Los amantes autorizados de las aristócratas casadas en la España del Siglo XVIII

El texto que les presento a continuación es un fragmento del artículo de Noelia Gómez Jarque “El cortejo y las figuras del petimetre y el majo en algunos textos literarios y obras pictóricas del siglo XVIII“. Universidad de Valencia, España. Para una explicación más detallada de este tema recomiendo el fantástico libro de Carmen Martín Gaite Usos amorosos del dieciocho en España, obra que mencionaré también al final de esta entrada.

El cortejo y las figuras del petimetre y el majo en algunos textos literarios y obras pictóricas del siglo XVIII

Noelia Gómez Jarque

[Nota: el subrayado es mío]

El cortejo, moda importada de Europa (Italia y Francia fundamentalmente), consistió en España en la posibilidad de que una mujer casada tuviera un acompañante cuando su esposo estuviera atendiendo sus negocios o los actos sociales a los que acudía solo. Este acompañante en ausencia del marido era un hombre enamorado de la dama que asumía, en cuanto que cortejo, ciertos deberes para con ella como era el de asistirla en su arreglo personal; regalarle objetos de moda primorosos (por tanto muy costosos) que el marido no podía costear; asesorarla en cuestión de modas (para lo que debía ocuparse de estar bien informado); acompañarla a eventos, actos sociales y paseos; comer con ella para que no estuviese sola; mantener conversaciones con ella para ampliar su horizonte de conocimientos… El cortejo tenía acceso a la casa de la dama, puesto que había obtenido la aprobación del marido, que le daba así permiso para que asumiera todas esas funciones con la condición implícita de que su relación fuera meramente espiritual. Esto se daba por seguro, ya que la dama que recibía cortejo pertenecía a la aristocracia y la virtud era una cualidad que se consideraba (desde la Edad Media) asociada incuestionablemente a esta clase social. En efecto, esta moda del cortejo había florecido en ciertas naciones de Europa amparada por la clase nobiliaria.

La moda del cortejo llegó a adquir un importante prestigio. Tener cortejo era para una dama (y por lo tanto, por extensión, para su esposo) una señal de su posición social elevada. El cortejo era un adorno más de la dama.

Sigue leyendo “Los amantes autorizados de las aristócratas casadas en la España del Siglo XVIII”

¿Por qué los mosuo adoptaron el “matriarcado”?

Mosuo matriarcas

Todos aquellos con un interés en temas de género habrán oído alguna vez de los mosuo, un grupo étnico en la frontera entre Yunnan y Sichuan (China) con una organización matrilocal, matrilineal y matrifocal. Las mujeres de mayor edad son las cabezas de familia, aunque escogen a hombres para representar la autoridad política de la comunidad, razón por la que hay quienes describen a los mosuo como un “matriarcado” y quienes no.

La verdad es que todos los artículos en español que he encontrado sobre este grupo son altamente sensacionalistas, pero si no han oído hablar de los mosuo anteriormente pueden leer uno en la La Nación. Si saben inglés, una mejor fuente es el Proyecto Mosuo, de la Asociación de Desarrollo Cultural del Lago Luku, donde derriban algunos mitos del citado artículo, como que en dicha sociedad no hay violencia o que los hombres apenas trabajan. No voy a describir en detalle la cultura mosuo porque para ello ya pueden consultar los enlaces proporcionados. Lo que me ha llevado a escribir sobre ellos ha sido preguntarme por qué, al contrario que la inmensa mayoría de los grupos humanos, han adoptado un sistema tan diferente.

Quizá el factor clave sea el aislamiento geográfico, que les ha mantenido lejos de grupos hostiles, pues como hemos explicado en esta página varias veces los sistemas patrilocales y patrilineales permitían concentrar a los varones unidos por lazos de sangre y eran así más efectivos para la defensa (p. 223, 233). El aislamiento geográfico puede explicar que no hayan cambiado su modo de vida, pero sigue sin decirnos por qué adoptaron este tipo de organización y no otra. En la página web del Proyecto Mosuo, sin embargo, encontré una explicación interesante (el resaltado es mío): Sigue leyendo “¿Por qué los mosuo adoptaron el “matriarcado”?”

¿Sometida o protegida? La infantilización de la mujer y los roles de género en el pasado

Proteger mujeres USA

En un artículo anterior exploramos el origen de la licencia marital en la Edad Moderna y las razones para su imposición, así como el por qué de la infantilización de la mujer. Acerca de este debate, Isidro, uno de los comentaristas habituales en este blog, realizó una observación que considero complementa bastante bien dicha entrada. Cito:

Es verdad [a las mujeres] se las consideraba eternas menores de edad. Pero eso no significa que estuviera “sometidas” u oprimidas por el varón: estaban protegidas, que no es lo mismo. ¿Solicitaban ellas esa ayuda? Rotundamente, sí. Es exactamente lo mismo que ocurre con los bebés y los niños: los padres tienen que tener potestad sobre ellos, autoridad sobre ellos. Eso es diferente al “abuso” de autoridad. Si el chaval tuviera el mismo poder que el padre que lo DEBE proteger, ¿cómo podría el padre protegerlo? ¿Cómo podría evitar que saliera por las noches hasta horas peligrosas? ¿Cómo podría evitar que fumara o comiera bollería de continuo? El protector tiene que tener alguna suerte de autoridad respecto del protegido, so pena de quebrarse la posibilidad de protección (…).

Los niños son tratados, lógicamente, como irresponsables, como menores de edad mental, PERO eso no significa que sus padres los opriman en absoluto o que su vida sea menos valiosa que la de los adultos: más bien indica lo contrario. Con las mujeres pasa exactamente lo mismo que con los niños: puesto que su vida se estima más valiosa que la de los hombres, son consideradas como seres menos responsables. Ellas mismas (no todas, claro) lo desean así.

Quizá la parte que más dudas pueda generar es si efectivamente la mayoría de las mujeres exigió esta protección. Para ello voy a remitirme al artículo de Natalia Fiorentini “Familia y diferenciación genérica en la Nueva España del siglo XVI a través de los ordenamientos civiles y la correspondencia privada” (la negrita es mía).

Sigue leyendo “¿Sometida o protegida? La infantilización de la mujer y los roles de género en el pasado”

Cuando su vida vale menos: la discriminación institucional del hombre como víctima de la trata

Trata de personas meme

Artículo 3. Se considera pasible del delito de trata de personas el que mediante la captación, el transporte, el traslado, la acogida o receptación de personas, niños, adolescentes, mujeres, recurriendo a la amenaza, fuerza, coacción, rapto, fraude, engaño, abuso de poder (…).

Artículo 10. Párrafo II. Las víctimas de trata de personas, sobre todo mujeres, niños, niñas y adolescentes, serán objeto de las evaluaciones sicológicas u otras requeridas para su protección, tomando en cuenta la edad y el sexo.

Artículo 11. Asimismo, las instituciones correspondientes estarán obligadas a desarrollar políticas, planes y programas con el propósito de prevenir y asistir a las víctimas de la trata de personas, y de proteger especialmente a los grupos vulnerables, mujeres, niños, niñas y adolescentes, contra un nuevo riesgo de victimización.

Artículo 15.La Secretaria de Estado de la Mujer, la Secretaria de Estado de Relaciones Exteriores, la Procuraduría General de la Republica, a través del Departamento para Combatir el Tráfico de Mujeres, Niños, Niñas y Adolescentes, la Dirección General de Migración y el Comité Interinstitucional de Protección a la Mujer Migrante (CIPROM) procurarán el cabal cumplimiento de las disposiciones de la presente ley y quedan facultados para establecer las normativas pertinentes para su correcta aplicación.

-Ley Nº 137-03 sobre tráfico ilícito de migrantes y trata de personas. República Dominicana.

Artículo 367. (…) Si el comercio se realizare con mujeres o niños salvadoreños, la sanción podrá aumentarse hasta en una tercera parte del máximo señalado.

-Decreto Legislativo No. 1030. Código Penal de El Salvador.

Artículo 56. Quien promueva, favorezca, facilite o ejecute la captación, transporte, la acogida o la recepción de mujeres, niñas o adolescentes, mediante violencias, amenazas, engaño, rapto, coacción u otro medio fraudulento, con fines de explotación sexual, prostitución, trabajos forzados, esclavitud, adopción irregular o extracción de órganos, será sancionado con prisión de quince a veinte años.

-Ley Orgánica Sobre el Derecho de las Mujeres a Una Vida Libre de Violencia. Venezuela.

Más de 30 países disponen de artículos similares en su legislación que discriminan al hombre como víctima de la trata de personas, ya sea excluyéndolos, invisibilizándolos  o rebajando su prioridad para obtener servicios como víctima. Algunos países como Venezuela han decidido incluir al hombre recientemente (2010), pero la mayoría continúa considerando a los varones adultos como una categoría inferior.

En este artículo exploraremos la legislación de varios países para demostrar que no hablamos de un fenómeno aislado, sino de un patrón general de actuación que puede rastrearse hasta la propia ONU.

Sigue leyendo “Cuando su vida vale menos: la discriminación institucional del hombre como víctima de la trata”

Los pescadores esclavos del Sudeste Asiático

A continuación les presento la traducción del artículo “Pescador birmano vuelve a casa tras 22 años como esclavo”, escrito por Margie Mason en Associated Press, The Big Story.

Pescador birmano vuelve a casa tras 22 años como esclavo

Margie Mason

Pescador esclavo

En esta foto del 16 de mayo de 2015, el antes pescador esclavo Myint Naing y su madre, Khin Than, lloran al reunirse tras 22 años en su aldea del Estado de Mon, Birmania. Myint, de 40 años, es uno de los cientos de antiguos esclavos que volvieron a Birmania después de una investigación de Associated Press sobre el uso del trabajo forzado en la industria del marisco en el Sudeste Asiático (Foto Associated Press/Gemuni Amarasinghe).

TUAL, Indonesia (Associated Press) —Todo lo que pidió fue regresar a casa.

La última vez que un esclavo birmano hizo la misma petición, fue golpeado hasta quedar al borde de la muerte. Pero después de haber estado fuera ocho años y haber sido forzado a trabajar en un barco en la lejana Indonesia, Myint Naing estaba dispuesto a arriesgarlo todo para ver a su madre de nuevo. Pasaba las noches soñando con ella, y el tiempo comenzaba a borrar lentamente el recuerdo de su rostro.

De modo que se arrojó al suelo y rodeó con sus brazos las piernas del capitán para implorar por su libertad.

El capitán tailandés gritó lo suficientemente fuerte como para que todos oyeran que Myint sería ejecutado por intentar abandonar el barco. Entonces arrojó al pescador a la cubierta y lo encadenó de brazos y piernas.

Myint fue dejado a merced del sol abrasador para que se quemara por tres días y tiritara con la lluvia nocturna, sin comida ni agua. Se preguntaba cómo sería asesinado. ¿Arrojarían su cuerpo por la borda para que el mar lo arrastrara hasta la orilla, como los otros cadáveres que había visto? ¿Le dispararían? ¿O simplemente le abrirían la cabeza de un golpe, como habían hecho antes?

Nunca vería a su madre de nuevo. Simplemente desaparecería, y ella ni siquiera sabría dónde buscar.

______

Cada año, miles de trabajadores migrantes como Myint son engañados o vendidos al descarnado submundo de la industria del marisco. Se trata de un comercio brutal que ha funcionado durante décadas como un secreto a voces en las aguas del Sudeste Asiático, donde compañías sin escrúpulos emplean esclavos para suplir de pescado a los supermercados y tiendas más importantes alrededor del mundo.

Como parte de una investigación sobre este negocio multimillonario realizada a lo largo de un año, Associated Press entrevistó a más de 340 antiguos esclavos, en persona o por escrito. Las historias que nos cuentan uno tras otro son sorprendentemente similares.

Sigue leyendo “Los pescadores esclavos del Sudeste Asiático”