Cierre permanente de la bitácora

Estimados lectores, con mucho pesar les anuncio que la actividad en esta bitácora llega a su fin.

La pandemia ha eliminado el poco tiempo que tenía disponible para escribir artículos, y subir estos últimos ha sido realmente difícil. Podría publicar con menos frecuencia o continuar terminada la pandemia, pero he decidido contra ello y terminar definitivamente por una razón: los artículos no están teniendo el impacto que esperaba. En parte esto se debe a que la era de los blogs ya ha pasado y ahora la conversación se ha trasladado a las redes sociales (donde se favorecen las imágenes y la brevedad) y Youtube, que por cuestiones técnicas y de tiempo no me es posible hacer, además de que no soy un buen orador.

Hasta enero he decidido paralizar mi actividad tanto en la bitácora como en las redes sociales. Entonces evaluaré qué hacer, pero en este momento estoy pensando cesar toda la actividad de forma permanente. En caso de regresar, probablemente me limitaré a publicar alguna breve reflexión o algún extracto del libro en las redes sociales, pero en cualquier caso la bitácora Hombres, género y debate crítico llega a su fin.

Cuando comencé esta andadura en 2013 mi blog era una de las pocas voces disidentes, pero por fortuna desde hace algunos años ya no es el caso, de modo mi ausencia no cambiará demasiado. También he de remarcar que son siete años, y el tiempo pasa factura. O en otras palabras, estoy también algo quemado. Todavía tengo algunos planes pendientes que quiero hacer tras la pandemia: un artículo académico y una traducción al inglés de Deshumanizando al varón. Una vez terminados éstos, me gustaría también dedicarme a otros proyectos personales, pero ya no estarán relacionados con esta temática (quiero terminar una obra de ficción que comencé hace años).  

Por supuesto aunque cese mi actividad pública en las redes, todavía pueden contactarme por privado para lo que necesiten. Las mejores vías son el formulario de contacto de la bitácora o un mensaje privado en mi cuenta de Twitter.

Gracias por leerme y por su participación en este espacio durante todos estos años.

Daniel Jiménez