Denuncias falsas en perspectiva (II). La comparación internacional: India

Si les relatara la historia de un hombre inocente arrestado y encarcelado por la mera acusación de una mujer, lo más probable es que imaginaran un caso relacionado con la ley integral contra la violencia de género (LIVG) en España. Sin embargo, este escenario puede darse en un país tan diferente y lejano como India, donde la Sección 498A del Código Penal se ha convertido en su equivalente, con el añadido de que esta declaración le permite también encarcelar a cualquier pariente del hombre acusado, independientemente de su sexo.

En España se afirma que la LIVG sólo produce un 0,01% de denuncias falsas, ¿cuántas son confirmadas bajo la Sección 498A? El presente artículo pondrá de relieve la disparidad entre el número de denuncias falsas que registra cada ley para plantear el porqué de tal disparidad.

El origen de la Sección 498A

La que se considera actualmente como la ley más abusada del país nació, al igual que en el caso español, con la noble intención de proteger a mujeres maltratadas. Hay, sin embargo, un elemento cultural añadido que no existe en nuestro país: se ideó fundamentalmente para combatir la violencia relacionada con la dote.

Inicialmente la dote se estableció para garantizar la independencia económica de la mujer en caso de separación o viudedad, pero debido a que aumentaba el patrimonio familiar de quienes acogían a la mujer, terminó convirtiéndose en un bien codiciado por el esposo y sus parientes. En algunos casos, si las expectativas en cuanto a la dote no se cumplían, la mujer podía ser hostigada o maltratada por el esposo y/o sus familiares para obtener mayores bienes o dinero, culminando en asesinato o conduciendo al suicidio de la esposa si las exigencias no eran satisfechas. En un buen número de casos el asesinato se ha llevado a cabo quemándola viva, debido a que las muertes por quemadura con queroseno se deben en primer lugar a accidentes que ocurren en la cocina, seguidas del suicidio, con el asesinato como tercera causa.[1] De esta manera puede resultar más fácil hacer pasar este tipo de muertes por accidentes o suicidios.

Se calcula que los asesinatos de este tipo superan 8.000 anualmente,[2] un número muy elevado incluso en un país que supera los mil millones de habitantes, aunque hay quienes consideran que la cifra real puede ser superior o inferior dependiendo de una multiplicidad de factores.[3]

Algo que puede sorprender al lector es que tras una gran cantidad de estas muertes se encuentra la figura de la suegra, ya sea como colaboradora, instigadora o autora material del asesinato, con o sin la participación de otros familiares.[4] De hecho la suegra es el miembro de la familia que termina condenado con mayor frecuencia tras el marido, y aunque no he conseguido porcentajes concretos, hay autores que afirman que la cantidad de condenas no se aleja demasiado.[5] En cualquier caso, la suegra está presente en prácticamente toda la literatura sobre las muertes por dote, e incluso en las prisiones femeninas se habla de “alas de las suegras”, donde son recluidas.[6]

La elevada presencia de la suegra en estos crímenes está relacionada con el sistema de residencia patrilocal que tradicionalmente se sigue en India. Tras casarse, la mujer pasa a formar parte de la familia del marido, encontrándose en un entorno extraño donde su único apoyo es el esposo. Tras convertirse en madre, sus hijas se casarán para unirse a otra familia, mientras que sus hijos varones serán quienes permanezcan en el núcleo familiar y la mantendrán durante su vejez, particularmente tras la muerte del marido. Las esposas de los hijos se perciben así como una potencial amenaza que puede destruir su proyecto familiar, alejarla de su hijo o dilapidar el dinero que necesitará en el futuro. Si bien estos factores no justifican la violencia de las suegras, suelen proporcionar un buen marco para entenderla. Dado que ya traté la enemistad entre suegra y nuera en India en un artículo anterior,[7] no me extenderé sobre ello, pero cabe destacar que las mujeres a quienes se exigió dote cuando eran nueras tenían a su vez catorce veces más probabilidad de demandarla y cinco veces más de hostigar a sus futuras nueras.[8]

La dote tuvo y tiene otro terrible efecto para la mujer: el infanticidio femenino, pues las familias que no pueden (o quieren) costearla pueden decidir matar a la niña en favor de niños varones, que serán quienes se encarguen de los padres en la vejez, mientras que las chicas, una vez casadas, pasarían a formar parte de la familia del marido. También tiene un efecto pernicioso para los varones, pues se dan casos de explotación infantil donde la familia adquiere un préstamo con el que costear la dote de las hijas que se paga entregando a los niños varones como mano de obra hasta saldar la deuda, algo que puede durar años.[9] Otros casos de gravedad se encuentran en algunos estados como Bihar, donde hombres jóvenes son secuestrados y obligados a casarse a punta de pistola con desconocidas por familias que no pueden o quieren costear una dote, llegando a contabilizarse 3,000 casos en 2016.[10]

Las terribles consecuencias de la dote iban de hecho contra los valores religiosos tradicionales. En un fragmento del Brahma Bywant Purana, empleado por las autoridades coloniales británicas para justificar sus leyes contra el infanticidio femenino, podemos leer que:

Matar a un embrión es una ofensa tan grave como matar a un brahmán [la casta sacerdotal y en teoría más importante]. Matar a una mujer es un pecado tan grave como matar a cien brahmanes. [Y] matar a un niño es una transgresión tan grave contra las leyes divinas como matar a cien mujeres; y el responsable del pecado será condenado al infierno donde será consumido por tantos gusanos como pelos tenga en su cuerpo; nacerá de nuevo como un leproso con sus miembros debilitados.[11]

La ley anti-dote de 1961 intentó paliar los problemas de esta institución prohibiendo su petición por parte de la familia del marido bajo penas económicas y de cárcel, pero la cantidad de crímenes persistió e incluso aumentó, razón por la que se estableció la más severa Sección 498A en 1983.

El funcionamiento de la Sección 498A

Suele decirse que a grandes males, grandes remedios, y la Sección 498A puso en las manos de la mujer un poderoso arma para combatir la violencia doméstica en general, incluyendo el acoso derivado por la dote. Lo que no se contemplaba (o se consideraba un mal menor) era lo que podía ocurrir cuando cayera en manos de mujeres sin escrúpulos.

Al igual que la española LIVG esta sección puede llevar a un hombre a ser arrestado y enviado a prisión por la mera acusación de la mujer. La ley no especifica que el arresto deba ser inmediato, ni forma parte del protocolo policial, pero como en el caso de España los arrestos automáticos constituyen la práctica habitual. De hecho el arresto automático en este tipo de casos, acompañado de prisión sin fianza, ha sido tan común que en 2014 el Tribunal Supremo indio ordenó a la policía seguir un protocolo de nueve puntos antes de proceder a un arresto.[12] La medida no surtió efecto y en 2017 volvió a pronunciarse para que no se arrestara a los acusados sin consultar la decisión de un comité local,[13] medida que fue retractada al año siguiente.[14]

A diferencia de la LIVG, sin embargo, no se trata de una acusación únicamente contra la pareja. Lo habitual es que haya múltiples arrestos de varios miembros de la familia del acusado. Como si fuera una lista para los reyes magos, o el cuaderno del famoso manga/anime Death Note, la esposa puede escribir una serie de nombres de personas a quienes quiere ver en la cárcel y ver su deseo cumplido. Esto puede incluir a los hermanos del marido, sus padres, sobrinos, etc. En el documental Martyrs of Marriage se mencionan casos como el de una anciana inválida que vivía en una localidad lejana, una estudiante de intercambio (que sería arrestada si regresa al país), una mujer embarazada, madres que tras el arresto automático no tenían a quien cuidar de sus hijos y debían llevarlos con ellos, e incluso bebés que han sido nombrados como cómplices en casos de hostigamiento por dote. La Sección 498A tampoco perdona a las mujeres cuando están emparentadas con el esposo. Todos estos arrestos ponen una enorme presión en la familia, que se ve en muchos casos obligada a ceder al chantaje de la esposa.

Otro aspecto que convierte a la Sección 498A en una ley más severa que la LIVG es que la mujer no puede retirar la denuncia, y el caso puede proseguir por años incluso si la denunciante no se presenta en los juzgados.[15] Los suicidios de los acusados, tanto dentro como fuera de la cárcel, también han sido documentados. Hay quienes los sitúan en millares, pero no hay estadísticas al respecto.[16]

¿Cuántas denuncias falsas ocurren?

En claro contraste con España, las denuncias falsas relacionadas con la Sección 498A constituyen alrededor del 10% (más de 10.000 anualmente), y se considera la ley más abusada del país.[17] Debo resaltar que las condenas han oscilado entre el 14% y el 22%[18] por lo que existe entre un 68% y un 76% de denuncias que podrían ser tanto agresiones reales como acusaciones falsas que no pudieron probarse en ningún sentido.  

Al igual que en el caso español, habrá quienes opinen que se trata de un mal menor si consigue salvar vidas. El problema con esta postura, entre otros, es que tampoco parece claro que la ley haya reducido el número de casos. La policía afirma que desde 1985 (dos años después del establecimiento de la Sección 498A) hasta 1995 los asesinatos relacionados con la dote aumentaron un 170%.[19] Desde entonces, el número ha vuelto a doblarse, aunque podría deberse a un aumento general de la población.[20] De hecho, aunque la cifra se redujera, hay otros factores como las mayores oportunidades educativas y laborales para las mujeres que podrían tener impacto más importante y duradero sobre la reducción de muertes por dote.[21]

En cualquier caso, el contraste entre un índice de denuncias falsas del 10% y del 0,01% es demasiado grande como para pasarlo por alto. Hay quien opinará que al tratarse de dos países con sistemas legales diferentes no es adecuado compararlos, lo cual es comprensible. Sin embargo, como advertí en el artículo anterior, el 0,01% no es tanto una cifra matemática como un mensaje político necesario para perpetuar y expandir leyes que discriminan al hombre por razón de sexo. Y ese mensaje es que las mujeres no mienten sobre estos asuntos, no instrumentalizan la ley en beneficio propio, y por tanto está justificado continuar legislando en esa dirección.

Parece poco probable que las mujeres indias sean mil veces más mentirosas y manipuladoras que las españolas, por lo que podemos sospechar (y con la ayuda de otras informaciones, concluir) la existencia en España de mecanismos que permiten crear artificialmente este bajísimo porcentaje por razones políticas. Como han señalado los detractores de la LIVG, ello podría incluir desde limitar arbitrariamente lo que se considera una denuncia falsa[22] hasta no perseguirlas de oficio incluso cuando hay indicios suficientes.[23]

En el tercer y último artículo de esta serie trataré los índices de denuncias falsas en países occidentales como Estados Unidos y Reino Unido para contrastarlo con el caso español, de forma que podamos concluir inequívocamente que la narrativa de la mujer que no miente en casos de agresión configura a España como un caso imposible.


NOTAS

[1] Jyoti Belur et al., “The Social Construction of ‘Dowry Deaths,’” Social Science & Medicine 119 (October 2014): 4, https://doi.org/10.1016/j.socscimed.2014.07.044.

[2] Belur et al., 21.

[3] Belur et al., “The Social Construction of ‘Dowry Deaths.’”

[4] Rashmi Goel, “Women Who Kill Women,” William & Mary Journal of Women and the Law 22, no. 459 (2016): 552–54.

[5] Martin Rew, Geetanjali Gangoli, and Aisha K. Gill, “Violence between Female In-Laws in India,” Journal of International Women’s Studies 14, no. 1 (2013): 148.

[6] Goel, “Women Who Kill Women,” 550.

[7] Daniel Jiménez, “El poder femenino en el matrimonio tradicional: los casos de India, China y Japón,” Hombres, género y debate crítico (blog), October 13, 2014, https://hombresgeneroydebatecritico.wordpress.com/2014/10/13/el-poder-femenino-en-el-matrimonio-tradicional-los-casos-de-india-china-y-japon/.

[8] Visalakshi Jeyaseelan et al., “Dowry Demand and Harassment: Prevalence and Risk Factors in India,” Journal of Biosocial Science 47, no. 6 (November 2015): 727, https://doi.org/10.1017/S0021932014000571.

[9] Pauline Oosterhoff and Rituu B. Nanda, “In India Child Slaves Are Mostly Boys Not Girls,” Institute of Development Studies, April 2, 2016, http://web.archive.org/web/20160402051544/http://www.ids.ac.uk/opinion/in-india-child-slaves-are-mostly-boys-not-girls; Danny Burns et al., “Patterns and Dynamics of Slavery and Bonded Labour in Bihar and Uttar Pradesh: Findings from Life Story Analysis” (Institute of Development Studies, December 2015), http://freedomfund.org/wp-content/uploads/IDS-Dynamics-of-slavery-in-UP-and-Bihar-11th-Jan-2016-FINAL-W-NAMES-CHANGED-.pdf.

[10] Amitabh Srivastava, “Marriage by Abduction Soars in Bihar, over 3,000 Grooms Tied Knot at Gunpoint in 2016,” India Today, June 4, 2017, sec. Mail Today, https://www.indiatoday.in/mail-today/story/bihar-abduction-marriage-at-gunpoint-grooms-kidnapped-shotgun-weddings-980833-2017-06-04.

[11] Veena Talwar Oldenburg, Dowry Murder: The Imperial Origins of a Cultural Crime (New York: Oxford University Press, 2002), 48.

[12] Soutik Biswas, “India Women ‘misusing’ Dowry Law,” July 3, 2014, sec. India, https://www.bbc.com/news/world-asia-india-28140205.

[13] Soutik Biswas, “Court Order to Stop Anti-Dowry Law Misuse,” July 28, 2017, sec. India, https://www.bbc.com/news/world-asia-india-40749636.

[14] Scroll Staff, “Misuse of Section 498A: SC Modifies Earlier Order, Says Welfare Committees Not Needed in Dowry Cases,” Text, Scroll.in, September 14, 2018, https://scroll.in/latest/894338/misuse-of-section-498a-sc-modifies-earlier-order-says-welfare-committees-not-needed-in-dowry-cases.

[15] Aunque mantiene una opinión claramente sesgada contra la Sección 498A, en esta página se puede encontrar una gran cantidad de información útil al respecto, incluyendo el Acta 46 de 1983 (que trata la sección en profundidad), así como la forma en que la Sección 498A se emplea conjuntamente con las Secciones 304B del Código Penal y 113B del Acta de Evidencia India. 498a.org, “What Is 498a: Misuse of 498a: Dowry Law,” 498.org Fight against misuse of IPC-498A, accessed April 26, 2019, http://www.498a.org/498aexplained.htm.

[16] Mandeep Puri, “Unfair Dowry Law in India Leads To Suicides, And A Movie,” NewsBlaze News, March 17, 2012, https://newsblaze.com/business/legal/unfair-dowry-law-in-india-leads-to-suicides-and-a-movie_24911/.

[17] Deeptiman Tiwary, “10% of Dowry Cases False, Government Plans Changes in Law,” The Times of India, March 22, 2015, sec. India, http://timesofindia.indiatimes.com/india/10-of-dowry-cases-false-government-plans-changes-in-law/articleshow/46649047.cms.

[18] Rakesh Dubbudu, “Debate: Low Conviction Rate in Dowry Cases, No Proof of Misuse,” The Quint, July 29, 2017, https://www.thequint.com/india/2017/07/29/conviction-rate-lowest-domestic-violence-cruelty-498a-ipc.

[19] Molley Moore, “Consumerism Fuels Dowry-Death Wave,” Washington Post, March 17, 1995, sec. Politics, https://www.washingtonpost.com/archive/politics/1995/03/17/consumerism-fuels-dowry-death-wave/9289922a-9199-4dcb-b9e5-a701d0bb4cf5/.

[20] Geetika Dang, Vani S Kulkarni, and Raghav Gaiha, “Why Dowry Deaths Have Risen in India?” (ASAC Working Paper, March 2018).

[21] Dang, Kulkarni, and Gaiha.

[22] Ser Hombre No Es Delito, Denuncias falsas… ¿Cuántas hay?, Youtube video, 2019, https://www.youtube.com/watch?v=jwlAmzRNL8A.

[23] Bou, “La bula de las denuncias falsas,” El saco del Coco (blog), February 4, 2019, https://medium.com/el-saco-del-coco/la-bula-de-las-denuncias-falsas-b5f884966d6f; Bou, “¿Solo el 0,014% de las denuncias por violencia machista son falsas?,” Medium (blog), September 6, 2016, https://medium.com/el-saco-del-coco/solo-el-0-014-de-las-denuncias-por-violencia-machista-son-falsas-b65c4e368c4.

20 comentarios sobre “Denuncias falsas en perspectiva (II). La comparación internacional: India

  1. Excelente articulo. De lo mas interesante.

    El único error que le he visto es que dice que la india tiene un “billón” de habitantes y me parece que ha sido una confusión en la traducción del ingles (Billions= mil millones). Tendemos a traducir literalmente por “billones” pero no es correcto. Ademas, la Tierra entera tiene 6.000 millones de habitantes, así que es imposible que la India tenga un Billón (1 millón de millones).

    Un cordial abrazo

  2. “Debo resaltar que las condenas han oscilado entre el 14% y el 22%[18] por lo que existe entre un 68% y un 76% de denuncias que podrían ser tanto agresiones reales como acusaciones falsas que no pudieron probarse en ningún sentido”
    No entiendo los números 100-14=86; y 100-68=32, así que no cuadra o el 14% y el 22%, o el 68% y el 76%

    1. Clarifico. Primero restamos las denuncias falsas: 10%. Eso nos deja con 90.
      De ese 90 restamos el rango más alto de condenas: 22%. 90-22 sería 68%.
      De ese 90 restamos el rango más bajo de condenas: 14% 90-14 sería 76%.

      De ahí que el rango de denuncias que no sabemos si sería auténticas o falsas oscilaría entre el 68% y el 76%.

  3. Sobre el tema de las denuncias falsas un caso muy evidente fue el del Ministro de Justicia que apoyó la Ley de Violencia de Genero

    Cuando se le acuso a él de maltratar a su ex esposa entonces se le ocurrio que la denuncia contra el era una …….denuncia falsa

    La Ley Contra la Violencia de Genero era buena hasta que se planteo que se la podian aplicar a el
    Exactamente igual que con la ley de divorcio

    Todos los feministos tienen unos contratos matrimoniales rellenos de clausulas.

    Y encima cuando se divorcian muchos de ellos pretenden quedarse con la custodia.

  4. De nuevo, un excelente artículo. Muy revelador. No solo en España se cuecen habas. La diferencia que yo veo es que en India la ley no parece una ley específicamente pensada contra el hombre (o el marido); es decir, no parece una ley inequívocamente misándrica. En cualquier caso, también terrible. Aquí, a diferencia de India, la ley está redactada para que la esposa pueda denunciar exclusivamente al marido.

    Ya lo comenté en otro momento, pero conviene repetirlo. Afirman la Fiscalía y las feministas que solo el 0,01% de las denuncias son falsas, lo que equivale a decir que la Justicia tiene pruebas y constancia de que el 99,99% de las denuncias son verdaderas. Sin embargo, solo se condena al 20% de los denunciados. Por tanto, una de dos: o bien se deja en libertad a nada menos que a un 80% de hombres maltratadores, o bien los jueces que llevan cada caso de denuncia prevarican en el 80% de sus fallos. Si esto último fuera verdad, ¿a qué esperan las feministas para querellarse con esos jueces?

    1. Perdón, lo expliqué mal. En el párrafo último quise decir que, a tenor de los casos archivados (hombres puestos en libertad), podemos concluir que o bien hay muchísimas denuncias falsas (tal vez alrededor de un 80%), o bien los jueces instructores prevarican en, aproximadamente, el 80% de sus fallos.

      1. Sí, por supuesto: solo apuntaba ese matiz. Añado que, a mi juicio, ese 10% de denuncias falsas me parece más que cuestionable. Seguramente hay más (tanto en La India como en España), porque un sistema que concede tantas prebendas y prerrogativas a una de las partes, por fuerza ha de generar mucho fraude.

  5. Isidro, pero hay más. No solo es lo que tu dices, es que esta gente siempre esta jugando con dos barajas. Cuando no le interesa el juego en una, coge la otra y se queda tan ancho. Y si te vas a jugar al nuevo juego que han propuesto y tampoco les sale, entonces vuelven al primero.

    EJEMPLO.

    Según ellos:

    1)Solo son verdaderas las denuncias falsas que acaban en condena (0.01 %)

    Pues según ellos, aplicando la misma lógica

    2) Solo son verdaderas las denuncias de maltrato que acaban en condena (20 %)

    Pero eso ya no les gusta la “baraja” de la legalidad literal y se cambian a la de la especulación:

    1) Es que que las denuncias no acaben en condena, no quiere decir que sean falsas sino que no ha habido pruebas suficientes y el maltratador ha escapado.

    Entonces nosotros nos vamos a su nuevo juego de la especulación:

    2) Ah, pues entonces con las denuncias falsas pasa igual, las que hayan sido archivadas tampoco quiere decir que no hayan sido falsas sino que la mujer ha escapado por falta de pruebas.

    Pero entonces vuelven a la primera baraja, porque eso tampoco les gusta.

    Pero voy mas lejos: Tienen tantísima desfachatez, que aplican ese DOBLE RASERO de modo oficial:

    EJEMPLO:

    1) VIogen—> Las denuncia falsas solo son el 0.01 % porque solo han condenado esa cifra.

    2) Robos y fraudes—> Las denuncias falsas son del 70 % porque han retirado la denuncia y las han archivao (no porque los hayan condenado por denuncia falsa, cuando te vas a las condenas, ronda el 1 %….curiosamente muy parecido a las viogen).

    https://www.diariodeburgos.es/noticia/ZE8058D19-F84A-7E18-4712754DF98FC293/un-70-de-las-denuncias-por-robo-con-violencia-son-falsas

    ¿A que eso no lo sabías?

    1. Así es, Rebus, juegan con tantas barajas como les da la gana. El descaro y la impudicia es ya tan grande que es como para echarse a temblar. Añadamos a todo esto que rara vez los hombres denuncian a sus denunciantes por haberle interpuesto una denuncia falsa. Muy rara vez. Y los fiscales y los jueces casi nunca intervienen de oficio. Solo lo hacen, según Yobana Carril, cuando no deducir testimonio sería poco menos que colaborar a ojos vista con el delito de denuncia falsa. En fin, tremendo.

      1. Si en este “postmodernismo aplicado” el conocimiento está social o culturalmente construido a través del lenguaje y sólo existen los discursos de poder, la consecuencia inevitable es que se use una baraja u otra en función de lo que sustente mejor el discurso que más les ayude, porque la “verdad” per sé para ellos no existe, sólo el poder.

  6. ¿Y durante las persecuciones por brujeria cual era el porcentaje de denuncias falsas?

    ¿Tambien el 0,001?

    ¿El resto eran realmente brujas y brujos?

    ¿Y durante la ocupacion nazi de Alemania cual era el porcentaje de judios DENUNCIADOS por ser criminales y no PARA ADUEÑARSE de sus bienes por sus vecinos y vecinas?

    ¿Tambien solo el 0,001?

    Lo peor de todo es que esa INCITACION a la denuncia falsa con premio en forma de concesion de ayuda economica, piso, custodia, pension, etc esta siendo auspiciada por partidos que se declaran antisistema pero que se pasarian toda la vida en comisaria ejerciendo de confidentes y delatores tanto de brujas como de judios o judias

  7. Muy interesante el artículo. Me encantaría que hicieras la comparación de la LIVG con otros países de la U.E. O con estados unidos, creo que eso nos ayudaría a la hora de poder debatir esta ley

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .