El discurso de la superioridad femenina en tiempos del coronavirus

Fuente de la imagen: El Español

Como habrán podido comprobar en los últimos días, el sesgo mediático en cuestiones de género no descansa ni con la crisis del COVID-19.

Uno de los últimos artículos destaca que los países liderados por mujeres están gestionando mejor la crisis que aquellos dirigidos por hombres. Aunque la ocurrencia se origina en la revista Forbes, medios de todo el mundo la reprodujeron sin cuestionarla demasiado.

Esta idea ya ha sido refutada en el mundo angloparlante por Emily Willoughby y en el hispanohablante por Xeno Shenglong. Además, Carlos Díaz me ha enviado esta hoja de cálculo donde pueden comprobar los números fácilmente. Les muestro una captura de pantalla después de los tuits, pero sugiero que descarguen el archivo al final de este documento para tener todos los datos.

Imagen de la hoja de cálculo proporcionada por Carlos Díaz, que incluye 184 países.

Ni que decir tiene que correlación no implica causalidad, y que las variables para el impacto del virus son tantas que todo el asunto resulta algo ridículo. Pero más allá de la validez o no de los datos, me parece relevante señalar cómo el discurso mediático sobre la igualdad de los sexos realmente encierra una idea de superioridad moral, intelectual y emocional femenina que asoma la mano cada vez que tiene la oportunidad de hacerlo. No es la primera vez que lo veo, y desde luego no será la última.

7 comentarios sobre “El discurso de la superioridad femenina en tiempos del coronavirus

  1. Yo dudaba, pero después de leer la opinión de Jake Gylleenhaal, ya no dudo. Hay montones de mujeres, mucho mas inteligentes y preparadas para mandar que Jake Gylleenhaal
    .

  2. Bueno no es sorprendente este tipo de discursos teniendo en cuenta, que muchas de las personas que piensan así han sido criados más que nada por sus madres, algunas de las cuáles muy seguramente se la pasaban criticando al padre con o sin una justificación entendible. Sumemos eso a que el padre en el mejor de los casos se encuentra trabajando, o en el peor los ha abandonado, murió o la madre le quitó la custodia. Tienes la receta perfecta para hacer que una persona tenga prejuicios hacia el género masculino.
    Por lo demás un buen articulo.Un tanto corto, pero se entiende ya que no sería más que repetir lo que se ha dicho hasta la saciedad

  3. Efectivamente, en los tiempos del coronavirus las falsas noticias y los bulos se prodigan, y el género tenía que salir a la palestra. Se escucha en medios de comunicación y redes sociales que los países gobernados por mujeres están gestionando mejor la crisis. A este respecto creo que habría que tener en cuenta ciertas consideraciones, en un intento de pulir lo que con tanta ligereza se afirma en bruto.
    Para empezar, habría que distinguir entre jefaturas de Estado y jefaturas de Gobierno, pues, como se sabe, las funciones ejecutivas no son las mismas en ambos casos, salvo en aquellas repúblicas de carácter presidencialista o monarquías de carácter absolutista. Esta distinción no siempre se hace.
    Entrando en materia, el problema es determinar cuáles serían los criterios a seleccionar para determinar la buena o mala gestión de la pandemia. Así por ejemplo, se escuchan loas a la gestión femenina apelando al escaso número de fallecimientos. Por supuesto esa cifra está tomada en términos absolutos Este criterio no puede ser válido por lo siguiente:
    En primer lugar, las cifras absolutas no son indicativas de nada, teniendo que estar referidas a una misma cantidad de población si queremos que sean significativas, es decir, han de ser cifras relativas (a 100.000 habitantes, millón de habitantes,…etc).
    En segundo lugar, el otro parámetro utilizado es el número de fallecimientos. Y tampoco aquí han acertado los apóstoles del género por lo siguiente: una vez que se declara una pandemia, el número de fallecimientos depende en gran medida de la calidad del sistema sanitario de ese país. Ese sistema sanitario no se construye en una legislatura ni en dos, pues depende de la cualificación científica de su cuerpo médico-sanitario, depende de su equipamiento técnico, etc. Y estas características, como digo, no se alcanzan en unos pocos años, sino que son una labor de fondo, relacionada también, incluso, con la calidad de su sistema universitario, etc. Dicho de otra manera, la estructura de un sistema sanitario desborda la escala temporal de la pandemia, y también la escala temporal de la legislatura femenina, con lo cual es seguro que en su construcción han participado varones. Por lo tanto, si un país gobernado por una mujer ha tenido pocos fallecimientos, no se puede atribuir a esa mujer exclusivamente el éxito, pues en ese éxito ha habido también participación de jefes de gobierno varones – y en mucha mayor proporción, probablemente, por propia hipótesis feminista-.
    Por supuesto, idénticas consideraciones sirven para los países de gran mortalidad regidos por mujeres, pues tampoco es suyo exclusivamente el demérito. Por lo tanto el número de fallecimientos no es criterio válido de comparación desde una perspectiva de género.
    Por eso creo que, desde este punto de vista, es más adecuado manejar como criterio el número relativo de contagios, parámetro que sí se ajusta temporalmente al período del mandato a examen. Es decir, las medidas destinadas a evitar los contagios (confinamiento de la población, cierre de locales y establecimientos,…etc) sí pueden ser tomadas de forma coyuntural durante la legislatura de mandato de una sola persona. Es importante señalar que evitar los contagios es la primera y mejor medida contra la expansión de la pandemia. De ahí la importancia que tendría este parámetro.
    Si atendemos, pues, al número de contagios por millón de habitantes, tenemos los siguientes datos:
    1. San Marino (mujer)
    2. El Vaticano
    3. Andorra
    4. Luxemburgo
    5. Islandia (mujer)
    6. España
    7. Bélgica
    8. Irlanda
    9. Suiza (mujer)
    10. Italia
    11. Qatar
    12. EE.UU.
    13. Mónaco
    14. Francia
    15. Portugal
    16. Reino Unido
    17. Singapur
    18. Países Bajos
    19. Liechtenstein
    20. Alemania (mujer)
    21. Suecia
    22. Austria
    23. Israel
    24. Barein
    25. Dinamarca (mujer)
    26. Noruega (mujer)
    27. Ecuador
    28. Panamá
    29. Turquía
    30. Estonia
    31. Canadá
    32. …
    El país con más contagios de los 184 de los que tengo datos, proporcionalmente a su número de habitantes, es San Marino, que en la actualidad tiene a una mujer en una de sus dos Capitanías Regentes. Islandia, que ha sido puesta como modelo de gestión, tiene proporcionalmente más contagios que España, Bélgica o Irlanda. Suiza más que Italia, EE.UU:, Francia, Portugal o Reino Unido. Alemania más que Austria o Suecia. Dinamarca y Noruega más que Canadá. Si siguiéramos el listado, veríamos que Aruba, Serbia y Finlandia, gobernados por mujeres, están peor proporcionalmente que Perú o México; Nueva Zelanda peor que Australia; Bolivia peor que Honduras, Costa Rica, Belice, Dominica, El Salvador o Paraguay, gobernados por hombres; Bangladés peor que Sri Lanka; y Namibia peor que Kenia o Tanzania, por poner algunos ejemplos.
    Otra forma de analizar las estadísticas, sería, por ejemplo, viendo que la muestra es de 184 países, de los cuales 15 están gobernados por una mujer. Si cogemos los 30 que peor están (esta cifra se escoge porque engloba a la mayoría de los países de nuestro entorno), proporcionalmente tendría que haber 2,45 países gobernados por mujeres. Sin embargo vemos que hay 6, con lo cual la proporción de países peor gestionados gobernados por una mujer es el triple de la que le correspondería proporcionalmente.
    Si en vez de coger 30 países cogemos el 50% de países con más contagios de la muestra, 11 de 15 (73%) son jefaturas de gobierno femeninas, cuando proporcionalmente deberían corresponderle 7,5 (50%). Tampoco desde estos puntos de vista sale el tratamiento de género especialmente bien parado.
    Por otra parte, seguimos en la ambigüedad de género si consideramos que, por ejemplo España, con una presidencia de gobierno masculina, es un país en el que la perspectiva de género tiene una fuerte implantación legislativa y social en el momento de la declaración de la pandemia, con un gobierno paritario, una ley integral de violencia de género, una ley de igualdad, y una coalición de gobierno muy comprometida con los asuntos de género. No sería extraño, pues, que las medidas feministas aplicadas en España sean más severas que las de otros países con jefatura femenina. Esto no es en modo alguno descartable. Por lo tanto el criterio del sexo de la cabeza visible tampoco es concluyente. Y no lo es, precisamente, porque la toma de decisiones está muy influida – si no determinada, si uno escucha al presidente del gobierno de España- por equipos científico-técnicos que asesoran a la cabeza visible. Equipos que son, desde luego, mixtos.
    Y una última consideración que abonaría la imposibilidad y el sinsentido de un criterio de género en el manejo del COVID19. Y es que se sabe que el calor, la humedad y el sol generan un ambiente adverso para la supervivencia del virus, por lo que no se da una igualdad de condiciones de partida ante la virulencia de la expansión. Los países tropicales siempre saldrán mejor colocados que los de clima continental. Otro tanto puede decirse dependiendo del hemisferio considerado, pues mientras unos están en verano, otros están en invierno. El turismo sería otro parámetro a considerar, pues es claro que favorece la expansión.
    En consecuencia, la dualidad de género no parece concluyente en la gestión de la pandemia en un mundo complejo, tecnológico y globalizado, que además tiene componentes climatológicos y geográficos. Históricamente, el mundo pudo haber sido diseñado por varones, pero nada ha sido exclusivamente diseñado o construido por mujeres -una vez más, por propia hipótesis feminista-. Luego ningún mérito –ni tampoco demérito- puede serles atribuido exclusivamente a ellas. La realidad es más compleja que la ideología.
    Saludos cordiales
    Carlos Díaz
    NOTA 1:
    Según wiquipedia, y salvo error, en su Anexo de mujeres jefas de Estado, los países que actualmente están en esta situación son: Australia, Bolivia, Canadá, Eslovaquia, Estonia, Etiopía, Georgia, Nepal, Reino Unido, San Marino, Santa Lucía, Singapur, Suiza, Taiwán y Trinidad y Tobago. Habría que precisar que en San Marino la jefatura del Estado es compartida por dos Capitanes Regentes, siendo en la actualidad uno de ellos Grazia Zafferani. También el caso suizo es particular, pues el órgano ejecutivo es la Confederación Suiza, compuesta por siete miembros colegiados de los que ninguno tiene más poder que otro. En la actualidad hay tres mujeres: Simonetta Sommaruga, Karin-Keller-Sutter, y Viola Amherd. En esta recaen las funciones de Defensa y Protección de la Población, sin que haya un Consejo de Sanidad específico. En este caso tienen funciones ejecutivas.
    En el anexo de wiquipedia sobre mujeres jefas de Gobierno, los países en esta situación son: Alemania, Aruba, Bangladés, Dinamarca, Finlandia, Islandia, Myanmar, Namibia, Noruega, Nueva Zelanda y Serbia.
    Por último, Barbados tiene ambas jefaturas femeninas
    NOTA 2:
    Las estadísticas actualizadas y corregidas están a disposición de quien me las pida

  4. Yo la estadistica la haria de otra manera.Vietnam que tiene mas de 90 millones de personas y con mas de 1000 km de frontera compartida con China tiene 0 Fallecimientos por Coronavirus.
    He dicho bien…..0 fallecimientos

    Corea del Sur tambien tiene un numero de fallecimientos que no alcanza los 400.

    La Comunidad de Madrid dirigida por una mujer, suma MAS MUERTOS por Coronavirus que la suma total de estos paises:

    Vietnam
    China
    Taiwan
    Corea del Norte
    Corea del Sur
    Japon
    Israel

    Solo la comunidad autonoma dirigida por una mujer llamada Ayuso suma mas muertes.

    ¿A quien o a que le echamos la responsabilidad de las mismas?

    ¿A Ayuso?

    ¿A que sea mujer?

    ¿O a Sanchez, Iglesias, y sus respectivas esposas que de un modo incomprensibel jalearon el 8M?

    ¿O a la Sra Calvo como vicepresidente que tambien estuvo en la manifestacion luciendose?

    Sinceramente creo que es bastante significativo que la Sra. Ayuso dijera el dia 9 de marzo queria creer que acudir a dicha manifestacion tuviera que ser una “OBLIGACION”

    El resto de los mencionados asi lo creyeron y pasó lo que …pasó.

    Ahora pone el grito en el cielo hasta la …..OMS.
    ¿Donde estaba la OMS el 7 de marzo y que defendio?
    ¿Asistir a la manifestacion del 8M era o no era una OBLIGACION?

  5. Yo prefiero el tipo de sociedad en donde comentarios como abogar por la consideración de superioridad de un sexo por sobre el otro sea considerada un mal en sí mismo más allá de las estadísticas.

Los comentarios están cerrados.