Por qué los asuntos de género hacen que gente de izquierdas vote a Vox

Fuente de la imagen

Antes de empezar este artículo voy a enumerar las advertencias de rigor:

Primero, el texto se basa en lo que me han contado varios conocidos que encajan en este perfil, por tanto no puedo afirmar que sus razones sean universales. Sin embargo, publico este escrito porque sospecho (aunque no pueda probar) que corresponderá a la mayoría de quienes hacen el cambio por cuestiones relacionadas con los asuntos de género.

Segundo, no pretendo convencer a nadie de que razone como ellos (o de que no lo haga). Sólo exploro un comportamiento que a muchos deja perplejo, pero que a mí no me parece tan descabellado, a pesar de que tampoco voto a Vox.

Tercero, este artículo no va a favor ni en contra de Vox. Repito, sólo intento explicar lo que a muchos parece inexplicable.

Habitualmente se piensa que a estas personas sólo les importan las cuestiones de género o las sitúan por encima de otras consideraciones. Por lo que he visto, esto no siempre es cierto: el problema está en el consenso de las políticas.

Sigue leyendo “Por qué los asuntos de género hacen que gente de izquierdas vote a Vox”

¿Existe el “hembrismo”?

Beatriz talegon

Quiero comenzar esta entrada señalando que el término hembrismo no me gusta, y durante los años que he escrito en esta bitácora no recuerdo haberlo empleado ni una sola vez. Esto difícilmente supone una sorpresa, pues tampoco opino que sea apropiado el uso de machismo en la acepción extensa empleada para referirse  a todo tipo de sexismo, y considero que su uso debe limitarse a la definición de la Real Academia Española (RAE).

La razón por la que pese a no ser entusiasta del término he decidido tratarlo, se debe a la insistente negación de su existencia por parte de activistas y medios de comunicación, quienes para ello emplean argumentos que considero como poco cuestionables.

Definiendo términos

La palabra hembrismo ha sido definida popularmente como el reverso del machismo. ¿Pero qué es el machismo? Según la RAE el machismo puede ser definido como:

  1. Actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres.
  2. Forma de sexismo caracterizada por la prevalencia del varón.

Desde la teoría feminista el uso de la palabra machismo se extiende mucho más, hasta abarcar todas las formas de sexismo, además de creencias, instituciones, y un largo etcétera. Tan largo que puede llegar a englobarlo todo. En su momento ya expliqué por qué considero que la definición de la RAE es la correcta, por lo que no volveré a repetirme.

La palabra hembrismo, sin embargo, no forma parte del diccionario de la RAE, aunque la Academia reconoce la existencia del neologismo y su uso como reverso del machismo, abriendo la puerta a que el término pueda ser incluido en el futuro.

RAE Hembrismo

La existencia o no del hembrismo depende de si lo utilizamos como reverso de la definición de la RAE, o como reverso de la definición más amplia que usa el feminismo. Medios de comunicación y activistas se han basado en este último caso para negar la existencia del hembrismo.

Sigue leyendo “¿Existe el “hembrismo”?”

Naciones Unidas, desastres naturales y sesgo de género

El texto que encontrarán a continuación pertenece a una nota publicada por David Prieto en Google+. Yo me he limitado únicamente a proporcionar un título y añadir los números de página.

Gracias a Rebus Stantibus por dármela a conocer.

Naciones Unidas, desastres naturales y sesgo de género

David Prieto

Cada vez que veo un asunto analizado desde la perspectiva de género y me da por comprobar si es verdad, resulta que es mentira. En este caso la trola es del Departamento de Mujeres de Naciones Unidas, que dice que por culpa del patriarcado los desastres naturales matan a más mujeres que hombres. En concreto dicen que:

Las mujeres corren mayor riesgo (…) de morir por culpa del cambio climático. Por ejemplo, comoquiera que las mujeres son frecuentemente las responsables del cuidado de los niños y de las personas mayores, son también las últimas en huir en caso de desastre natural.

Y se basan en un estudio que según ellos

descubrió que las catástrofes naturales —que serán más severas conforme el universo se siga calentando más— tienden a matar a más mujeres que a hombres”.

Me ha dado por echarle un vistazo al estudio y sorpresa, no dice eso. Dice que (p. 551):

Sigue leyendo “Naciones Unidas, desastres naturales y sesgo de género”

La masacre escolar en Pakistán y la narrativa mediática

El ataque de los talibanes paquistaníes a una escuela de Peshawar ha dejado más de 130 muertos, incluyendo 123 menores. Un detalle que sólo ha recogido un medio de comunicación, la agencia de noticias Bloomberg, es el sexo de las víctimas.

Citando como fuente la entrevista telefónica con un portavoz oficial del gobierno paquistaní, la agencia señala que los fallecidos fueron 123 estudiantes varones y nueve miembros del personal de la escuela, entre  ellos Feroze Shah, profesora y única víctima mortal femenina (aunque al día siguiente se identificaron dos más). La uniformidad en el perfil sexual de las víctimas no parece fortuita, ya que en dichas escuelas también se enseñaba a niñas, y de hecho las fotografías de la masacre muestran a algunas de ellas heridas o huyendo de la escena. Sin embargo, que todos los menores asesinados hayan sido varones (así como casi todo el personal adulto) nos indica que ellos eran su único, o como mínimo principal objetivo.

Ha de quedar claro que mi condena a esta masacre no sería diferente si los sexos se invirtieran. Sin embargo, resalto el dato por otra razón, y es demostrar cómo la narrativa de los medios de comunicación cambia dependiendo del sexo al que pertenezcan las víctimas.

Como de costumbre, una de las cosas que más me llamó la atención en las noticias sobre esta masacre fue la utilización de palabras neutras como “menores” o “escolares”. Sólo el uso de la palabra “niños” en algunos medios hispanohablantes (aunque empleada de forma genérica) se acerca a describir la realidad de lo ocurrido. La prensa anglosajona, con la excepción de Bloomberg, utiliza la palabra neutral “children”. Puedo imaginar que quizá no todos los medios conocían el sexo de las víctimas, pero la noticia de Bloomberg y la de los diarios que mencionaré fueron publicadas el mismo día. Sea como fuere, lo que sin lugar a dudas me cuesta entender es lo siguiente:

ElPaisataque en Pakistan 3

 

Como pueden ver en la imagen, la noticia sobre el ataque se suplementa con una galería de imágenes y un reportaje titulado “Aulas de sangre en Pakistán”. ¿De qué trata este reportaje?

Sigue leyendo “La masacre escolar en Pakistán y la narrativa mediática”

El poder femenino en la Guerra de los Cristeros: lecciones para el presente

En el pasado hemos publicado artículos sobre el papel femenino en las guerras, y particularmente el empleo de las expectativas creadas por los roles de género para avergonzar a los hombres y empujarlos a combatir. Esta vez trataremos un ejemplo más: el de la Guerra de los Cristeros, también conocida como “La Cristiada” o Guerra Cristera, ocurrida en México durante los años 1926-1929.

Las llamadas “cristeras” no instigaron a sus hombres al combate por temor a la llegada de un ejército invasor, sino como respuesta a las medidas anticlericales del gobierno de Plutarco Elías Calles.

El escritor Juan Rulfo, cuya familia perdió todo en la guerra, afirmó (minuto 7:42):

Esta rebelión tiene un origen más bien matriarcal. El fenómeno curioso fue que las mujeres fueron quienes hicieron la Revolución Cristera. Porque el decirle a un hermano, a un esposo o a un hijo “no eres hombre si no te vas pelear por Dios, por la causa de Dios”, pues era una ofensa muy grande, ¿no? Entonces se levantaron todos en armas.

El historiador Jean Meyer, uno de los mayores expertos en el tema, confirma el testimonio de Rulfo en su obra La Cristiada. Los Cristeros cuando escribe que:

Ellas eran las que obligaban a los hombres a cargar con sus responsabilidades, avergonzándolos. En efecto, por encima de las apariencias es el sistema matriarcal el que reina en todo el “Bajío Real”, en Jalisco, Zacatecas y Michoacán. En esta tierra de “machos” el hombre casado sigue obedeciendo a su madre y no toca los bienes de su mujer; ¿no será el “machismo” la expresión de este complejo maternal, destinado a contrapesar este estado de infancia eterna?

Existe obediencia efectiva del hombre y no sólo respeto exterior. La peor ofensa es decir a uno que no es un hombre o, lo que es lo mismo, mandarlo a chingar a su madre. Ahora bien, en 1926 la mujer le dice a un hombre que no es un hombre desde el momento que acepta tal atrocidad. La hermana le dice a su hermano de 15 años que no vale lo que “los defensores de la Causa de Dios” y así, no pocos pueblos quedaron prácticamente sin hombres, en tanto que las mujeres trabajaban la tierra para alimentar a los combatientes o los seguían a la montaña. Esta mezcla de fe y de altivez en los dos sexos fue uno de los factores de la explosión (p. 26).

Un ejemplo de cómo las mujeres incitaron a los Cristeros fue esta frase: “Todos los hombres a tomar Atotonilco y sólo las mujeres se quedarán en casa”, que negaba efectivamente la hombría de todos aquellos que no se hubieran lanzado al combate.

Sigue leyendo “El poder femenino en la Guerra de los Cristeros: lecciones para el presente”