion entre hombres y mujeres NO ES UNICAMENTE DE DOMINIO Y SOMETIMIENTO, sino que los hombres realmente aman y dependen de las mujeres, y viceversa.

    1. Gracias por mencionarlo. Aunque se trata de un hecho evidente por alguna razón no se habla de ello. Si alguien ha leído el caso de las dos adolescentes violadas en India y luego ahorcadas, indagando un poco resulta que todo apunta a que podría ser un mensaje hacia la casta dalit (la más baja) por parte de una casta superior, pues no tenía sentido que dejaran los cuerpos visibles a todo el mundo en lugar de esconder la evidencia.

      http://www.thenewsminute.com/stories/The%20rape%20of%20Dalit%20women%20is%20not%20jut%20rape,%20but%20a%20patriarchal%20display%20of%20caste%20power%20over%20Dalits

      Y por lo visto hay antecedentes como el ahorcamiento de un chico dalit por estar en una relación con una chica de otra casta:

      http://timesofindia.indiatimes.com/city/pune/Dalit-boy-killed-then-hanged-from-tree-over-affair-with-upper-caste-girl-in-Maharashtra/articleshow/34396394.cms

      Por supuesto no cambia la inhumanidad y el horror de los crímenes cometidos, pero sí el mensaje que se nos pretende enviar.

  11. Aunque solo sea una opinión voy a citar a la periodista Renate Meinhoff. Ella da algunas explicaciones de porque los soviéticos violaron a las mujeres alemanas cuando la guerra dio la vuelta.
    En un articulo titulado “CUANDO LA GUERRA LLEGO A CASA” Literalmente dice lo siguiente:
    “Sólo violando a las mujeres del enemigo, sólo mediante el “acto final de dominación masculina”, como lo denomina la historiadora Gerda Lerner, podría llegarse a la victoria plena. En las sociedades tradicionales, la violación se dirige tanto contra las mujeres como contra los hombres. Las mujeres son deshonradas y los hombres implícitamente castrados y humillados de manera simbólica. “Los hombres de las sociedades patriarcales”, explica Lerner, “que no consiguen proteger la pureza de sus mujeres son impotentes y quedan ultrajados”. Esto explica por qué las mujeres y las niñas, como en tantas otras guerras anteriores y posteriores, con frecuencia fueron violadas ante los ojos de sus padres, hijos o maridos”.
    Renate Meinhoff estudió a fondo las cartas de los vencedores rusos a sus familias
    Y dice literalmente
    “Si se analizan las cartas enviadas desde el frente, como hace Elke Scherstjanoi en su libro Rotarmisten schreiben aus Deutschland (Soldados del Ejército Rojo escriben desde Alemania), se encuentran por todas partes alusiones a la violencia tras el encuentro de los vencedores y los vencidos…..En su primera carta desde suelo alemán, otro soldado escribe a sus padres lo siguiente: “Todo está hecho añicos. Que sus mujeres, sus madres y demás derramen lágrimas como vosotros las habéis derramado”.

  12. O dicho de otra manera. Lo que era una mentira término siendo verdad.
    Los nazis para cometer sus atrocidades inventaron la excusa de que las mujeres alemanas estaban siendo violadas en la Region de los Sudetes de Checoslovaquia y con esa excusa invadieron dicho país.
    Al final, cuando perdieron la guerra lo que era una exagerancion (porque antes de empezar la guerra seguro que alguna mujer seria violada pero no tantas como los nazis pretendieron hacer creer9 y era sobre todo mentira, propaganda, manipulación y una excusa termino siendo verdad. Toda la población germana de Los Sudetes tuvo que abandonar la zona y muchísimas mujeres alemanas del Este y muy especialmente de la zona de los Sudetes fueron violadas.

  13. Sobre lo que pides Carlos recordemos una par de cosas. Dos características básicas y definititorias de la ultraderecha a) son:
    a) la paranoia por la supuesta conjura sionista que da lugar al consiguiente antisemitismo
    b) la utilización sistematica del símbolo de la violación atribuyendo siempre al enemigo una lujuria insaciable, que es lo que obliga a que movilicen los fieles hijos salvadores de la madre-patria que va a ser violada.
    Desde el Ku-klux-klan a todos los movimientos ultraderechistas esas son las dos grandes características.
    La Patria es la madre violada o a punto de serlo por fuerzas y elementos supuestamente ultralujuriosos y para ello llaman a todas las fuerzas a su protección.
    Para demostrarlo no hace falta ir a las fuentes de la época, porque históricamente la primera característica del enemigo es que supuestamente siempre va a violar. No importa ni que saquee, ni que robe, ni que mate, ni ….El enemigo siempre viene a violar.
    Pero para corroborar lo que digo recordemos que la ideología nazi actual maneja dos grandes iconos que son
    a) El Bombardeo de Dresde
    b) Las violaciones de las mujeres alemanas en la posguerra.
    Los dos hechos aunque reales se magnifican y evidentemente e sobredimensionan las cifras hasta cotas disparatadas del mismo modo que las feministas hacen otro tanto con las cifras de la mujeres violadas.
    Nos basta con echar una ojeada a la conocida Metapedia de carácter ultraderechista y ultranacionalista.
    Fijemonos en cuales son sus dos obsesiones. Observaremos la obsesión patológica por la supuesta conjura sionista y por el supuesto talante lujurioso-violador de los enemigos. Todos sabemos que el feminismo participa de la misma obsesión, lo que sorprende es que nadie se atreva a decirlo o escribirlo ni a criticar ese talante ultraderechista cuando todos sabemos que la obsesion por la “Seguridad Ciudadana” y “la delincuencia” con la “violación” como leitmotiv principal para justificar la supresión del habeas corpus y para la implantación de estados totalitarios han sido características de quienes todos sabemos. La androfobia y la misandria han sido constantes en todos los discursos nazis, racistas, xenófobos y ultraderechistas.
    Pero Cito literalmente a la Metapedia. La misandria androfóbica y el paternalismo protector hacia las mujeres de la comunidad es evidente:
    “los alemanes sí sufrieron en carne propia un escarnio por su “crimen” de haber sido nacionalistas y opositores al sionismo mundial. Las atrocidades cometidas por los Aliados son muchas y variadas, como el brutal bombardeo a Dresde, ya totalmente innecesario cuando la guerra estaba prácticamente perdida, o la violación masiva de miles de mujeres y niñas alemanas por los soldados rusos alcanzando la astronómica cifra de unos dos millones (100.000 solo en Berlín). Violaciones instigadas por el profundo odio ………….
    La práctica de violar mujeres enemigas no fue exclusiva de los rusos. Los soldados marroquíes al servicio de los franceses en la Italia ocupada también violaron cientos de mujeres, niñas, niños y hombres jóvenes (algo muy común entre los mahometanos, por cierto). Se dice que los soldados marroquíes o Goumiers violaron a unas 2000 mujeres tras tomar Montecassino en mayo de 1944 en rango de entre 11 a 80 años. 700 mujeres fueron agredidas sexualmente en Esperia poco después ……..”
    O sea que en definitiva las dos grandes obsesiones siempre han sido
    a) La supuesta conjura sionista
    b) La supuesta lujuria violadora de los judio-bolcheviques, negros, marroquies, etc

    1. Una matización. Cuando la guerra civil española, el terror a las violaciones la provocaban las tropas moras franquistas. Era un personaje tan inequívocamente ultraizquierdista como la dirigente del PCE, Dolores Ibárruri, la que decía lo siguiente:

      ” «Morisma salvaje, borracha de sensualidad, que se vierte en horrendas violaciones de nuestras muchachas en los pueblos que han sido hollados por la pezuña fascista».”

      https://www.flickr.com/photos/etecemedios/250455208/

      De manera que “la obsesión patológica por (…) el supuesto talante lujurioso-violador de los enemigos” no parece ser monopolio de la extrema derecha. Lo único que ha cambiado es la estrategia de los partidos políticos. Si antes la izquierda veía a los moros como aliados del fascismo, hoy en día esa misma izquierda ve en la inmigración marroquí un colectivo que interesa “ordeñar” electoralmente hablando, de ahí que esa misma izquierda mire para otro lado cuando algunos jóvenes marroquíes acogidos en España se dedican a los mismos divertimientos que practicaban sus abuejos o bisabuelos.
      Ya ven, condenar las violaciones era algo progresista en 1936, mientras que condenar las violaciones en la actualidad es algo propio de “fascistas” que viven obsesionados con el tema de la “seguridad ciudadana”.

  14. Para no extendernos sobre los Sudetes:
    Si miramos en este enlace del país http://elpais.com/diario/2008/09/28/domingo/1222573956_850215.html
    Leeremos lo siguiente: “Joseph Goebbels, el ministro nazi de Propaganda, difundió todo tipo de mentiras sobre las atrocidades cometidas por los checos sobre las mujeres y los niños alemanes de los Sudetes, y Hermann Göring, ministro del Aire, se sumó a la campaña denunciando a los checos como “una raza vil de enanos sin cultura”.
    Podemos recordar de paso que el Partido Alemán de los Sudetes de Checoslovaquia estaba financiado por el régimen nazi alemán (pero no me pidas Carlos que que te consiga los recibos) y que para impulsar una campaña para favorecer la anexión de dicho territorio con la excusa de proteger a los habitantes y sobre todo a las habitantes de la zona Goebbels sabia que teclas tocar.
    Esa excusa también aparece en todos los libros de historia.
    Como las mentiras se lanzaron en alemán, por radio, periódicos, etc, hay millones de personas que oyeron de esas supuestas atrocidades y que las transmitieron a otras tantas. Algunas las hemos oído de mayores nuestros que “oyeron o leyeron esas supuesta atrocidades en los medios de comunicación de la época” y que se hicieron eco de ellas, y obviamente en lo que refiere a las mujeres no era la ni la utilización del chador ni la prohibición de fumar.
    De la Wikipedia podemos extraer lo siguiente:
    “En los Decretos de Carlsbad, publicados el 24 de abril, el PSD exigió una completa autonomía de los Sudetes y la libertad de profesar la ideología nazi. Si las demandas de Henlein hubiesen sido concedidas, los Sudetes habría estado en una posición para alinearse con la Alemania nazi.
    Como la situación política empeoró, la seguridad se deterioró en los Sudetes. La región se convirtió en el sitio de los enfrentamientos a pequeña escala entre los jóvenes seguidores SDP (equipados con armas de contrabando de Alemania) y de la policía y las fuerzas de frontera. En algunos lugares, el ejército regular fue llamado para pacificar la situación. La propaganda nazi alemana acusó al gobierno checo y a los checos de las atrocidades de alemanes inocentes.”
    Entre esas atrocidades obviamente no podían faltar la que los varones siempre han utilizado para agredir a otros hombres “que hay mujeres que están siendo agredidas, insultadas o violadas”. En este caso eran mujeres alemanas.
    Al bando republicano español durante la Guerra Civil también se le acuso de miles de violaciones.
    ¿Las hubo? Si. Pero el dato se magnifico y se manipulo hasta la saciedad.
    El filme “El Nacimiento de Una Nacion” aplaude la creación del Ku-klux-klan como organización que va a proteger a la mujer blanca sureña de ser violada por los terribles negros. De hecho el filme explica y justifica el porque se lincha al violador negro de nombre Gus.
    El carácter supuestamente “violador del enemigo” es un recurso fácil, ultrarrepetido pero que funciona.
    Pero parece que nadie quiere tomar nota.
    Supuesto enemigo violacion+Conjura Sionista=Ultradrerecha.
    2+2=4

    1. “Al bando republicano español durante la Guerra Civil también se le acuso de miles de violaciones.
      ¿Las hubo? Si. Pero el dato se magnifico y se manipulo hasta la saciedad.
      El filme “El Nacimiento de Una Nacion” aplaude la creación del Ku-klux-klan como organización que va a proteger a la mujer blanca sureña de ser violada por los terribles negros. De hecho el filme explica y justifica el porque se lincha al violador negro de nombre Gus.
      El carácter supuestamente “violador del enemigo” es un recurso fácil, ultrarrepetido pero que funciona.
      Pero parece que nadie quiere tomar nota.
      Supuesto enemigo violacion+Conjura Sionista=Ultradrerecha.
      2+2=4” (anónimo)

      Vuelvo a copiar y pegar el mismo texto:

      “Dolores Ibárruri, Pasionaria (…): «Morisma salvaje, borracha de sensualidad, que se vierte en horrendas violaciones de nuestras muchachas en los pueblos que han sido hollados por la pezuña fascista».”
      https://www.flickr.com/photos/etecemedios/250455208/

      Y en cuanto a lo de la “conjura sionista”, sólo hay que leer lo que habitualmente publica la prensa de izquierdas acerca de lo malo, malísimo que es Israel, y lo víctimas que son los palestinos.
      http://www.publico.es/internacional/316759/israel-asesina-a-una-decena-de-personas-que-llevaban-ayuda-humanitaria-a-gaza

      Ya ven, no siempre “enemigo violación+Conjura Sionista” es = a “Ultraderecha”.

  15. No nos equivoquemos Carlos. He citado literalmente a una “enciclopedia de ultraderecha” como es la “Metapedia” para mostrar que es una practica habitual de la ultraderecha el atribuir a sus enemigos un carácter “lujuriosos violador”, sean estos negros, judíos, marroquíes, inmigrantes griegos, etc.
    Es por eso que en dicha enciclopedia hablan de “costumbre mahometana” y quería dejar claro que los datos que aporta dicha enciclopedia ultraderechista no son para nada de fiar y están claramente inflados del mismo modo que aquellos referentes al bombardeo de Dresde como las violaciones de mujeres alemanas por los rusos, que han sido claramente los dos iconos utilizados por la propaganda nazi y neonazi presentando con efectos propagandísticos cifras claramente manipuladas e infladas hasta la saciedad del mismo modo que los datos de las monjas ultrajadas por los milicianos durante el inicio de la guerra civil o las mujeres civiles norteamericanas supuestamente violadas, o las españolas maltratadas, etc, etc.
    Todos esos datos, absolutamente todos ellos han sido manipulados e inflados y cuesta encontrar una fuente fiable debido a los intereses de uno y otro bando, y en lo que refiere a las violaciones archiasabido es que en las guerra no son solo violadas las mujeres.
    Todos sabemos que también se violan muchísimos varones y niñas, y niños, con un altísimo porcentaje de niños varones que son sodomizados, dato este que nadie quiere mencionar. El tema de los niños afganos danzantes no es nuevo porque todas las guerras se caracterizan por producir un altísimo número de huérfanos de uno y otro sexo, y un niño o niña huérfano es siempre un ser desprotegido, pero no solo al hambre o a la indigencia sino a cualquier ataque o comercio sexual y lo peor es que todos los bandos históricamente han sido cómplices y han mostrado un interés compartido en callar y negar ese hecho conscientes de sus responsabilidades al iniciar ese conflicto.
    Sobre lo manipulable de los datos que se proporcionan tenemos el caso del bombardeo de Dresde. La propaganda nazi empleo cifras de seis números claramente infladas e irreales.
    En la Wikipedia sobre ello podemos leer lo siguiente:
    “Las cifras habituales en las primeras décadas de la posguerra se caracterizaban por, o bien carecer de sustento documental, o bien estar basadas en datos del Ministerio de Propaganda nazi. Las primeras informaciones que se publicaron en los medios, se hacían eco de cantidades de seis cifras.”
    “Algunas de estas estimaciones son a menudo citadas aún en la actualidad por la extrema derecha alemana y los revisionistas históricos.”
    “Con el tiempo se fueron desclasificando documentos internos del partido nazi que contradecían las estimaciones de seis cifras”.
    Tanto las cifras de víctimas de bombardeos como de violaciones de mujeres siempre son objeto de intereses políticos, y una prueba de ello es hasta ahora todos los bandos bélicos, de una y otra parte exageraban el número de violaciones de mujeres por parte del otro bando y negaban las propias.
    La película “La Piel” de Liliana Cavani basada en el relato homonimo de Curzio Malaparte si escandalizó tanto al estrenarse fue por dar buena cuenta de horrores belicos que históricamente han sido silenciados, y no vamos a entrar en el tema del canibalismo.
    Actualmente las cifras de maltrato femenino y violaciones en España también son objeto de intereses de todo tipo.

  16. Si Sandra menciona lo que dijo Dolores Ibarurri también podríamos mencionar lo que dijo literalmente Queipo del Llano:
    “Nuestros bravos legionarios y regulares han enseñado a los cobardes rojos lo que significa ser hombre. También a sus mujeres. Después de todo, a estas comunistas y anarquistas les ha hecho bien adoptar la doctrina del amor libre. Y ahora conocerán por lo menos a hombres verdaderos, y no esos milicianos maricas”
    Queipo del Llano claramente hacia apología de la violación como arma de guerra y escarmiento de las comunistas y anarquistas a cargo no solo de regulares sino también de legionarios.

    1. Efectivamente, Queipo de Llano hacía apología de la violación. ¿Podía esperarse otra cosa de un sujeto como ese?
      Pero, si Queipo de Llano fomenta la violación por parte de regulares y legionarios, ¿cómo es que Dolores Ibárruri sólo menciona a los moros (los regulares), y olvidó a los legionarios (que eran mayoritariamente españoles)? ¿Será que la lider comunista Dolores Ibárruri era xenófoba y racista?

  17. Lo que si estoy de acuerdo es que actualmente el pensamiento supuestamente progre y feminista utiliza el termino “marido moro” con clara connotación racista e islamofoba.
    De hecho una característica muy feminista es su critica a los maridos “moros” que supuestamente controlan la manera de vestir de sus mujeres.
    No suele haber objeción alguna con las esposas que controlan el aspecto exterior de sus maridos: obligándoles a afeitarse, a cortarse el pelo, a ponerse tal o camisa o pantalón, etc. El control por parte de la esposa del aspecto exterior del marido es una prerrogativa totalmente asumida y aceptada por nuestra sociedad, por lo que choca frontalmente con culturas donde se produce el fenómeno inverso.
    El uso del concepto “marido moro” es claramente feminista, islamofobo y xenofobo.
    Y para acabar, aunque a alguno no les importe se podría mencionar que los “moros” o “regulares” eran destinados muy “regularmente” como carne de cañón a los frentes mas duros, y algunos de los integrantes de dichos batallones eran muy a menudo chavales que no llegaban a los 16 años, muchos de los cuales si no murieron quedaron para toda la vida mutilados sin ningún tipo de reconocimiento ni paga.

    1. “Y para acabar, aunque a alguno no les importe se podría mencionar que los “moros” o “regulares” eran destinados muy “regularmente” como carne de cañón a los frentes mas duros, y algunos de los integrantes de dichos batallones eran muy a menudo chavales que no llegaban a los 16 años,” (anónimo)

      Bueno, chavales de esa edad eran también los chicos reclutados a la fuerza en el bando republicano, y que dio lugar a la expresión “la quinta del biberón”.

      http://es.wikipedia.org/wiki/Leva_del_Biber%C3%B3n

      Es de agradecer la solidaridad que muestra nuestro anónimo contertulio con los “moros” que combatieron en la guerra civil española, a pesar que dichos “moros” o “regulares” no habían sido reclutados bajo amenaza de fusilamiento, sino que estaban en dicha contienda a modo de mercenarios. Por eso sería aún más de agradecer que nuestro comentarista demostrase mucha más solidaridad con los integrantes de “la quinta del biberón”, porque esos no tuvieron la opción de decir que no a su reclutamiento, y porque su destino fue batallas tan cruentas como la del Ebro. Claro que visibilizar estas cosas no encaja con la imagen idílica que de la Segunda República Española sigue teniendo gran parte de nuestra progresía.

  18. “He citado literalmente a una “enciclopedia de ultraderecha” como es la “Metapedia” (…) y quería dejar claro que los datos que aporta dicha enciclopedia ultraderechista no son para nada de fiar y están claramente inflados” (…) “En la Wikipedia sobre ello podemos leer lo siguiente: “Las cifras habituales en las primeras décadas de la posguerra se caracterizaban por, o bien carecer de sustento documental, o bien estar basadas en datos del Ministerio de Propaganda nazi.” (anónimo)

    Sin ánimo por mi parte de buscar polémica con nadie, no acabo de entender cómo los datos aportados por una enciclopedia de “ultraderecha” (…) “no son para nada de fiar”, y en cambio, los datos que aporta Wikipedia parecen gozar de credibilidad. Pregunto: ¿para que lo que nos diga un historiador sea fiable, éste ha de confesarse de izquierdas, progresista o simplemente haber demostrado fehacientemente que cumple con los preceptos y mandamientos de la santísima corrección política? Yo prefiero contrastar fuentes, y -por supuesto- me interesa saber cuál es la adscripción ideológica de los distintos autores, porque eso puede influir en la visión que tengan de determinados hechos. Pero lo que nunca haré será rechazar a priori una versión simplemente por el hecho de que la ideología de su autor me resulte antipática. Porque por la misma lógica que nuestro anónimo contertulio niega la aportación de algunos autores, a los que considera de “ultraderecha”, esos mismos autores podrían despreciar las aportaciones de otros investigadores a los que tachen de “rojos”. Cuidado, porque lo de desacreditar a alguien tildándolo de “ultraderechista” no es otra cosa que la misma estrategia de llamarlo “machista”, “hereje”, “infiel”, “terrorista”, “comunista” o “pederasta”, términos que por sí mismos, y en su contexto histórico y social, son usados por distintos grupos para liquidar psicológicamente al adversario.

  19. Vosotros mismos, con este artículo me dais la razón. Se habla poco de las violaciones masculinas, que precisamente son perpetradas en su gran mayoría por hombres, no por mujeres, y suceden en sociedades muy machistas como las Africanas. Es decir, las sociedades con roles de género muy marcadas son en general, violentas, fanáticas e intolerantes. Sólo hace falta ves los países islámicos o Europa hace 300 años. Cuanto más machista es una sociedad, por lo general es más violenta y más atrasada. Sólo hay que ver el caso que exponéis en este artículo. Es decir, os quejaís de que la mujer siempre se la presenta como víctima y nunca al hombre. No es verdad. Los hombres también son víctimas. Pero sobre todo de otros hombres.

    1. @Susi

      Te he respondido en la entrada sobre el servicio militar en Ucrania porque has presentado el mismo argumento que aquí. De todas formas te recomiendo leer el final de este artículo (lo que no forma parte de la traducción) que justamente lo escribí porque anticipaba que alguien diría lo que tú afirmaste. De nuevo tengo que resaltar que en lugar de decir “la violaciones de varones son un crimen de guerra y tanto la ONU como las ONGs deberían ofrecer más ayuda a sus víctimas” decidiste poner a víctimas y verdugos en el mismo saco y culpar a los hombres violados por tener pene como sus agresores. Si ésta es la compasión que podemos esperar del feminismo, no vengan luego a convencernos de que también les preocupan los hombres.

    2. Querida Susi, no entiendes o finges no entender.
      Este articulo tritura y pulveriza toda la ideologia de genero, de arriba abajo.
      1 – Según las feminstas, el supuesto “patriarcado” es un sistema que sirve para oprimir a la mujer y para privilegiar al hombre. Si el hombre, como vemos, tiene que superar exigencias mas duras y padece mas que la mujer, ¿Donde esta su privilegio?
      2 – Constatamos que la violencia sufrida por el hombre es ocultada por instituciones y medios de comunicacion. Es el hombre, por tanto, el discriminado y el oprimido. Los recursos disponibles se dedican unicamente a las mujeres, y se llegan a extremos de censura y de violencia con tal de impedir que los hombres reciban ayuda alguna.

      ¿De que nos sirve una ideologia que falla al interpretar la realidad, que discrimina y que causa tanto sufrimiento?

      Tu hablas de “sociedades con roles marcados de genero”. Susi, TODAS las sociedades de la historia tienen “roles marcados de genero” por la sencilla razon de que sin ellos, no sobrevivirian. Esos “roles” que aborreces se adaptan a las enormes diferencias fisicas entre los sexos, y las aprovechan de la forma mas eficiente posible considerando los recursos y la tecnologia disponibles. No se trata de “privilegiar” ni de “oprimir”, se trata de sobrevivir. El Congo es un pais donde no existe un estado organizado que pueda garantizar el monopolio de la violencia, de modo que esta pasa a manos de grupos particulares, a “guerreros” y a “señores de la guerra”. Nada que ver con roles, genero ni jerigonza semejante. Herencia del pasado imperialista y explotacion neocolonial, nada mas.
      De nuevo, la interpretacion feminista de la historia y de la cultura demuestra ser totalmente inane.
      Y recurres, por ultimo, al delicioso argumento de que los perpetradores son hombres. Me cuesta entender como debe de funcionar tu mente pero supongo que tu imaginas que, si el violador es hombre, entonces la victima merece ser violada… Para purgar los pecados del patriarcado. Si un hombre es violado que se joda, porque los hombres son violadores.
      Es la forma mas retorcida y maligna que he visto en mi vida de culpar a la victima, pero al parecer las ONGs y los medios deben de estar de acuerdo contigo. Por cierto que, dejando aparte las mujeres violadoras de las que se ha hablado antes, no has dedicado ni una palabra a esas esposas africanas que abandonan a sus maridos violados y les quitan a sus hijos. ¿A ellas no se les puede culpar de nada?

  20. Susi, permíteme recordarte que en esta sociedad occidental del siglo XXI la mayoría de la violencia la sufren los hombres. O sea, fuera aparte de que la sociedad sea más o menos violenta, los hombres son las principales víctimas.
    Muchas de las veces en las que se da una agresión hay un hombre que es víctima y otro que es verdugo, creo que nadie ha negado eso.
    ¿No debería ese hecho suscitar más empatía en el feminismo en vez de decir que son efectos secundarios del privilegio?
    Dime UNA SOLA SOCIEDAD A LO LARGO DE LA HISTORIA en la que el grupo privilegiado se haya suicidado 4 veces más que el grupo oprimido (sistemáticamente).
    Dado que desde el feminismo se suelen esquivar temas incómodos y a modo de recordatorio, me permito citar al usuario Mouguias:
    “no has dedicado ni una palabra a esas esposas africanas que abandonan a sus maridos violados y les quitan a sus hijos. ¿A ellas no se les puede culpar de nada?”
    Vamos a ver cuál es tu visión.
    Saludos.

    1. También puede decirnos, si lo prefiere, Susi, un solo grupo de personas oprimidas que haya dispuesto del 80% o más del capital con que cuenta una familia y, por extensión, los miembros de una sociedad para cubrir sus necesidades o caprichos. Hagamos un trato: ustedes, las mujeres, se quedan con el poder y nosotros, los hombres, con la mayor parte del capital.

      1. Se trata de una afirmación que leí en un artículo de El País Mujeres, escrito, claro está por una feminista. Si alguien lo desea, puedo buscar el artículo en cuestión.

      2. Creo que Isidro interpreta mal el dato. No dudo que las mujeres tomamos el 80% de las decisiones de compra (o decidimos el destino del 80% del presupuesto familiar, como prefiera) pero es así porque nos encargamos de hacer las compras para las necesidades de toda la familia. No es que nos gastemos el 80% del dinero en nosotras y nuestros caprichos, solo faltaría.

      3. En algún sitio leí que considerar que porque las personas en el poder sean mayoritariamente hombres el poder es masculino, sería lo mismo que el ir a un supermercado y, al ver una mayoría de mujeres, pensar que solo comen ellas o, al menos, son dueñas de los alimentos en mayor proporción. Es un poco de “reducción al absurdo”, pero si tan machaconamente nos recuerdan que en los puestos de poder hay hombres, no está de más recordar que el 80% del dinero lo manejan las mujeres (si efectivamente es así). No dudo de que en su pensamiento están las necesidades de toda la familia… como hemos de suponer que las necesidades de todos, hombres y mujeres, sin distinción de sexo, están en quienes detentan el poder. Y si no lo están, no será por una cuestión de género, si no de clase.

  21. Desde luego es increíble como se han desvirtuado mis palabras. Alguien dice por ahí que como la victima y el verdugo son del mismo sexo, la víctima se lo merece. ¿Cuándo he dicho yo eso? Lo que quiero decir es que si los hombres sufren opresión (q la sufren) es precisamente a manos de otros hombres, no de las mujeres. Es cierto que más hombres mueres asesinados que mujeres. Pero quienes les matan son otros hombres. La cantidad de hombres asesinados por mujeres es mucho menor. Por lo tanto, hay más víctimas entre los hombres, pero también muchos más verdugos.
    Lo de que las mujeres abandonen a sus maridos violados es otro tema. Precisamente, en una sociedad patriarcal, con roles muy marcados y que considera a las mujeres claramente inferiores, el hecho de haber sido “feminizado” mediante la violación le hace perder su estatus: se transforma en “una mujer”. ¿Crees, por ejemplo que una mujer occidental abandonaría a su marido si hubiese pasado por algo así? Yo no lo creo. Por supuesto, esta idea no es sólo una cosa de los hombres: las mujeres tienen también mucha culpa del machismo, y eso, nunca se lo oirás decir a una feminista institucional.
    Me ponéis enlaces donde dice como la influencia de las mujeres en que los hombres vayan a la guerra es decisiva. Puede ser cierto, sin duda. Pero antes de que las mujeres les influyeran en nada, son los gobiernos (mayoritariamente masculinos) quienes deciden si hay guerra o no. Una vez q han decidido que la hay, pueden valerse de las mujeres para que les apoyen en su decisión.
    Es decir, que hay muchos tipos de opresión de distintos grupos a otros. La primera no es de género, sino de clase. Quienes deciden si se va o no a la guerra, son los que tienen el poder (casi todos hombres). Una vez decidido, es mucho más efectivo que los reclutados quieran ir que que vayan a la fuerza. Por eso lo mejor es meterles en la cabeza la idea de que su lucha es muy honorable: por la madre patria y todos esos rollos. Si ni con esas consiguen lavarles el cerebro, recurren al círculo más íntimo: su familia. Los reclutados pueden no tener ningún sentimiento nacionalista ni amor a la “madre patria”. Pero es difícil que no sientan afecto por sus familias. Por eso le tocan ahí donde más les duele. El mensaje más o menos es éste: Si vamos pocos a la guerra nos vencerán. Y si nos vencen, lo perderás todo, incluida tu familia. Por lo tanto, alístate. Ciertamente las mujeres, una vez declarada la guerra, ya podían rezar para que su país ganase. Por tanto, es lógico que ellas les presionasen para ir, auqnue no les gustase que sus hijos/maridos pudieran perder la vida en el campo de batalla. Pero repito: Estas mujeres (que tenían el cerebro tan lavado como los hombres) fueron usadas por los poderes públicos para reforzar su decisión de ir a la guerra

    1. Voy a restringir las respuestas a Susi para ser yo el único que le replique, porque creo que con un intercambio entre sólo dos personas resolveremos este asunto más rápido.

      Dices: “Desde luego es increíble como se han desvirtuado mis palabras. Alguien dice por ahí que como la victima y el verdugo son del mismo sexo, la víctima se lo merece. ¿Cuándo he dicho yo eso?”

      Ten en cuenta Susi que con tus anteriores comentarios, tal y como los has escrito, has invitado este tipo de interpretaciones. Lo voy a dejar ahí.

      Dices: “Lo que quiero decir es que si los hombres sufren opresión (q la sufren) es precisamente a manos de otros hombres, no de las mujeres. Es cierto que más hombres mueres asesinados que mujeres. Pero quienes les matan son otros hombres. La cantidad de hombres asesinados por mujeres es mucho menor. Por lo tanto, hay más víctimas entre los hombres, pero también muchos más verdugos.”

      Que haya más verdugos masculinos, y más dirigentes varones que hayan realizado guerras, si se trata de una cuestión estadística, no te lo va a negar nadie. Lo que sí se te va a negar es que esto haya pasado simplemente “porque son hombres” o “los hombres son así”, teniendo en cuenta que como hemos indicado anteriormente también ha habido numerosas reinas y mujeres dirigentes que han realizado guerras de agresión y cuyas políticas no fueron diferentes de las que hubiera aplicado varón alguno. Ya he citado además casos como el de Pauline Nyiramasuhuko, que ordenó la violación de mujeres y niñas, además de mujeres combatientes que han realizado las mismas. Como también se ha mencionado, un electorado mayoritariamente femenino reeligió a un presidente que había metido al país en dos guerras (George W. Bush), e incluso la Feminist Majority Foundation declaró abiertamente su apoyo la Guerra de Afganistán. Como también se dijo antes, los logros científicos, artísticos, literarios, políticos, económicos y sociales más importantes también han sido mayoritariamente obra de hombres. Pero imagino que nadie afirmaría que esto pasó “porque eran hombres” o “los hombres son así”.

      Dices: “Lo de que las mujeres abandonen a sus maridos violados es otro tema. Precisamente, en una sociedad patriarcal, con roles muy marcados y que considera a las mujeres claramente inferiores, el hecho de haber sido “feminizado” mediante la violación le hace perder su estatus: se transforma en “una mujer”. ¿Crees, por ejemplo que una mujer occidental abandonaría a su marido si hubiese pasado por algo así? Yo no lo creo. Por supuesto, esta idea no es sólo una cosa de los hombres: las mujeres tienen también mucha culpa del machismo, y eso, nunca se lo oirás decir a una feminista institucional.”

      En este enlace sobre las mujeres soldado de El Congo encontrarás a una mujer soldado que dice temer que no encontrará marido porque ningún hombre quiere a “una asesina”. Se podría decir con el mismo razonamiento que adoptar un rol masculino (soldado) le ha hecho perder su estatus como mujer. No es siempre un fenómeno unidireccional.

      Sí es cierto que sociedades presentes y pasadas han considerado a la mujer inferior, aunque el fenómeno es complicado. Un factor a tener en cuenta es que sociedades igualitarias, matrifocales, matrilineales o matrilocales han sido infinitamente menos exitosas que las patriarcales, y la mayoría se derrumbaron al contacto con éstas o terminaron imitándolas. Obviamente esto no quiere decir que el hombre fuera superior, pero ha habido quienes lo han interpretado así a lo largo de la Historia (además de por otros motivos), y por ello considero igualmente problemático cuando hoy se apunta a los hombres como responsables de las guerras para decir justo lo contrario: que el hombre es violento y moralmente inferior. No lo has dicho, pero no queda muy lejos. En cualquier caso, incluso en las sociedades patriarcales (hablo de patriarcado como sistema de organización familiar, no como concepto político porque me crea dudas) a la mujer se la podía considerar superior al hombre en determinados campos. En el siglo XIX en Estados Unidos y algunos otros países se consideraba a las mujeres como moralmente superiores (p. 6). Después de la Revolución Industrial se las ha visto también como superiores en las cualidades involucradas en la crianza de los hijos (afecto, cariño, etc.), algo que influyó en que las leyes desde entonces adoptaran la custodia materna en caso de divorcio (aunque lo decisivo fue que desde entonces pasaban mucho más tiempo con los hijos que ellos porque los hombres trabajaban en las fábricas y no en el campo). En lo estético, actualmente queda patente que se considera a la mujer como superior. También hoy se la está retratando como moralmente superior. Ahora bien, todas estas supuestas superioridades, tanto para el hombre como para la mujer, son un arma de doble filo, pero ése es otro tema.

      Dices: “Me ponéis enlaces donde dice como la influencia de las mujeres en que los hombres vayan a la guerra es decisiva. Puede ser cierto, sin duda. Pero antes de que las mujeres les influyeran en nada, son los gobiernos (mayoritariamente masculinos) quienes deciden si hay guerra o no. Una vez q han decidido que la hay, pueden valerse de las mujeres para que les apoyen en su decisión.”

      No necesariamente. Pasó en el caso de las Plumas Blancas, pero se trata de uno entre muchos. En el ejemplo de la Hispania prerromana se puede apreciar que los varones de la tribu querían inicialmente negociar una paz con los romanos, y que fue debido a la presión de las mujeres que finalmente terminaron marchando a la guerra. Pero si los acontecimientos lejanos en el tiempo pueden parecer poco fiables, podemos examinar el caso de Chile, donde mujeres conservadoras se concentraron frente a los cuarteles de los soldados y les incitaron a dar el golpe de estado (p. 53-54), arrojándoles maíz y llamándolos gallinas, entre otras cosas, para humillarles y provocarlos. Estas mujeres difícilmente estaban siendo utilizadas por el gobierno dado que invocaban su derrocamiento. No es que quisieran que sus hombres ganaran la guerra, es que querían iniciar una guerra. Todo esto sin mencionar el caso de mujeres gobernantes que iniciaron guerras de agresión.

      En cualquier caso, lo que quiero preguntarte es: ¿qué pretendes conseguir cuando indicas que los verdugos son mayoritariamente hombres? Como estadística nadie va a negar que eso sea cierto, ¿pero cuál es tu interés en señalarlo? Lo pregunto porque cada vez que alguien hace esto, lo que intenta decirnos es que el problema está en la masculinidad y que eso es lo que hay que cambiar. Como se dijo, que “los hombres no tienen problemas, los hombres son el problema”. Una reprogramación feminista y solucionado.

      Esto parte de la perspectiva de que el soldado romano siempre se alistaba por el deseo masculino de dominación, no porque quizá era la única forma de poner comida en la mesa. Que los soldados argentinos que fueron al campo de batalla encadenados durante la Guerra de la Triple Alianza, tenían opciones distintas a las de luchar en el frente o rebelarse con violencia (como muchos hicieron), si no se les presentaba la oportunidad de escapar. Del mismo modo, una explicación del privilegio masculino tampoco le servirá de mucho a un hombre que ha sido violado en la guerra, que quizá pueda utilizar algo de compasión en lugar de un discurso que lo recrimina por ser varón.

      Estas soluciones ideológicas previenen de hecho que se muestre simpatía hacia las víctimas masculinas por la asociación de género que hacen con sus verdugos, desembocando en situaciones como las que aparecen en el artículo, donde las organizaciones humanitarias no quieren involucrarse “porque son hombres”, ignorando la realidad material, política y económica en la que viven y simplificando la violencia que les rodea a “una expresión de dominio típicamente masculina y patriarcal”. Finalmente, en mi último artículo ya señalé que como la violencia es un fenómeno multicausal, los programas de reprogramación feminista para maltratadores en el modelo Duluth o inspirados en él no han funcionado, y no hay evidencia empírica que indique que funcionen.

      Aclarado esto, vuelvo a repetir una vez más lo que dije antes. ¿qué pretendes conseguir cuando indicas que los verdugos son mayoritariamente hombres? ¿Cuál es tu interés en señalarlo? Si lo que propones es que la solución ha de venir de un cambio en la masculinidad, confírmalo y retomaremos la conversación en ese punto. Si tu interés en señalar esto es otro, nos gustaría saberlo para entender qué estamos debatiendo aquí.

  22. bueno, no me enrollaré mucho: me preguntas con insistencia porque señalo q los agresores son hombres. Pues bien, lo hago porque en este blog se hace hincapié en la opresión del hombre y sus problemas. Por supuesto que es así. Hay hombres oprimidos. Muchos. Pero el hecho de señalar que la mayoría de los verdugos son hombres no es para decir: que se fastidien las víctimas que como son del mismo sexo, no merecen compasión ni ayuda. No. Lo que hago notar es que la opresión de estos hombres es ejercida por otros porque tu blog hace mucho hincapié en que el feminismo (movimiento dirigido a igualar los derechos y oportunidades de hombres y mujeres, sobre todo en la vida pública, aunque haya ciertos sectores radicales) denosta y denigra a los hombres. Lo que quiero hacer notar es que el enemigo no son las mujeres ni las feministas (salvo ciertos sectores muy radicalizados), sino otros hombres. Que os confundís de enemigo, vaya.

    1. Gracias por responder, Susi. Ahora puedo abordar mejor el tema que te preocupa. Antes de nada decir que el feminismo sólo lucha por las desigualdades que afectan a las mujeres. Ésta es una buena causa, pero eliminar las desigualdades que sufren las mujeres no es igual a luchar por la igualdad entre hombres y mujeres. Aquí he hablado de numerosas desigualdades sufridas por los hombres que el feminismo jamás ha tratado, y si lo ha hecho ha sido para minimizarlas (suicidios, reclutamiento militar obligatorio, muertes laborales, etc). En otras ocasiones hasta han declarado abiertamente que no les interesaba examinar esas disparidades. Es decir, las desigualdades que afectan a las mujeres hay que rectificarlas, pero las que afectan a los hombres que se apañen ellos, para eso tienen el poder y el privilegio (según su visión del mundo). Por este motivo señalé el silencio feminista con respecto al servicio militar obligatorio masculino en Ucrania, entre otros temas.

      Aclarado esto, voy a explicar por qué aquí critico al feminismo a menudo, aunque como puedes comprobar si revisas todo el blog he tratado muchos temas en los que no aparece esta palabra. La siguiente comparación no es perfecta, pero te dará una idea de cómo veo las cosas.

      En Estados Unidos la comunidad afroamericana, pese a constituir una minoría de la población, comete la mayoría del crimen violento en el país. Sus principales víctimas son mayoritariamente otros afroamericanos. Uno podría deducir que como víctimas y verdugos pertenecen al mismo grupo, su enemigo son ellos mismos, y no hay que mirar más allá. Sin embargo, un enfoque con mayor profundidad revelaría que hay causas históricas, políticas, económicas y culturales (incluyendo la discriminación racial) que influyen en que la violencia sea mayor dentro de este grupo.

      Ahora te voy a pedir que imagines que cuando se hable de los afroamericanos el discurso aceptado por la mayor parte de la sociedad fuera un discurso racista: los afroamericanos se matan unos a otros, y a los blancos (las víctimas importantes, aunque sean minoría), porque simplemente son unos salvajes y lo llevan en la sangre. Según ese discurso, lo único que puede hacerse es “civilizarlos” con el superior discurso cultural del blanco.

      Imagina que esta ideología racista es reiterada constantemente en los medios de comunicación, afirmando que ha de destacarse el hecho de que los negros matan a los blancos, que las causas de su violencia no son importantes, insinuando que el mundo estaría mejor sin ellos, y que cuantos menos hubiera, mejor, y que si se suicidan tres veces más que los blancos es únicamente por motivos genéticos. Piensa además que los únicos crímenes que realmente importan son aquellos en los que muere un blanco, y que se aconsejara a los negros que cuando vean a un blanco por la calle cambien de acera para no incomodarlos, o si son amigos de uno que les acompañen por la noche no vaya a ser que otros negros le ataquen. Y cuando los blancos hacen algo malo, es porque piensan como negros.

      Ahora imagina que esta ideología racista tuviera una influencia considerable en el mundo universitario y las instituciones políticas tanto nacionales (el gobierno) como internacionales (ONU, Unión Europea, etc.). Que los maestros de escuela dijeran a una clase mixta de niños blancos y negros de 10 años que la violencia en su sociedad es culpa de los negros y su naturaleza violenta.

      Piensa que miembros de dicha ideología racista vetaran la creación de cursos universitarios para analizar los problemas de los negros u organismos institucionales dedicados a ello. Eso sí, cuando se señala su realidad material las referencias son estrellas de baloncesto, cantantes y otros millonarios, como si éstos definieran el poder y la influencia de todo el grupo.

      Imagina también que a los pobres negros se les negaran cartillas de alimentos y ayuda económica porque no se les considera responsables, pero se la proporcionaran a los pobres blancos (considerados responsables), a causa de dicha ideología. Que llegara un punto en el que esta deshumanización culminara en leyes que consagraran mayores penas de cárcel para unos que para otros por el mismo delito y eliminaran su presunción de inocencia en determinados escenarios. Para colmo la misma ideología dice sin pudor alguno “no les hace falta un movimiento, si ya nos tienen a nosotros”.

      Finalmente, y para colmo de males, la misma población negra termina creyendo que son unos violentos sin remedio a la espera de ser civilizados.

      Ahora dime si tú crees que el camino lógico para quienes quieren ayudar a los afroamericanos sería sólo centrarse en aquellos individuos que cometen la violencia. Y si decidiera estudiar las estructuras sociales, políticas, económicas, culturales y demás que afectaran al afroamericano, ¿cuántos escucharían dado el discurso dominante y la presión para que sólo un sector de la sociedad pueda ser considerado como víctima? ¿No formaría parte de su labor el criticar a aquella ideología que impide estudiar los problemas del afroamericano, además de causarle un daño consciente, directo y real con su racismo mientras pretende falsamente erigirse en su salvador? Y si digamos que esta ideología racista hubiera hecho mucho bien a la población blanca y mejorado su situación, ¿sería por ello menos legítimo atacarla?

      Entiendo que las relaciones entre hombres y mujeres tienen otras ramificaciones que no están cubiertas en mi comparación, pero creo que sirve de ayuda para que te hagas una idea de por qué hacemos lo que hacemos. El feminismo no sólo deshumaniza al varón, sino que impide el estudio de sus problemas y promulga tanto leyes como políticas de discriminación institucional.

      En ciertos lugares de internet mucha gente reaccionó con sorpresa ante el hecho de que hubiera más hombres lapidados por adulterio que mujeres en Irán, algo expuesto en este blog. ¿Por qué esto no es conocimiento general y tanta gente piensa que las mujeres son las únicas lapidadas por este crimen? ¿De dónde viene este conocimiento selectivo de las víctimas?

      En resumen, no nos hemos equivocado de enemigo. El feminismo es uno de ellos y lo ha demostrado en múltiples ocasiones. No es el único, pero su papel tampoco puede decirse que sea secundario. Puedes comprobar cada enlace y preguntarme las dudas que tengas.

      Quizá elabore una entrada en base a esta respuesta para tenerlo como referencia si sale otra vez el tema.

    2. Señora Susi,
      Carlos le ha respondido con argumentos e información que muestran que no nos estamos equivocando de enemigo. Usted ya ha dicho que el problema radica en el patriarcado. Algo así como que el enemigo de la misma humanidad es el tipo de cultura que ha desarrollado e impuesto el varón en todo el mundo. A esto deseo responderle con las siguientes consideraciones.
      – En el caso que fuera cierto que eso que llama ustedes patriarcado fuera exclusiva obra del varón, siendo las mujeres meras espectadoras impotentes, ¿no es cierto que el varón ha aportado todo o casi todo lo bueno que tanto hombres y mujeres disfrutamos? Mire usted a su alrededor, Susi. ¿Qué ve? ¿Es todo violencia, opresión y sufrimiento? ¿Verdad que no? Casi todo lo bueno que usted tiene (con algo de suerte) a su alcance y disfrute es obra del varón. La lavadora, la cocina, la nevera, el cuarto de baño, el alcantarillado, el agua corriente, la luz, la televisión, el ordenador, el equipo de música, los tractores que labran los campos, las cosechadoras que recogen el trigo, las carreteras por donde circulamos, los teléfonos con que nos comunicamos, las medicinas que nos curan, los quirófanos, la píldora que evita embarazos no deseados, los hospitales, las máquinas textiles, los espacios de ocio, los parques, las casas y edificios que habitamos, los adelantos científicos y tecnológicos, las grandes obras de arte y un millón de cosas más son, mayormente, obra del varón, Susi. ¿Muestras ustedes, las feministas, alguna ligera prueba de agradecimiento por todos estos dones? Yo, desde luego, no conozco, no ya a ninguna feminista agradecida por todos estos inventos, sino a casi ninguna mujer, sea o no feminista. ¿A qué se debe esa hipermetropía de las féminas para ver sólo lo malo que hay en este mundo de hechuras masculinas y la ceguera para con todo lo que hay de bueno? Si las feministas (o las mujeres en general) están tan resentidas con el hombre y sus obras, lo coherente sería tirar todo por la borda: también la lavadora, las medicinas y la nevera. Porque si todo eso es bueno y también las mujeres se benefician de ello, ¿no es justo reconocerlo y decirlo con voz firme y fuerte?
      – En el inmenso lote de dones creados por el varón y que la mujer hereda, también se hallan, a mi entender, las armas del policía y del soldado que nos salvan del ladrón, del Stalin o del Hitler. Sí, ya sé que muchos torcerán el gesto. Lo ideal es que no existieran armas. Las armas también son un invento del varón. Y las guerras, ¿verdad? Nos dicen ustedes las feministas que si las mujeres gobernaran, el mundo sería una balsa de aceite. Esto no es más que una conjetura gratuita. Mi experiencia es que las mujeres son, en realidad, no menos conflictivas que los hombres; pero incluso en el caso en que las mujeres fueran de talante sereno y bonancible, nadie podría evitar los conflictos ni su origen. No sé de ninguna mujer o grupo de mujeres que haya renegado del botín de guerra conseguido por sus hombres en el frente de batalla. Todos los imperios militares han servido para abastecer a la población de la nación invasora. Muchos de los productos que manufactura EE.UU., o Rusia, por ejemplo, o las materias primas con que aquéllos se elaboran, proceden, con seguridad, de los países colonizados o invadidos. Que yo sepa, las mujeres de cualquiera de esas potencias consumen sin ningún reparo o escrúpulo y en ingentes cantidades los bienes y recursos expropiados o despojados. Si las mujeres estuvieran en contra de la guerra por sistema (o más de lo que están los varones), deberían dar muestras claras de ello y no aprovecharse de los frutos y réditos de las guerras ganadas por sus varones, ¿no cree?
      – Es muy fácil ver el toro desde la barrera. El feminismo acusa de perpetrar la mayor parte de los asesinatos. Claro, pero no reparan ustedes en el “pequeño detalle” de que son los varones los que se enfrentan al mundo casi siempre. Es el varón de cualquier tribu del mundo quien, en caso de escasear el alimento, se verá presionado (y muchas veces hostigado por las propias mujeres de la tribu) a intentar robar el ganado del vecino. Si el niño llora de hambre, ¿cree usted que la mayor parte de las madres se quedará callada? ¿No cree usted que muchas será las que pidan al marido o al hermano que hagan algo para alimentar al niño que sufre? ¿Y quién irá, por ventura, en busca de alimento, quién irá, si la cosa está muy mal, a tratar de robar el ganado o la cosecha del vecino? ¿La mujer? ¿Y quién cree usted, amiga Susi, que será el encargado de defender con su propia vida y con toda la violencia de que sea capaz el ganado o el trigo de la incursión enemiga? Usted lo sabe como yo: otro hombre: el dueño del ganado, un policía, un guardia de seguridad… Y no hace falta irse muy largo para todo esto. Actualmente, la crisis está obligado a muchas personas a salir a la calle para protestar por el paro, la pobreza y el desmantelamiento del sistema de bienestar que hasta hace poco podía disfrutar la mayor parte de la ciudadanía. Cuando hay disturbios, el sexo de las personas que se tiran a la calle es casi siempre el mismo: el masculino. Quienes luchan físicamente para poder mejorar las condiciones de vida son los varones, Susi. Quienes caen en esos disturbios y conflictos son hombres. Susi. ¿Cuándo ha visto usted a las mujeres de los mineros organizar barricadas, lanzar cócteles molotov y piedras con honda contra los antidisturbios? ¿Cuántas mujeres caen heridas o muertas en esas huelgas, revueltas, revoluciones, protestas y altercados? Pocas o ninguna. Sin embargo, si gracias a la violencia de esos varones mineros que batallan con la policía se consigue mantener abierta la mina o cualquier otro beneficio, ¿renunciarán las mujeres de los mineros a las conquistas logradas? Me parece que no. Es muy fácil, Susi, tachar a los varones de violentos. Muy fácil. Muy fácil porque es lo que más suena, lo que más ruido hace y lo que más sangre hace saltar. Lo más visible y lo más ruidoso. Lo que no es tan fácil es, por lo visto, ser consecuente con el supuesto talante pacífico que se arrogan las mujeres al compararse con los hombres. Qué fácil es acusar al hombre de agresivo al tiempo que, a la sombra y sin hacer ruido, se cogen los frutos de esa agresividad. Porque lo que no se ve, lo que las cámaras no filman es a la señora del minero comiendo el pan que ese minero se ha ganado tras largos y terribles días de enfrentamiento con los antidisturbios. Y quien dice minero dice soldado, rebelde o lo que sea. Eso no se ve, Susi, pero ese aprovechamiento femenino del sacrificio masculino es tan real como la violencia del varón que se bate el cobre por los suyos. Y qué fácil es, Susi, inventar un discurso maniqueo, simplista y ciego a la evidencia y resaltar únicamente la violencia del varón y el carácter amable de esa mujer que sin mancharse las manos de sangre recibe, a la sombra, la cosecha que aquél le consiguió.
      – Nada de todo esto ven ustedes, Susi. Y si lo ven, se lo callan. ¿Completa ceguera o ingratitud insuperable? Reflexiónelo, Susi, por favor.

    3. Con permiso de Carlos, daré mi punto de vista sobre los “malentendidos” como el que ha surgido con susi; su origen y consecuencias para el debate.
      El origen está, a mi parecer, en la consecuencia última de la actual ideología de género: la interpretación maniquea de la realidad social. Sin entrar en orígenes ni trayectoria, la cuestión es que el feminismo ha acabado por asignar los papeles de malo al hombre (a todos los hombres) y de buena a la mujer (a todas las mujeres). Al respecto, es importante detenerse en dos cuestiones para interpretar adecuadamente esta tesis: 1. es la consecuencia ÚLTIMA. Es decir, no estoy propugnando que esté en el origen del feminismo. Este, para mi argumentación, es irrelevante. Da igual las mejores intenciones que tuviese (o no) en un principio. Lo cierto es que en la actualidad todo feminismo está impregnado, en mayor medida o en su totalidad, de ese maniqueísmo. y 2. como maniqueísmo que es, afecta a la categoría en su totalidad. Personalmente se pueden admitir excepciones, por experiencia vital o como deferencia. Pero se trata de eso: excepciones. En general, se habla, una y otra vez, de “el hombre”, “los hombres”, “la mujer”, cada vez que se emite una opinión respecto al tema del género. Así, los hombres son los sospechosos, son los violentos, los activos, los privilegiados, los poderosos; son el problema. Las mujeres, las víctimas, las buenas, las sufridoras, las pacíficas, el maternal soporte de todo lo bueno de este mundo; las que sufren el problema.
      La cuestión es que la realidad es más compleja que todo eso, y tenemos situaciones, realidades, en las que:
      A. … hay mujeres que sufren.
      B. … mujeres privilegiadas.
      C. … hombres que sufren.
      D. … hombres privilegiados.
      Todo ello desde una perspectiva de género. Es decir, que cuando digo que hay “mujeres que sufren” me refiero a que un hombre en su situación no sufriría ese perjucio (o no tanto o no de la misma manera). Ídem para B, C y D.
      El feminismo traza una línea moral (hay autores que dicen que “sexo” viene etimológicamente de “separar”, como “secta”) y pone a un lado a unos y a otro lado a otras. Y así, se queda con la versión más extrema de A y D: TODAS las mujeres sufren y TODOS los hombres son unos privilegiados. Verlo todo en blanco y negro. Patriarcado, testosterona, etc.
      Y llegas a blogs como este, en el que se reivindica principalmente la existencia de C (y se denuncia su silenciamento en los medios; ver enlaces del comentario de Carlos), aunque también la matización de D y A, y la existencia de B; todo lo cual “ataca” al maniqueísmo feminista.
      Según experiencia vital, cada uno habrá llegado por un camino u otro. Yo, personalmente, por la matización de D (harto de que me insulten día sí y día también: aprender a no violar, arma de destrucción masiva, etc), aunque ahora mismo me parezca más importante la visión de conjunto, el derribo de la visión en “blanco y negro”.
      Y ahora sí puedo contestar a susi. Dice: “Lo que hago notar es que la opresión de estos hombres es ejercida por otros porque tu blog hace mucho hincapié en que el feminismo … denosta y denigra a los hombres. Lo que quiero hacer notar es que el enemigo no son las mujeres ni las feministas …, sino otros hombres. Que os confundís de enemigo, vaya.”
      Mi “enemigo” es toda visión maniquea explicada anteriormente, esté sostenida por hombre, mujer o feminista. Y el feminismo (todo el que se ve públicamente; yo no conozco otro) denosta y denigra a los hombres, principalmente, al silenciar C y pretender que su mera enunciación minusvalora a A (como si fuese un juego de suma cero y mentar a una víctima minusvalorase a otra) y al maximizar D (asignando a todo hombre la potencialidad de convertirse, por el solo hecho del sexo que tiene, en la peor versión imaginable).
      Tu comentario solo se entiende desde la sospecha de pensar que pretendemos cambiar un maniqueísmo por otro. Lo cuestión no es en qué grupo sexual cae el opresor, si no si la separación sexual te lleva a una separación moral. A mi quien me ha insultado diciéndome que tengo que “aprender a no violar” no han sido las mujeres ni los hombres. Ha sido la ideología feminista, que es quien te asiga un valor, una moral, dependiendo del sexo que tengas.

  23. Susí,
    Gracias por participar,
    pienso que es una verdadera pérdida de tiempo usar este foro para competir en una batalla de argumentos, también es una pérdida de tiempo buscar ENEMIGOS, lo que hay más que enemigos son retos y problemas,

    Legislación preferente,

    Conflictos sociales.

    Ignorancia.

    ¿Algún factor genético como la testosterona que lleve a la tendencia al instinto competitivo?

    Sexismos en contra de este género.

    Un porcentaje alto de personas de nuestro mismo sexo psicópatas y auto goleadores.

    Publicidad insana que con tal de vender denigran a quien sea. (Ellos mandarían matar a la mamá por plata)

    Amarillismo que con tal de vender publican y omiten lo que sea con tal de que los anunciantes les paguen.

    No aceptación de que estamos en el tiempo que estamos con los problemas resolver de nuestro tiempo, en nuestro tiempo no necesitamos pelear entre hombres REALMENTE casi para nada. (Si no me atacas no contraataco si no te ataco no contraatacas)

    Preguntas complejas que requieren respuestas complejas.

  24. Fragmento del artículo “Women Leaders in the Rwandan Genocide: When Women Choose To Kill” publicado en la revista Universitas, de la Northern Iowa University (Vol 8, 2012 – 2013).

    El articulo repasa alguna de las criminales mas famosas del genocidio ruandes, como Felicitée Semakuba, antigua policia que lanzaba granadas contra los civiles tutsis apiñados. Pero la participacion de las mujeres hutus en la matanza fue mucho mas amplia:

    Aparte de estos ejemplos, sabemos que entre las bases habia grupos de mujeres que animaban a los hombres a la accion en las masacres con sus alaridos y cantaban su gloria por el exito de la matanza, saqueaban las pilas de cadaveres, a menudo remataban a los moribundos, y proveian de comida y cerveza a los Interahamwe en los cortes de carretera y emplazamientos de matanza. Identificaban a vecinos tutsi para que los matasen los Interahamwe, y descubrian a gritos cuando hallaban niños tutsi ocultos en los campos de caña de azucar. De hecho el estudioso del Holocausto Adam Jones afirma que “el amplio papel de las mujeres en perpetrar el genocidio ruandes no tiene al parecer, paralelo en la historia escrita”
    http://www.uni.edu/universitas/article/women-leaders-rwandan-genocide-when-women-choose-kill

    Sera que el genocidio ruandes tuvo lugar en 1994, cuando la igualdad entre sexos habia avanzado tanto. De propina, un fragmento de un informe de Amnistia Internacional sobre los ataques musulmanes contra los negros de Sudán, en 2004:

    Durante un ataque contra el pueblo de Disa en junio del año pasado, los atacantes vinieron acompañados de mujeres arabes y cantaron en alabanza del gobierno y despreciando a los aldeanos negros. Segun un jefe africano citado en el informe, las cantoras decian “la sangre de los negros corre como agua, nos llevamos sus bienes y los perseguimos desde nuestra comarca y nuestro ganado estara en su tierra… El poder de (el presidente sudanés Omer Hassan) al-Bashir pertenece a los árabes y os mataremos hasta el final, negros, hemos matado a vuestro dios.”

    El jefe dijo que las mujeres arabes tambien insultaban racialmente a las mujeres del pueblo, diciendo: “Sois gorilas, sois negras y vais mal vestidas”.
    http://pando.com/2015/01/28/the-war-nerd-boko-haram-and-the-demon-consensus/

    Y recordad, niños: la violencia es monopolio masculino y el mundo seria un lugar mucho mejor si gobernasen las mujeres.

    1. Excelente, Mouguias. Realmente bueno. En lo único que difiero es en que la participación femenina se debiera a la mayor igualdad por ser 1994. Creo siempre estuvo ahí, pero no se documentó igual de bien que en este episodio.

    2. Hace años encontré en una librería un libro titulado “Las mujeres dan la vida, los hombres la quitan”, de una tal Madeleine Gagnon. Trataba de la forma en que las mujeres se veían implicadas en diversos conflictos que había entonces por el mundo (sobre todo el tercer mundo).

      No sé a quién se le ocurrió ponerle ese título tan escandaloso, demagógico y, encima, falso, si a la propia autora o a la editorial, però no tengo ninguna duda de que se lo pusieron porque pensaron que así se vendería mejor.

      Por supuesto, no lo compré.

  25. Y no es sólo en el tercer mundo donde la participación de las mujeres en las matanzas es fundamental.
    Si las mujeres fuesen más pacíficas que los hombres, en ese caso a George Bush no lo habrían votado mujeres.
    Pero el ascenso al poder de la Administración Bush, tan sumamente bélica, no fue cosa sólo de hombres. Las mujeres votaron lo que creyeron conveniente.
    Con Hitler ocurrió lo mismo.
    Luego se fijan en los momentos donde los brazos ejecutores de las matanzas fueron hombres, pero eso no quita la responsabilidad a las mujeres.
    Pero no hay que olvidar que el feminismo trata a las mujeres como menores de edad, ellas nunca pueden ser responsables de nada.

    1. Más bien no pueden ser responsables de nada malo. ni de aquello que se intuya malo. Al final es tratarlas igualmente como menores, con discapacidad física y mental añadiría. Para mí eso, es otra cosa diferente a la igualdad y a la libertad.

      1. Es cierto, debí haber añadido que de nada malo. Porque si algo malo hacen, la culpa la tiene ese ente fantasmal que se cuela en todas las épocas y sociedades y que han tenido a bien llamar “patriarcado”. Parece que hablasen de algo así como del hombre del saco.

  26. La agresión sexual es terrible, pero afirmar que la violación masculina por parte de hombres es una expresión de la violencia de género, me causa dudas.
    Cuando es una mujer que maltrata a otra no se habla de violencia de género, porque se entiende que ésta está impulsada por una construcción social que subyuga a un género por debajo del otro.
    Ahora bien, si esta situación tan terrible, no se visibiliza, manteniéndose en el terreno del tabú, es también porque la “feminización” que conlleva la violación es un motivo de vergüenza para hombres que han sido criados para pensar que todo lo femenino es bello, puro, pero a la vez denigrante y de poco valor (recuerdo muy bien la frase de una profe que decía, “criamos a nuestros hijos para amar a sus madres, pero no para que quieran ser como ellas”). Y de esos debemos hacernos cargo todos y todas, el machismo, desafortunadamente es transversal.

    Ahora de eso no son responsables las víctimas, por supuesto que no, y esta sociedad mantiene una deuda con ellos, dado que deben contar con justicia, comprensión y reparación.
    ¿Por qué se visibilizan más a las mujeres víctimas de violación que a los hombres? no tengo certeza, pero me da la impresión que las violaciones a las mujeres son más frecuentes, y también existen cifras negras de ese delito, porque las mujeres también son estigmatizadas cuando son victimas de violación. Basta ver los comentarios de algunas personas cuando se informa de alguna mujer violada, (que porque se la busco, que andaba tarde en la calle, que como andaba vestida y etc.)
    Por supuesto me dirás que eso es también responsabilidad de las mujeres por promover ese pensamiento. Claro que sí, pero eso no exime a los hombres. Y de eso también debe hacerse cargo el masculinismo, según mi parecer.
    Te remito una noticia, ya que estamos refiriéndonos al tema de delitos sexuales,:
    http://www.abc.es/internacional/20150508/abci-hombre-violado-sudafrica-tres-201505081201.html

    Más allá de la noticia en sí, que me parece un acto terrible. Si vas a leer los comentarios, la mayor parte que ridiculiza y se ríe de la situación de las victimas son hombres.
    Si vamos al asunto de las mujeres que ridiculizaban a los hombres luego de las guerras (que me imagino que las hubo) pero así también los hombres lo hacen y se ridiculizan entre sí, siendo un insulto frecuente el “nenita” o “mujercita”.
    Entonces, la percepción de el maltrato que sufre el hombre no es considerado seriamente por esta sociedad es muy legitimo, pero eso no se debe al feminismo, ni a las mujeres es por el sexismo del que todos y todas somos parte.

    (perdón por comentar en una entrada tan antigua, pero me di cuenta tarde)

    1. Bienvenida Olga. No hay problema en comentar en una entrada antigua. De hecho lo animo porque no por ser la entrada antigua el tema deja de tener menos actualidad.

      En lo que respecta a la violación de hombres por otros hombres, no recuerdo reclamar que se considerara violencia de género. Mi problema está más con la invisibilización del fenómeno, y la despreocupación por parte de los organismos internacionales. La ONU sólo reconoció la violencia sexual contra los hombres en conflictos armados en 2013, y le dedicó menos de una línea. Ni hablar ya de programas específicos para tratar a los hombres. Esta entrada trata bien de las dificultades encontradas para abordar el problema. Y eso lo considero un problema de género.

      Sobre el problema del rechazo a la feminización, sin duda existe, pero lo veo de otra manera. En algunas sociedades se castigaba a las mujeres cortándoles el pelo, y por tanto “masculinizándolas”. Al igual que le ocurre a un hombre violado, el problema es que sitúa a la víctima en un limbo donde no se le considera ni hombre ni mujer, por lo que no puede aferrarse al estatus de los primeros o la protección de las segundas, quedando en un lugar altamente vulnerable. He oído palabras como “marimacho” o “machorra” también para referirse a estas mujeres masculinizadas, pero estoy de acuerdo en que la penalización social es mayor para el hombre.

      La devaluación de lo femenino existe en algunas áreas, pero no en todas, como también has apuntado con la asociación a lo puro y bello. En casos como el Titanic, los hombres pagaron con su vida para que las mujeres se salvaran, por lo que dicha devaluación era relativa. Todo esto sin entrar en la maternidad sagrada y otros aspectos del ámbito doméstico.

      Por supuesto estoy de acuerdo en que los comentarios a la noticia son ruines, pero no culpo al machismo, en cuanto a que estas actitudes son apoyadas a partes iguales por hombres y mujeres. De ahí que prefiera un término menos acusatorio hacia el varón, como sexismo.

      https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2015/05/21/razones-para-abandonar-los-terminos-patriarcado-y-machismo-con-10-ejemplos/

      También tengo que discrepar en que el feminismo no tenga nada que ver con la invisibilidad de este tipo de fenómenos. Si haciendo honor a su definición de diccionario el feminismo lucha por la igualdad, con una institución tan bien financiada como ONU Mujeres y antes UNIFEM, esto se debería haber reconocido antes de 2013, y debería haber programas específicos. Luego puedo darte otros dos ejemplos al margen de la violación para que veas cómo no creo que sea únicamente problema del sexismo (que por supuesto también):

      https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2014/08/09/microcreditos-para-sacar-a-las-mujeres-de-la-pobreza-y-justificaciones-para-excluir-a-los-hombres/
      https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2014/10/04/la-desechabilidad-masculina-en-afganistan/
      https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2014/08/04/los-hombres-muertos-que-la-onu-oculta-en-bolivia/

  27. Bueno, acordamos entonces que no es violencia de género, pero sí un problema de género. Entendiendo también que tanto hombres y mujeres son víctimas de violación.
    A ver si logro explicarme en cómo entiendo este tema y por qué sí considero que el machismo tiene mucho que ver en que la violación masculina se siga ocultando.
    La violación, además de tener el componente sexual, tiene asociado el control, la humillación y la cosificación de la víctima, en muchas sociedades también tiene asociado el “deshonor” es decir, privar a la persona de su dignidad y orgullo. Entre otras cosas.
    Victimar a un hombre a través de la violación, en contexto de guerra, es una forma de los autores para denigrar y humillar a sus víctimas y negarle su calidad de “hombre”, es “rebajarlo” al nivel de la mujer, y ubicarlos, como tú dices en “un limbo”, en el que no es hombre ni mujer.
    Y está ahí la pregunta ¿en qué tipo de sociedades se construye un pensamiento que admite que una persona cuestione su identidad de género por una agresión sexual? en las machistas!, en las que un hombre, por el hecho de ser violado (feminizado) puede llegar a ser cuestionado con que “ya no es hombre”, o puede llegar a sentirse tan minimizado que sea para él imposible superar o reparar ese trauma.
    Si hablamos de violaciones de mujeres a mujeres, se pensaría que la victima es menos mujer por haber sido violada por otra mujer?.
    El machismo se basa en la idea de que lo masculino es superior a lo femenino, y decir que esos pensamientos son machistas no es que los hombres sean más responsables que las mujeres, porque mujeres y hombres suelen ser machistas al promover estas ideas.
    Por eso para mí, la violación masculina es una expresión violenta tan machista como la violación femenina.

    1. En realidad para mí el problema de género no es ya la violación masculina en conflictos armados (que sigue siendo un crimen abominable), sino su invisibilidad. Por eso el “meme” correspondiente lo puse junto al mensaje de que la ONU no la había reconocido hasta 2013, dedicándole menos de una línea (y por supuesto no habla de programas para las víctimas).

      Como ya mencioné, lo masculino sólo es superior en determinados casos. La devaluación de lo femenino existe en algunas áreas, pero no en todas, como también apuntaste con la asociación a lo puro y bello. En casos como el Titanic, los hombres pagaron con su vida para que las mujeres se salvaran, por lo que dicha devaluación era relativa. Todo esto sin entrar en la maternidad sagrada y otros aspectos del ámbito doméstico. La palabra “ternura”, positiva sin duda, evoca en la mayoría la imagen de una mujer. Luego están los casos en los que se usa la figura de la mujer para incitar a que los hombres vayan a la guerra, como ocurrió en la I Guerra Mundial. Si lo femenino carece de valor, ¿por qué arriesgar la vida, especialmente por mujeres extranjeras? Creo que la devaluación de lo femenino existe pero queda limitada a ciertas áreas. Hay estatuas de soldados caídos, pero también monumentos a la figura de la madre, como en Nicaragua.

      El problema de decir que esto pasa en las sociedades “machistas” (lo pongo entre comillas porque no estoy de acuerdo con el término), es que no se reacciona igual en todas. Y luego tendríamos que comprobar la reacción ante la violación masculina por parte de otro varón en sociedades no patriarcales como los iroqueses, y me temo que no contamos con los datos.

      Esto tampoco resuelve el problema de por qué en algunas sociedades a las mujeres se les corta el pelo para castigarlas, “masculinizándolas”. En principio debería ser algo positivo si se valora más lo masculino. En cambio, también sirve para situar a la mujer en un limbo de género.

  28. Denuncian una violación a una joven de 19 años durante los Sanfermines

    http://www.msn.com/es-es/noticias/newsspain/denuncian-una-violaci%C3%B3n-a-una-joven-de-19-a%C3%B1os-durante-los-sanfermines/ar-AAcUCrW

    Sesgo mediático constante, con importante dosis teórica/ideológica incluida.

    ”se tortura a los toros, muere gente y violan a las mujeres!!!!” Parte de la intervención de una comentarista. Posicionamiento peligroso, gente y mujeres cuando interesa. Podría ser; mueren varones, violan mujeres, o tal vez mueren varones y violan personas (este si rascamos, puede ser el más riguroso, paradójicamente). Pero el más sensato es; muere gente y violan gente. No hagan trampas, no sean totalitarios.

  29. Es una historia muy dura.
    Que poca empatía tienen algunas personas. Sobretodo los violadores, pero es que luego vuelve a su casa y su mujer le humilla y le abandona por lo que le ha ocurrido, precisamente cuando más debería haber estado ahí para ayudarle a recuperarse y darle su apoyo .

    1. Recordemos que también hay hombres y familias que dan la espalda a mujeres violadas. Lo interesante de este artículo es que lo muestra como algo que no es específico de género. En otro texto sobre las violaciones en el conflicto colombiano, un hombre fue violado por dos soldados, y su mujer le preguntó “si los había provocado”. De nuevo, quizá estos comportamientos no sean tan específicos del hombre como se nos hace creer.

  30. Hola soy hombre cuando era niño abusaron sexual mente demi tengo 30 años de edad y siempre eh caminado con dificurta pido ayuda por favor si argien me puede ayudar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .