El prejuicio cultural de la OMS y la AAP en la recomendación de la circuncisión

Uno de los argumentos que encuentro con frecuencia cuando discuto sobre la circuncisión es que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el procedimiento por encontrar varios beneficios. Basándose en una revisión de la literatura médica que incluía las investigaciones de esta última organización, la Academia Americana de Pediatría (AAP) decidió hacer lo propio. Y claro, si dos instituciones tan importantes lo apoyan, habrá quien se pregunte quiénes somos nosotros para denunciarlo.

Algo de lo que no se ha hablado mucho es de los prejuicios culturales que influyeron en esta revisión de la literatura médica que desembocó en la recomendación. Afortunadamente, un grupo de 38 médicos y pediatras de diversas nacionalidades revisaron la misma literatura y llegaron a conclusiones muy diferentes, apuntando la existencia de estos prejuicios culturales. Su denuncia fue publicada en la propia revista de la AAP. Algunos de estos pediatras, como Noni McDonald, trabajan o han trabajado en la OMS. Estamos hablando, por tanto, de profesionales al mismo nivel que quienes recomendaron la circuncisión.

Antes de comenzar con los problemas que ellos encontraron con la recomendación de la AAP, veo necesario responder a la pregunta “¿por qué habría un prejuicio cultural en estas organizaciones?”

Sigue leyendo “El prejuicio cultural de la OMS y la AAP en la recomendación de la circuncisión”

La guerra mediática contra India y sus mentiras

En los últimos años India se ha convertido en el saco de boxeo favorito de los medios. Hay un extraño pacto entre la derecha y la izquierda para desprestigiar a este país utilizando la victimización femenina. Unas veces con verdades, otras con falsedades, y por supuesto siendo selectivos a la hora de publicar unas noticias pero no otras que puedan contradecir la narrativa de que India odia a sus mujeres.

Esta vez vamos a centrarnos en dos artículos publicados por el diario ABC que muestran cómo se ha desdibujado la imagen del país a base de falsedades e información sesgada. Ambos ensayos nos recuerdan que el orientalismo no ha desaparecido ni se limita a los países islámicos. Sólo ha cambiado su discurso a uno pro-femenino para las antiguas colonias, que permite a los occidentales continuar tildando de bárbaros y salvajes a sus habitantes al tiempo que los declara necesitados de su esfuerzo civilizador. Eso sí, manteniendo una fachada progresista.

Falsedad 1: Las violaciones

Comencemos con el artículo: “¿Por qué violan a tantas mujeres en India?

Sigue leyendo “La guerra mediática contra India y sus mentiras”

Manifestaciones femeninas en los regímenes dictatoriales. ¿Recibían un trato diferente?

La autora de esta entrada es Sandra, una comentarista habitual en esta bitácora.

Carlos Rodríguez me propone escribir un artículo sobre las protestas encabezadas por mujeres en regímenes dictatoriales, y en las que yo planteo como hipótesis que dichas manifestaciones han sido posibles gracias a la consuetudinaria inhibición de la agresión hacia miembros del sexo opuesto (en la medida que los gobernantes así como los miembros de las fuerzas policiales y militares han sido tradicionalmente varones), y por la también sobreprotección otorgada socialmente a las mujeres. Un supuesto que choca frontalmente con la idea de “feminicidio” que sostiene el feminismo. Porque no es que a las mujeres las maten por el mero hecho de ser mujeres -una tipología de crimen en la que sólo podría admitirse los casos de determinados asesinos en serie-, sino que es todo lo contrario, ya que las mujeres siempre han sido menos reprimidas, precisamente por el mero hecho de ser mujeres.

Ya hemos reseñado los casos de las madres de la Plaza de Mayo en Argentina, de las Damas de Blanco, en la Cuba castrista, y las protestas de Rosenstraße en la Alemania nazi. He mencionado también un caso de la historia local española durante la dictadura del general Franco. Ahora citaré el caso de la Revolución Rusa de 1917:

La Revolución de Febrero de 1917 en el Imperio ruso marcó la primera etapa de la Revolución rusa de 1917. (…) Las primeras en rebelarse fueron las hilanderas de las fábricas textiles del distrito de Výborg al norte de Petrogrado; 37 siete mil de ellas marcharon a otras fábricas y hacia las diez de la mañana habían logrado movilizar a otros veinte mil obreros. (…) Las tropas, sin embargo, comenzaron a mostrar su simpatía por los manifestantes, especialmente por las mujeres, que les intimaban a no disparar a los que sólo pedían comida. (…) Las mujeres seguían encabezando las marchas y trataban de convencer a las tropas, cada vez más hostiles a sus oficiales, a unirse a las protestas. (…) Pocas horas después, se producían las primeras deserciones entre las fuerzas de seguridad: algunas trabajadoras lograban que unos soldados que bloqueaban la esquina de Nevski Prospekt con la calle Sadóvaia se uniesen a los manifestantes.

Supongo que habría que profundizar en el conocimiento de los hechos de 1917, pero a primera vista parece detectarse un protagonismo diferente de las mujeres, ya sea como agitadoras (arrastran a los varones a la revuelta) o como potenciales víctimas de la represión (logran que las tropas no disparen contra los manifestantes). Y por eso mismo este pasaje de la revolución rusa tanto cabría insertarlo aquí, como en otra entrada que Carlos Rodríguez publicó en este blog, y titulada “El poder femenino en la Guerra de los Cristeros: lecciones para el presente”.

Ya comentábamos en otra ocasión que el hecho de ser mujer proporciona una protección relativa frente a la represión. Protección relativa porque ser mujer y rebelarse contra el poder no excluye totalmente la posibilidad de ser reprimidas. En el siguiente ejemplo de la España de la monarquía de Alfonso XIII, la represión la sufrieron mujeres y niños. ¿Por qué no había hombres adultos encabezando esa manifestación? ¿Acaso porque ellas pensaban que -con razón o con mucha ingenuidad- por ser mujeres no las iban a reprimir?

Se conoce con el nombre de Semana Trágica a los acontecimientos desarrollados en Barcelona y otras ciudades de Cataluña, entre el 26 de julio y el 2 de agosto de 1909. El desencadenante de estos violentos acontecimientos fue el decreto del primer ministro Antonio Maura de enviar tropas de reserva a las posesiones españolas en Marruecos, en ese momento muy inestables, siendo la mayoría de estos reservistas padres de familia de las clases obreras. (…) Una manifestación encabezada por mujeres y niños fue disuelta a tiros en el Paseo de Colón, frente al edificio de la Capitanía General. A partir de entonces la revuelta se transformó en insurrección.

Al igual que en el caso de la revolución rusa, también hay hechos de la Semana Trágica que merecerían ser insertados en otras entradas de este blog, tal como la dedicada a las Plumas Blancas durante la primera guerra mundial:

En Barcelona los embarques de tropas en el puerto comenzaron el día 11 de julio sin que se produjeran incidentes. Pero en la tarde del domingo 18 de julio cuando se procedía al embarque del batallón de Cazadores de Reus, integrado en la Brigada Mixta de Cataluña, la tensión estalló. Algunos soldados arrojaron al mar los escapularios y medallas que varias aristócratas barcelonesas les habían entregado antes de subir al vapor militar Cataluña, mientras hombres y mujeres gritaban desde los muelles: ¡Abajo la guerra! ¡Que vayan los ricos! ¡Todos o ninguno!

Creo que antes de sacar conclusiones lo ideal sería dejar abierta esta entrada para que, entre todas las personas que aquí escriben, ir aportando información sobre otros casos históricos similares y para los que exista documentación a la que remitirse.

¿Por qué existía una licencia marital en la Edad Moderna? La explicación histórica frente a la explicación moral

Quiero comenzar clarificando que el objetivo de este artículo no es justificar la licencia marital, sino explicar la lógica interna que llevó a su imposición. Tampoco voy a referirme a esta institución en la época franquista, una medida anacrónica establecida en un contexto histórico muy diferente, sino que me centraré principalmente en los siglos XVI y XVII. Utilizaré como fuentes principales las Leyes de Toro (1505 d.C.), que consolidaron esta institución, así como las Siete Partidas (1265 d.C.), referidas en estas primeras leyes como fuente supletoria para los asuntos que no cubrieran las de Toro.

¿Qué es la licencia marital?

La licencia marital es un permiso que el marido ha de otorgar a la mujer para realizar ciertas funciones y transacciones. Su antecedente en el derecho castellano se encuentra en el Fuero Real (p. 34) del año 1255 d.C. En el Libro III, Título 20, Ley 13 se indica:

“Como la muger no se puede obligar sin licencia de su marido. Maguer, que muger de su marido no pueda fiar, ni acer deuda sin otorgamiento de su marido…”.

Sin embargo, la implantación generalizada del permiso marital no llegaría hasta el siglo XVI con las Leyes de Toro (1505 d.C.). La Ley 55 establecía:

La muger durante el matrimonio syn licencia de su marido como no puede hazer contrato alguno asy mismo no se pueda apartar ni desistir de ningun contrato que a ella toque, ni dar por quito a nadie dél; ni pueda hazer casi contrato, ni estar en juyzio faziendo ni defendiendo syn la dicha licencia de su marido; e si estoviere por sy, o por su procurador, mandamos que no vala lo que fiziere.

Resumiendo: no puede establecer, romper o modificar contratos. Tampoco puede litigar sobre ellos (pero sí sobre otros asuntos que le afecten), y la Ley 54 añade que no puede renunciar a una herencia.

En un asunto relacionado, ya desde las Partidas y otros ordenamientos jurídicos, aunque la dote pertenecía a la mujer, era administrada por su esposo mientras durara el matrimonio (Partida IV, Título XI, Ley VII). Esta combinación otorgaba plenos poderes económicos al marido.

Sigue leyendo “¿Por qué existía una licencia marital en la Edad Moderna? La explicación histórica frente a la explicación moral”

Resumen mensual sobre el sesgo mediático: Febrero de 2015

Como saben quienes me siguen en Facebook, desde el  1 de enero he estado categorizando y contabilizando las noticias relacionadas con temas de género para señalar el sesgo informativo de los medios españoles. El objetivo es hacerlo durante un año. Para ello he escogido los siguientes diarios (versión digital):

  • El País
  • El Mundo
  • ABC
  • Público
  • ElDiario.es

Las categorías que he establecido han sido las siguientes:

  • 1.A. Informa sobre la victimización/desigualdad femenina desde una perspectiva de género
  • 1.B. Informa sobre la victimización/desigualdad masculina desde una perspectiva de género
  • 2.A. Informa sobre la victimización exclusiva o mayoritariamente femenina (identificando a las víctimas por su sexo)
  • 2.B. Informa sobre la victimización exclusiva o mayoritariamente masculina (identificando a las víctimas por su sexo)
  • 3.A. Destaca los logros de las mujeres como grupo o ensalza la feminidad
  • 3.B. Destaca los logros de los hombres como grupo o ensalza la masculinidad
  • 4.A. Critica al sexo femenino o la feminidad
  • 4.B. Critica al sexo masculino o la masculinidad

Algunas aclaraciones:

  • No se han incluido las noticias repetidas. Es decir, si cuatro medios informan sobre el mismo hecho, sólo incluyo una en la clasificación.
  • Lo anterior no se aplica cuando el tipo de texto es diferente. Por ejemplo una noticia y un artículo de opinión sobre dicha noticia.
  • El primer punto tampoco se aplica si la noticia ha sido publicada en días diferentes.
  • Los artículos pertenecientes a bitácoras de los periódicos sólo son incluidos si aparecen en la portada del diario junto al resto de noticias.

Y ahora veamos los resultados:

resumen-de-noticias-del-mes-de-febrero-2015-3

Sigue leyendo “Resumen mensual sobre el sesgo mediático: Febrero de 2015”