La incitadora: el papel de la mujer en la guerra y las deudas de sangre (III)

La incitadora: el papel de la mujer en la guerra y las deudas de sangre (I)En los dos artículos anteriores de la serie hemos tratado el papel de la mujer como incitadora en las culturas árabe y germano-escandinava. En esta última entrada nos concentraremos en la sociedad corsa del siglo XIX y tocaremos brevemente otras culturas.

Como siempre, recordar que el objetivo de este artículo no es criticar al sexo femenino, sino señalar que si bien los hombres podían demandar ciertos comportamientos a las mujeres aludiendo a su rol de género, ellas podían hacer lo propio con los hombres, exigiendo protección, provisión y derecho a que ejecutaran la violencia en determinados contextos, como la venganza.

Para la parte central de este artículo traduciré un fragmento de la obra de Stephen Wilson Feuding, Conflict and Banditry in Nineteenth-Century Corsica (Deudas de sangre, conflicto y bandidaje en la Córcega del Siglo XIX, p. 222-23). Las citas y fuentes pueden encontrarlas en el texto original.

Deudas de sangre, conflicto y bandidaje en la Córcega del Siglo XIX

Stephen Wilson

(…) Esto nos lleva al papel más importante de la mujer en las deudas de sangre, que era como incitadoras a la venganza. Como muchos escritores han remarcado, las mujeres se desprenden aquí de cualquier estatus subordinado para asumir una función prioritaria y dirigente. En Córcega, como en todas partes [el autor cita para esta afirmación, lo veremos después de la traducción], la vendetta era “presidida” y perpetuada por mujeres. “Es la mujer” escribió Bigot “quien religiosamente mantiene las tradiciones de la familia. Quien le cuenta a sus niños mientras crecen los odios y las amistades de sus ancestros. Quien mantiene la ropa de aquellos asesinados por los enemigos, y recuerda a los niños de ésta y otras maneras sobre las heridas que requieren venganza”. Las mujeres, además, cantan lamentos (voceri) sobre los cadáveres de las víctimas, prometiendo y clamando venganza. El Padre Bartoli, concluyó en 1898 que “las mujeres son las instigadoras de todos los actos de venganza”. Por el honor “sacrificarán aquello que les es más querido: maridos, hijos, parientes; No se detendrán ante nada. Se enfrentarán a cualquier peligro, aguantarán cualquier privación”. Hablaremos de los lamentos en el Capítulo XIII, ilustrando aquí otros tipos de incitación.

Sigue leyendo “La incitadora: el papel de la mujer en la guerra y las deudas de sangre (III)”

La incitadora: el papel de la mujer en la guerra deudas de sangre (II)

En la primera parte de esta serie de artículos examinamos el papel de la mujer en la guerra y las deudas de sangre dentro de las sociedades germano-escandinavas. En esta segunda parte exploramos el mismo tema en la sociedad árabe preislámica.

Como de costumbre debo aclarar que el artículo no pretende criminalizar a la mujer, sino explicar que la violencia comunitaria de las sociedades descritas no era simplemente “un asunto de hombres”. Si bien los varones eran quienes ejercían dicha violencia, lo hacían por una expectativa cultural relacionada con su rol de género, y no necesariamente porque fuera su decisión. Muchas veces, como veremos, eran empujados contra su voluntad tras la apelación a su hombría realizada por las mujeres de la familia. En resumen: igual que los hombres podían exigir a las mujeres determinados comportamientos relacionados con su rol de género, la mujer podía hacer lo propio con el hombre: exigiendo que cumpliera con su papel de protector, proveedor o ejecutor de la violencia en determinadas circunstancias.

La poesía de la venganza

Al igual que en el caso de las sociedades nórdicas, la literatura se convierte en una fuente esencial para estudiar dinámicas sobre las que no hay muchos registros históricos. En este caso cabe destacar el tahrid, un género poético que trata justamente sobre mujeres que incitan a los hombres a la venganza.

En la primera parte de esta entrada traduciré algunos fragmentos del artículo “taḥrīḍ: women inciting men to kill other men” (tahrid: mujeres que incitan a hombres a matar a otros hombres), de Douglas Galbi. Las citas y fuentes pueden encontrarse en el artículo original.

 Tahrid: mujeres que incitan a hombres a matar a otros hombres

Douglas Galbi

Los poetas de la Arabia preislámica escribieron un género poético llamado tahrid. En el tahrid, una mujer incita a sus parientes varones a vengar la muerte de un familiar asesinado. Una forma de incitar a los hombres a la violencia es atacar su masculinidad. Este poema árabe atribuido a una mujer preislámica incitaba a la violencia de la siguiente manera:

Si no pretendes vengar a tu hermano,
deja tus armas
y arrójalas al suelo pedregoso.
Toma el lápiz de ojos, ponte la camisola,
¡Viste corpiños de mujer!
¡Qué despreciable pariente eres para un familiar oprimido!
Has sido desviado de vengar a tu hermano
por un bocado de carne picada,
un lametón de leche.

Avergonzar a los hombres también podía incitarlos a la violencia. El tahrid de otra mujer decía:

Si no atacas a los hombres de esa tribu
en una incursión por la mañana como se ha hablado
de todos los que vayan a por agua y vuelvan,
y asesten un golpe a los Banu Uqayl
después de que nada de ellos haya quedado en pie,
[hasta] entonces serán [ustedes] como esclavas
deshonradas por cada mano

Sigue leyendo “La incitadora: el papel de la mujer en la guerra deudas de sangre (II)”