La opresión de la mujer nativa en el discurso colonial europeo

¿[Acaso] no eres bonita? ¡Desvélate!” Cartel colonial francés distribuido durante la Guerra de Argelia (1958)

En el programa colonial, era la mujer a quien se otorgaba la misión histórica de agitar al hombre argelino. Convirtiendo a la mujer, ganando su adhesión a los valores extranjeros, liberándola de su estatus, se conseguía al mismo tiempo obtener poder real sobre el hombre y adquirir medios prácticos y efectivos para desestructurar la cultura argelina.[1]

Frantz Fanon

En un artículo anterior sobre la Unión Soviética describí lo que Sergei Kukhterin llamó “la alianza entre el Estado y la mujer”: una forma en que el Estado abrió el espacio doméstico para poner bajo su control el comportamiento masculino y supeditarlo a sus intereses.[2] Aunque la maniobra parecía inusual, lo cierto es que no era completamente nueva. Los imperios coloniales emplearon el discurso de la liberación femenina para desestabilizar y controlar los territorios colonizados, además de justificar su dominio. En este artículo nos centraremos en tres casos: Argelia bajo la ocupación francesa y Egipto e India bajo el gobierno británico.

Desvelando Argelia

Frantz Fanon, uno de los líderes del Frente de Liberación Nacional, resumió la doctrina política colonial francesa con estas palabras: “Si queremos destruir la estructura de la sociedad argelina, su capacidad de resistencia, lo primero que debemos hacer es conquistar a sus mujeres. Debemos ir y encontrarlas tras los velos en que esconden y en las casas donde los hombres las mantienen fuera de vista.”[3]

Para Fanon, la estrategia no habría sido fruto de un repentino interés en los derechos de la mujer, sino de un trabajo coordinado entre los departamentos árabes, los sociólogos y los etnólogos de lo que se llamó “asuntos nativos”, tras descubrir que bajo un aparente patriarcado se escondía una importante esencia “matriarcal.”[4] También hubo otras consideraciones, como por ejemplo que el vecino Túnez había avanzado en cuanto a los derechos de la mujer una vez terminada su etapa colonial, haciendo que el papel “civilizador” de Francia pareciera cada vez más cuestionable.[5]

El gobierno de ocupación francés comenzó así una campaña que describía a las mujeres argelinas como humilladas, degradadas y deshumanizadas por sus hombres a fin de “confinar al argelino en un círculo de culpabilidad,”[6] mientras se presentaba como su salvador frente a la barbarie nativa a través de una campaña de propaganda en la que participaron trabajadores sociales y organizaciones caritativas. Se invitó así a las mujeres argelinas a tener un papel crucial para transformar su destino, y las pocas que accedieron a hacerlo fueron tratadas como pequeñas celebridades en la metrópoli, empleándolas como símbolos que justificaban el dominio francés.[7]

La “liberación” de la mujer se identificó con la eliminación del velo, término que también se empleó para designar muchos tipos de pañuelos islámicos.[8] Llegaron incluso a existir ceremonias de desvelamiento, donde las mujeres (en su mayoría sirvientas bajo amenaza de despido, prostitutas o mujeres pobres llevadas contra su voluntad) eran desveladas bajo el grito de “¡Viva la Argelia francesa!”[9]

Fanon, claro está, no era un observador neutral del conflicto argelino. Sin embargo su descripción es consistente con el relato de historiadores posteriores. Elizabeth Perego, por ejemplo, describe cómo en 1958 la argelina Monique Améziane se dirigió a una multitud para hablar de su deseo de emancipación, quitándose públicamente el velo en un intento de convencer a las mujeres argelinas de que debían seguirla para liberarse. Aunque por supuesto, bajo la tutela francesa. Lo que también describe Perego es cómo esta mujer lo hizo contra su voluntad. Tras intentar sin éxito que otras argelinas declararan públicamente su lealtad al gobierno francés mediante el gesto simbólico de desvelarse, las autoridades francesas amenazaron a Améziane con ejecutar a su hermano de no cumplir con su petición.[10]

Y por supuesto no podemos olvidar las torturas y violaciones cometidas por soldados franceses a mujeres argelinas. Torturas que tenían connotaciones “modernizadoras”: desde la electrocución, hasta violar empleando una botella de Coca-Cola, pasando por utilizar los velos para atar a las mujeres. Paralelamente a estos horrores, el gobierno francés emitió una película propagandística sobre la opresión de la mujer argelina. Matthew Connely señaló al respecto que “si hay un villano en la obra no es específicamente el Frente de Liberación Nacional, que ni siquiera se menciona, sino “muchos musulmanes” (…) que insisten en el control total y la obediencia absoluta, cuyas mujeres son tratadas poco mejor que el ganado.”[11] Como indica Perego, esta contradicción (o hipocresía) se podía encontrar en el entonces coronel Jacques Massu y su esposa Suzanne. Mientras el primero supervisaba la tortura y violación de las argelinas, su esposa participó en la fundación del Movimiento de Solidaridad Femenina para ayudarlas.[12]

El mayor problema para el discurso francés sería sin duda la aparición de luchadoras argelinas en el FLN, particularmente cuando manipularon el prejuicio del velo, quitándoselo para burlar la vigilancia francesa y realizar actividades logísticas sin levantar sospechas.[13] Se calcula que durante el conflicto, al menos 11.000 mujeres participaron activamente en la guerra.[14] Sin embargo, una vez terminado, fueron confinadas al hogar y el nuevo gobierno argelino no realizó reformas significativas en cuanto a sus derechos. Quizá porque como afirmó Fanon “vemos una general actitud de rechazo hacia los valores del colonizador, incluso cuando estos valores son objetivamente merecedores de ser elegidos.”[15]

Sigue leyendo “La opresión de la mujer nativa en el discurso colonial europeo”

El mito del padre tiránico

A continuación les presento una traducción del texto The Myth of the Tyrannical Dad (el mito del padre tiránico), escrito por Steve Humphries y publicado en BBC News Magazine. Las fotografías pertenecen a la mencionada página web. Al final del artículo haré un breve reflexión sobre el mismo y un pequeño añadido.

El mito del padre tiránico

Steve Humphries

El padre tiranico 1Lily Barron (nee Jones), izquierda, y su familia cuando su padre estaba en casa en su día de descanso.

Los padres del pasado tienden a ser retratados como fríos, distantes e incluso crueles. Sin embargo, como señala Steve Humphries, los padres cariñosos, involucrados y sentimentales que conocemos hoy día no son de ninguna manera una creación contemporánea.

Cuando Lily Barron, de 98 años, va a dormir cada noche, contempla las grandes fotografías enmarcadas que se alinean en la pared de su dormitorio y reza una oración para su padre: “el hombre más importante de mi vida. Amaba cada pulgada de él”.

El padre tiranico 2

Lily Barron: “Lo único que nos importaba es que nuestro padre volviera”.

El padre de Lily fue un minero que vivía con su esposa y cuatro hijos pequeños en la ciudad de Blackwood al sur de Gales. En su comportamiento con sus hijos, era sorprendentemente moderno. Nunca les azotaba, pero les leía cuentos antes de dormir, los abrazaba y los besaba todos los días. Lily, dos veces casada, lo recuerda como “el hombre más gentil y cariñoso que jamás he conocido”.

Esta imagen del gentil y cariñoso padre de clase trabajadora se opone a nuestra percepción general de los padres en el pasado. Tendemos a retratarlos como patriarcas tiránicos cuyos hijos eran vistos pero no escuchados y vivían atemorizados por sus castigos. Ha sido sólo en las últimas décadas –o eso imaginamos– que los padres se han vuelto accesibles, cariñosos y comprometidos con el bienestar de los niños. Nada podría estar más lejos de la realidad.

Sigue leyendo “El mito del padre tiránico”

Las plumas blancas: hombría, guerra y coacción femenina

Women of Britain Say Go

Las relaciones de poder “invisibles” entre hombres y mujeres son un fenómeno que rara vez se trata con la profundidad que merece. En esta entrada reflexionaremos sobre un buen ejemplo: el movimiento de las plumas blancas en el Reino Unido durante la Primera Guerra Mundial.

Primero describiremos rápidamente en qué consistía el movimiento para aquellos que no lo conozcan (traduciré parcialmente su entrada de la Wikipedia inglesa) y después reflexionaremos sobre sus implicaciones. A quienes tengan serias dudas de la fiabilidad de la Wikipedia, recuerdo que esto es sólo una introducción al movimiento, no un estudio extensivo. Al final de la traducción trataremos otras fuentes para quienes duden de la veracidad de la información o deseen estudiar el tema con mayor profundidad.

Antes de comenzar, es necesario destacar que en el Reino Unido la pluma es un símbolo de cobardía.

El movimiento de las plumas blancas

En agosto de 1914, al inicio de la Primera Guerra Mundial, el Almirante Charles Fitzgerald fundó la Orden de la Pluma Blanca con el apoyo de la prominente autora Humphrey Ward. La organización tenía como objetivo avergonzar a los hombres para que se alistaran en el ejército británico persuadiendo a las mujeres para que les entregaran una pluma blanca si no llevaban uniforme [militar].

A este movimiento se unieron prominentes feministas y sufragistas de la época como Emmeline Pankhurst y su hija Christabel. Ellas, además de entregar plumas, también presionaron para implantar el servicio militar obligatorio masculino, incluyendo aquellos hombres que no podían votar por ser demasiado jóvenes o no tener propiedades.

Sigue leyendo “Las plumas blancas: hombría, guerra y coacción femenina”