Respuesta a la crítica de mi trabajo en El Universal

En una bitácora del diario El Universal Estefanía Vela Barba publicó un artículo donde se mencionaba mi entrada La discriminación masculina en 41 memes. Cito el contexto:

En meses recientes he visto distintos memes que han adquirido una popularidad inusitada que pretenden «recordarnos» cómo, si lo que se busca es la verdadera igualdad, no hay que olvidarnos de cómo los hombres también sufren y las mujeres también violentan. La compilación más memorable que he visto de estos argumentos es la de «La discriminación masculina en 41 memes».”

No está muy claro si en el resto del artículo la autora habla en general o de mi entrada en particular, pero de lo que no cabe duda es de que utiliza esta última como trampolín para lanzar su crítica. Por tanto, responderé a sus razones en lo que a mi trabajo se refiere.

Para empezar, decir que soy el autor de todos los memes, y no publiqué la recopilación para “buscar la verdadera igualdad”, señalar que “los hombres también sufren” o “las mujeres violentan”. Veamos qué dije en la propia entrada (énfasis mío):

En esta entrada recopilo la serie de memes titulada “…Pero no es un problema de género”, que publiqué en la página de Facebook para denunciar la invisibilidad de la discriminación y el sufrimiento masculino en los medios, la universidad y las instituciones tanto nacionales como internacionales, al menos desde una perspectiva de género.

Decir que el hombre también sufre es algo que sabemos todos, lo que rara vez se dice es que en muchas ocasiones lo hace por razón de género, y es esto último lo que me interesa visibilizar. Como veremos más adelante, podemos encontrar docenas de artículos sobre el sexismo experimentado por las multimillonarias de Hollywood, pero es imposible hallar uno solo que denuncie (desde una perspectiva de género) los reclutamientos forzados para la guerra en Ucrania, la discriminación de los hombres inmigrantes en el plan regulatorio de Marruecos o su exclusión por razón de sexo en numerosos programas microfinancieros destinados a aliviar la pobreza.

Sigue leyendo “Respuesta a la crítica de mi trabajo en El Universal”

Naciones Unidas, desastres naturales y sesgo de género

El texto que encontrarán a continuación pertenece a una nota publicada por David Prieto en Google+. Yo me he limitado únicamente a proporcionar un título y añadir los números de página.

Gracias a Rebus Stantibus por dármela a conocer.

Naciones Unidas, desastres naturales y sesgo de género

David Prieto

Cada vez que veo un asunto analizado desde la perspectiva de género y me da por comprobar si es verdad, resulta que es mentira. En este caso la trola es del Departamento de Mujeres de Naciones Unidas, que dice que por culpa del patriarcado los desastres naturales matan a más mujeres que hombres. En concreto dicen que:

Las mujeres corren mayor riesgo (…) de morir por culpa del cambio climático. Por ejemplo, comoquiera que las mujeres son frecuentemente las responsables del cuidado de los niños y de las personas mayores, son también las últimas en huir en caso de desastre natural.

Y se basan en un estudio que según ellos

descubrió que las catástrofes naturales —que serán más severas conforme el universo se siga calentando más— tienden a matar a más mujeres que a hombres”.

Me ha dado por echarle un vistazo al estudio y sorpresa, no dice eso. Dice que (p. 551):

Sigue leyendo “Naciones Unidas, desastres naturales y sesgo de género”

Anuncio para el Día del Hombre: habrá libro de esta bitácora

No soy una persona dada a celebrar días señalados, pero aprovecho la ocasión para hacer un anuncio en esta página: después de pensarlo mucho he decidido comenzar a escribir el libro que necesitamos para rellenar el vacío existente sobre estudios del varón, particularmente en español.

Tal como lo tengo planteado, alrededor del 80% del contenido se basaría en lo que ya he escrito aquí y el otro 20% sería inédito. Entre los nuevos contenidos pretendo tratar:

  • Aspectos teóricos
  • Activismo
  • Violencia doméstica
  • Masculinidad, paternidad y pandillas criminales
  • Terrorismo y género

Por otra parte los artículos de esta bitácora serán mejorados para añadir datos y conclusiones adicionales, ya que ahora tengo una perspectiva más completa de las cosas que cuando comencé mi andadura. También estarán organizados temáticamente para que los argumentos tengan mayor contundencia. Por ejemplo todos los artículos sobre incitación femenina serán recogidos en el mismo capítulo, igual que todo lo que he escrito sobre Naciones Unidas, por ejemplo.

Como es de esperar las publicaciones del blog se ralentizarán a partir de ahora, aunque la página de Facebook seguirá funcionando con cierta normalidad.

Todavía no me he decidido por un título. “El segundo género” sugerido por Jose en el pasado, me parece bueno. Como título secundario “problemas ignorados del género despreciado”, también, aunque quizá sea demasiado largo y ya repite la palabra género.

Ahora mismo estoy recopilando todas las fuentes que he utilizado en la bitácora y sólo para el año 2013 hay más de 100 entradas, incluyendo:

  • 5 monografías
  • 15 artículos académicos
  • 6 informes
  • 8 documentos
  • 10 artículos periodísticos
  • 5 artículos de revistas
  • 5 artículos enciclopédicos
  • 5 bitácoras
  • 44 páginas web

Entre las páginas web se encuentran el Instituto Nacional de Estadística de España, la Organización Mundial de Salud, el Consejo General del Poder Judicial, secciones online de la revista Foreign Policy o el diario New York Times, bases de datos como Iraqui Body Count, etc.

Lo más probable es que cuando termine de recopilar los años 2014 y 2015 el número de entradas bibliográficas se multiplique al menos por tres. Suficiente para tener su peso.

Si consigo publicarlo a través de una editorial, lo haré con mi nombre real y presentaré mis cualificaciones. En cambio, si termino autopublicándolo, continuaré con el pseudónimo Carlos Rodríguez.

Va siendo hora de que tengamos una obra seria sobre el tema en castellano. Espero que haya una editorial valiente interesada, porque los estudios del varón prometen ser uno de los campos de exploración intelectual más prometedores de nuestro tiempo. Pero con o sin ayuda el proyecto saldrá adelante.

El test de Bechdel: aplicación, contexto histórico e introducción de un equivalente masculino

En esta entrada les presento la traducción del artículo “The Bechdel test: Application, historical context and introducing a male equivalent” (El test de Bechdel: aplicación, contexto histórico e introducción de un equivalente masculino), escrito por Eivind Figenschau Skjellum y publicado originalmente en la página Masculinity Movies. La traducción ha corrido a cargo de nuestro comentarista habitual Murphy, autor de la bitácora Si eres hombre, eres culpable.

Como en toda traducción, he de señalar que su publicación en este espacio no significa necesariamente que nos suscribamos a todo lo que dice el artículo, sino que lo hemos encontrado lo suficientemente interesante como para debatir sus méritos.

El test de Bechdel: aplicación, contexto histórico e introducción de un equivalente masculino

Eivind Figenschau Skjellum

Escribo sobre los hombres en las películas. Escribo sobre cómo pueden servir para inspirarnos en alcanzar la grandeza.

Afortunadamente, también hay quien escribe sobre las mujeres en las películas. O más bien la falta de mujeres en las películas. Y cuando lo hacen, suelen recurrir al test Bechdel.

El test de Bechdel fue presentado por Alison Bechdel, dibujante estadounidense, en 1985. Aquí están sus humildes comienzos:

Bechdel Test

Una película, tal y como aparece en el cómic, pasa el test de Bechdel si:

  1. Aparecen al menos dos mujeres con nombre propio
  2. que hablan entre ellas
  3. de algo más que no sea un hombre

El test se ha vuelto muy popular en los círculos feministas y recientemente cines suecos anunciaron que a partir de ahora van a evaluar todas las películas mediante el test de Bechdel.

En otras palabras, el test se ha politizado.

Sigue leyendo “El test de Bechdel: aplicación, contexto histórico e introducción de un equivalente masculino”